La iniciativa del Vaticano sobre el agua en los centros sanitarios es una inversión en la vida

por | Dic 30, 2021 | Noticias | 0 comentarios

Mientras mi oficina ha respondido a una solicitud tras otra para encontrar fondos que respondan a la necesidad de agua en clínicas, hospitales y escuelas, me ha sorprendido la falta de acceso a este recurso tan básico en tantos lugares del mundo. Que los niños recojan agua fangosa para llevarla a sus familias y beberla ya es bastante indignante, pero a nivel internacional, uno de cada cuatro centros sanitarios no dispone de suficientes recursos de agua, saneamiento o higiene. Esto pone en riesgo a más de 1.800 millones de personas, contribuyendo a la propagación de infecciones prevenibles. La necesidad es un grito evangélico de ayuda.

En Masanga, una zona montañosa y aislada del noroeste de Tanzania, hay ocho pueblos que dependen en su mayoría de manantiales no protegidos para obtener agua, que comparten con el ganado. Las Hijas de la Caridad llegaron en 2007 y pusieron en marcha un centro de salud, la escuela de Santa Catalina, un centro de formación profesional, un orfanato, entre otros proyectos. Estas instalaciones y programas dependían de las captaciones de agua de lluvia o de un pozo de 10 años, pero a menudo había escasez, especialmente en la estación seca. (Cortesía de las Hijas de la Caridad)

Sabiendo que la Iglesia católica gestiona hasta el 50% de las instalaciones sanitarias en zonas donde de otro modo no habría asistencia sanitaria, existe una gran oportunidad para que la Iglesia ayude a mejorar la situación. Para ello, el Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral del Vaticano, bajo la dirección del cardenal Peter Turkson, ha emprendido un importante liderazgo sin precedentes para ayudar a conseguir agua, saneamiento e higiene («WASH», por sus siglas en inglés) en las instalaciones gestionadas por las diócesis y congregaciones en países con pocos recursos. El objetivo es la seguridad básica: cosas como tener una fuente de agua para su uso en el tratamiento y la reducción de enfermedades, e instalaciones sanitarias elementales.

Los centros católicos no son los únicos que necesitan WASH en sus instalaciones sanitarias. Sin embargo, la Iglesia tiene más posibilidades de influir en la cuestión entre ellos que en los centros sanitarios en general. Por ello, el Vaticano ha aportado una voz poderosa y un modelo reproducible a la lucha por mejorar el acceso al agua y al saneamiento que salva vidas en lugares empobrecidos de todo el mundo. Han realizado la investigación, han invitado a organizaciones con medios para ayudar y han ofrecido un camino claro y sencillo para invertir en la vida de quienes están en peligro de muerte.

Este esfuerzo es coherente con la ética provida que se dirige a todas las edades y etapas de la vida. Se puede ilustrar utilizando a nuestros familiares más pequeños como ejemplo del impacto de la falta de agua en los centros sanitarios. Cada año, millones de mujeres acarrean su propia agua, de dudosa calidad, para dar a luz en instalaciones donde las infecciones se transmiten por manos sin lavar, camas contaminadas e instrumentos sucios utilizados para cortar los cordones umbilicales. En algunos lugares del África subsahariana, no se pone nombre a los recién nacidos porque la muerte prematura es muy frecuente. Cuando se aplican prácticas de lavado de manos y partos limpios, las tasas de supervivencia de los recién nacidos aumentan hasta un 44%; sin embargo, más de un millón de muertes al año siguen estando asociadas a partos poco limpios.

«Es escalofriante pensar en ello», dice sor Adela Orea, con especial preocupación por los peligros que corren los recién nacidos y las madres vulnerables. «Siempre hemos luchado por ser creativas, por hacer lo posible en lo imposible, para no correr tantos riesgos como en las comunidades, pero los riesgos son los mismos [en los centros de salud] que cuando atendemos el nacimiento de un niño en una comunidad donde puedes tener muchas infecciones adquiridas». Sor Adela, Hija de la Caridad, es la administradora del Hospital San Carlos de Altamirano Chiapas, en el sur de México, que recientemente adquirió acceso al agua con la ayuda de un importante donante. Esto ha tenido un impacto fundamental en su hospital, como ella dijo, calificando la diferencia «como del día a la noche». «Tenemos agua, tenemos salud, tenemos vida», dijo.

