¿Qué preguntas te hacen pensar?

por | Dic 7, 2021 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

Oprah Winfrey me hizo pensar con dos preguntas.

Normalmente no leo el blog de Oprah Winfrey. Pero esta reflexión apareció mientras buscaba otra cosa.  Las dos preguntas que hizo:

  1. ¿Cómo quiero que el mundo sea diferente por haber vivido en él?

Tu existencia ya es un factor en la historia del mundo; ahora, ¿qué tipo de factor quieres que sea? Tal vez sepas que estás aquí para crear prosperidad mundial, una hermosa familia o un panecillo realmente excelente. Si tus impresiones son más vagas, sigue haciéndote esta pregunta. Con el tiempo, vislumbrarás los contornos más claros de tu destino. Vive por diseño, no por accidente.

  1. ¿Cómo quiero ser diferente por haber vivido en este mundo?

En mayor o menor medida, tu vida cambiará el mundo, y en mayor o menor medida, el mundo te cambiará a ti. ¿Qué experiencias quieres tener durante tu breve estancia aquí? Haz una lista. Haz un tablero de visión. Haz una promesa. Esto no controlará tu futuro, pero le dará forma.

Dos preguntas cambiaron la forma de pensar… y de actuar de Vicente

San Vicente siempre se hacía implícitamente dos preguntas…

  • ¿Qué hay de malo en esta imagen que veo?
  • ¿Qué es lo siguiente que hay que hacer?

Vicente vio que había una familia necesitada de alimentos.

Después de pedir ayuda a sus feligreses, descubrió que tenían demasiado para un día y no lo suficiente para la semana. ¿Por qué esta familia tiene que tener demasiado un día y poco al siguiente?

Se preguntó: ¿Por qué no podemos organizar esto mejor? ¿Qué se puede hacer?

Así nacieron las Damas de la Caridad, la organización de mujeres laicas más antigua de la Iglesia.

Se encontró con una parroquia en la que la gente se moría sin los sacramentos y con un clero que no conocía las necesidades espirituales de su pueblo.

Se preguntó por qué la gente no se alimenta espiritualmente. ¿Qué se puede hacer?

Eso le hizo emprender una vida en la que cambió la formación del clero. En primer lugar, reunió a los clérigos más interesados en reuniones semanales llamadas conferencias de los martes. Cuando eso no fue suficiente, tomó en serio la recomendación del Concilio de Trento de que hubiera seminarios para formar a los sacerdotes. A partir de ahí, no es de extrañar que los obispos y la realeza le pidieran consejo antes de buscar un buen clero.

Vio que las generosas damas de alta alcurnia encontraban demasiado onerosas las tareas de llevar la sopa a los pobres.

Ayudó a las jóvenes de entre los pobres que se ofrecieron a realizar ese trabajo. Así nacieron las Hijas de la Caridad.

Pero hubo un problema cuando quisieron comprometerse con los votos.

La Iglesia y la sociedad esperaban que las religiosas vistieran hábitos especiales y vivieran encerradas en conventos.

Se preguntaba: ¿Por qué las mujeres dedicadas deben estar confinadas en conventos? ¿Qué se puede hacer?

En efecto, Vicente se preguntaba por qué no se permitía a las mujeres ejercer el ministerio y encontraba una forma de sortear las estructuras legales de la época.

Nuestra herencia de hacer las preguntas de Vicente

Las preguntas que se hizo Vicente nos inspiran para cambiar nuestra forma de pensar.

Si observamos con atención a todos los héroes y heroínas de la Familia Vicenciana, reconoceremos un patrón. Todos se hicieron dos preguntas… ¿Por qué? ¿Qué se puede hacer?

Es sorprendente lo que podemos aprender… y hacer… cuando nos hacemos preguntas desafiantes.

¿Qué tal estas preguntas desafiantes?:

  • ¿Pregunto «Qué está mal en esta foto»?
  • Me pregunto «¿Qué debo hacer?»

Publicado originalmente en Vincentian Mind Walk

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This