Para comenzar el año, hablemos de la vida

por | Ene 1, 2022 | Formación, Reflexiones | 1 comentario

Estamos viviendo tiempos insólitos, sorprendentes y, en muchos casos, difíciles y dolorosos y no cabe duda que terminar un año y comenzar uno nuevo en medio de esta situación reviste una importancia especial. Hemos seguido con dolor e incertidumbre tanta enfermedad y tanta muerte en el mundo, en nuestro país, incluso en nuestra propia familia. Ante la desolación que hemos experimentado, la vida (la nuestra, la de todos) se nos presenta como un hecho a la vez frágil y portentoso, y nuestra propia vida aparece como un tesoro de inmenso valor, pero amenazado siempre. Un regalo para agradecer, para disfrutar y para cuidar y proteger.

Por ello, al iniciar este 2022 quisiera invitarte a reflexionar sobre lo maravillosa que es tu vida, a llenarte de gratitud y de gozo por estar en este mundo, en este momento de la historia, en ese lugar específico en que transcurren tus pasos y con esas personas que te acompañan de cerca en la aventura de vivir.

Medir el pulso de la vida

Comencemos con algunas preguntas: ¿Cómo estás sintiendo tu vida últimamente? ¿Cómo están tus ganas de vivir en esta etapa de tu vida?

¿Qué imagen se parece más a lo que percibes de tu propia vida?: ¿es un rompecabezas en el que no encuentras cómo acomodar las piezas?, ¿es un laberinto desesperante donde parece imposible encontrar el camino, la dirección, el sentido?, ¿es un juego de azar donde todo sucede por casualidad, sin lógica?, ¿es un montón de piezas de un vaso roto donde los momentos no tienen conexión entre sí, ni coherencia, ni unidad?, ¿es un tejer y destejer sin fin, un avanzar y retroceder, un comenzar siempre para encontrarnos en el mismo lugar?

¿Se parece tu vida a alguna de estas imágenes?

¿O más bien es todo lo contrario a ellas? ¿o algo parecido pero distinto? ¿Cómo está tu vida hoy?

Es muy importante detenerse por un momento y hacer conciencia de lo que está siendo para nosotros esta fascinante aventura que es vivir. Mirar por dónde hemos caminado y hacia dónde nos dirigimos. Al inicio de este año podemos hacernos el propósito de caminar con los ojos abiertos, para admirar el paisaje y disfrutar cada paso que damos en este viaje. ¿Qué necesitamos para ello?

Necesitamosabrir el regalo

Creo que estarán de acuerdo conmigo en decir que la vida es un regalo, nos fue dada. Y no solo eso, es el más grande de los regalos porque es el primero de todos, abre la puerta a cualquier otro.

Ahora bien, un regalo es siempre la muestra de afecto y de cariño hacia alguien; y un regalo siempre produce deleite tanto a quien lo ofrece como a quien lo recibe. Los regalos suelen ir en una caja envuelta en papel bonito y adornado con cintas o moños de colores, pero el regalo no es el envoltorio, hay que quitarlo para descubrir lo que tiene dentro y acceder al verdadero valor de lo que se nos ofrece.

Nos podemos pasar la existencia pensando que la vida es el envoltorio sin descubrir el valor, el sentido, las posibilidades que éste contiene. Lo que está dentro es lo verdaderamente maravilloso.

Para encontrar el valor y la intención de Aquel que nos dio la vida, tenemos que ir a lo profundo; descubrir el verdadero sentido de esta vida, la razón para la cual vinimos a la existencia y los caminos por los cuales ésta desarrollará todas sus posibilidades. Esto significa “abrir el regalo” y no quedarnos en la superficie, en el envoltorio. Lo otro es caminar a ciegas, caminar sin sentido ni dirección.

Más aún, todo lo que nos sucede, al formar parte de nuestra vida, también es un regalo. Puede ser doloroso o triste, lo cual, a primera vista, nos dificulta mirarlo como regalo, pero todo forma parte de un gran proyecto desde el cual tiene sentido: “Todo contribuye al bien de los que aman a Dios” (Rom 8, 28), es decir, de los que saben que su vida es un regalo precioso.Todo ayuda a crecer, a encontrar sentidos ocultos en nuestra historia, caminos que, al final, conducen a la dicha.

Corresponder

Los regalos son gratuitos, no nos condicionan a nada. Pero el sabernos favorecidos con tan grande tesoro de amor nos invita a dar una respuesta agradecida. Solo quien entiende su vida como un regalo del amor inmenso de Dios, puede ofrecer esa misma vida recibida como regalo de amor generoso en favor de los demás. “Destapa el regalo que hay dentro de ti y ofrécelo”.

El tiempo se lleva, cada día, un trozo de tu vida. En el trozo que te queda por vivir tienes la oportunidad de vivir con sentido, de tomar las riendas, de escribir una nueva historia. Estás llamado a vivir eternamente, pero tu paso por este mundo tiene un tiempo limitado. Vívelo con más conciencia, con mayor lucidez, con más profundidad.

¡Abre el regalo! ¡Feliz inicio de año!

Silviano Calderón Soltero, cm
Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.

Etiquetas:

1 comentario

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This