En un paso hacia las soluciones, el dicasterio vaticano ha puesto en marcha una iniciativa para mejorar las condiciones, comenzando con evaluaciones en 151 instalaciones de 23 países, que cubren áreas que ofrecen atención sanitaria a unos 28 millones de personas. Estas evaluaciones señalaron algunas oportunidades de mejora de WASH más sencillas, así como cosas que requerirán conocimientos técnicos adicionales y financiación externa. Cada lugar recibió su evaluación para poder empezar a realizar mejoras locales y comenzar a planificar aquellos cambios y adiciones que requerirán ayuda externa de conocimientos técnicos y financiación.

El siguiente paso en el proceso del Vaticano fue compartir los resultados y las implicaciones de las encuestas y el camino hacia las soluciones. El 25 de marzo, el cardenal Turkson y un grupo de expertos internacionales se reunieron virtualmente con un centenar de representantes de fundaciones, proveedores de fondos y programas gubernamentales. Algunos participantes prometieron su ayuda inmediatamente durante la teleconferencia. Otros están trabajando de forma más privada. Grupos como Caritas Internationalis, Catholic Relief Services y congregaciones religiosas implicadas están ofreciendo vías de financiación a quienes deseen patrocinar o hacer donaciones para proyectos WASH. Un «menú» de tipos de necesidades por país está disponible para aquellos que quieran enfocar sus contribuciones.

Sor Bibiane Bokamba, directora del centro de salud de las Hijas de la Caridad en Masanga, Tanzania, coordinó a la comunidad para que se involucrara en las mejoras de agua y saneamiento realizadas el año pasado en colaboración con Water Engineers for the Americas and Africa, una organización no gubernamental internacional, y Sanitation and Water Action (SAWA), una ONG de Tanzania. Ahora, más de 50.000 personas que antes no disponían de agua limpia pueden acceder a ella, lo que mejora la hidratación, la higiene y la prevención de enfermedades transmisibles. (Cortesía de las Hijas de la Caridad)

El proceso se facilitará en colaboración con el Vaticano hasta finales de este año, pero este lanzamiento de la actividad para salvar vidas no es el último paso. Se espera que la concienciación obtenida a través de estas actividades conduzca a la difusión de la capacidad de respuesta y a la implicación para que los sistemas de agua y saneamiento sostenibles sean una prioridad en la financiación gubernamental y en las donaciones privadas en cualquier lugar del mundo donde se necesiten. Como dijo sor Adela, «Quien tiene agua, tiene vida», y todos estamos aprendiendo cada día más hasta qué punto una inversión en agua es una inversión en vida.

Mi ministerio responde a las peticiones de nuestras hermanas en países con pocos recursos de todo el mundo y ayuda a recaudar los fondos y recursos que necesitan para realizar sus ministerios. Una y otra vez, hemos recaudado fondos para pozos, retretes de pozo, tanques para captar el agua de lluvia y otras ayudas básicas relacionadas con el agua y el saneamiento, todas ellas importantes, pero que no son más que parches del gran problema, la falta de acceso a los sistemas de agua y saneamiento. Dado que nuestros principales objetivos como comunidad religiosa incluyen el cambio sistémico y la sostenibilidad, todos estos esfuerzos son vagamente insatisfactorios.

La oportunidad de trabajar con el equipo de Turkson en el Vaticano en este comité ha sido una bendición. Representantes de organizaciones que no siempre coordinan sus servicios han unido sus fuerzas para abordar esta cuestión fundamental con el fin de aumentar la concienciación y promover la acción dentro de la credibilidad e influencia de la iglesia. Esta voz se une a los esfuerzos de la Organización Mundial de la Salud, UNICEF y otros líderes internacionales en materia de salud para responder a un problema cuyo impacto afecta al bienestar del mundo.

Este proceso me ha ayudado a aprender que la inversión en agua es realmente una inversión en vida.

For further information about the dicastery’s WASH project, please contact: water@humandevelopment.va.

Por: Mary Louise Stubbs
Fuente: https://www.globalsistersreport.org/

Mary Louise Stubbs

Mary Louise Stubbs es una Hija de la Caridad de San Vicente de Paúl que vive en Detroit, Michigan. Dirige la oficina de Servicios de Proyectos Internacionales de la comunidad, que responde a las peticiones de las hermanas de las Hijas de la Caridad en países de bajos recursos de todo el mundo para obtener fondos para ayudar a sus ministerios. Trabaja a distancia como miembro del comité para el agua, el saneamiento y la higiene en los centros de salud del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral del Vaticano. Está agradecida por la oportunidad de invitar a la gente a ayudar a aliviar esta situación crítica.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This