últimas noticias sobre el COVID-19

¿Hay favoritos? (Sant 2,1-5)

por | Sep 25, 2021 | Formación, Reflexiones, Thomas McKenna | 0 comentarios

Conocí a una familia muy unida, con 5 hijos muy agradables, y a medida que crecían, bromeaban con su madre diciendo que ella tenía un favorito. Por supuesto, ella lo negaba y declaraba enérgicamente que quería a todos por igual. Pero cualquiera que conociera a la familia podría atestiguar que había un favoritismo furtivo. Y, como era de esperar, era para la hija que lo pasaba peor en la escuela, el que no entraba en el cuadro de honor. De manera sutil, hacía concesiones adicionales para ella y podía ser tajante en su defensa cada vez que alguien insinuaba siquiera sus problemas en el aula.

Así que la madre realmente amaba profundamente a todos sus hijos. Pero, además, tenía una preferencia poco disimulada por la que no era tan aclamada en la escuela. Se podría decir que su amor era constante y universal, pero eso no excluía una ternura especial por la que era menos reconocida escolarmente.

En su carta, Santiago toca un punto similar en la forma en que contextualiza el amor de Dios. Se pregunta quién suele llamar la atención cuando una multitud entra en una sala de banquetes. ¿Es la persona con la ropa más moderna y las joyas de moda, o el invitado mal vestido y de aspecto poco distinguido que entra por la puerta trasera? Santiago sostiene que son los más llamativos y ricos los que se hacen notar y ocupan el primer lugar, mientras que el ciudadano de a pie es relegado a un lado, casi como si fuera invisible.

Entonces, Santiago cambia el escenario, convirtiendo la sala en el salón de banquetes de Dios. Allí, las cosas se invierten y la persona pobre y olvidada es reconocida y recibe un asiento de honor en la mesa. Santiago sigue con su valoración: «Dios eligió a los pobres de este mundo… para ser herederos del Reino». ¿No podría sonar como si Santiago estuviera afirmando que Dios tiene preferencia por los pobres?

Aquí es donde entra el ejemplo de esa madre de cinco hijos. No se trata de que ella quiera más a un hijo que a los demás. Más bien, se trata de que tiene una mirada especial hacia el que, en cierto sentido, tiene menos. Se podría caracterizar su amor como «separado pero igual». Todos son igualmente amados, pero a uno se le presta especial atención porque, al menos en este aspecto, es el menos dotado.

Estamos familiarizados con la frase «Opción preferencial por los pobres». Ha recorrido diferentes enseñanzas y documentos de la Iglesia en las últimas décadas, y de hecho está sólidamente basada en nuestras Escrituras y en la vida de Jesús.

Algunas personas lo han entendido como que Dios, en Jesús, prefiere a los pobres sobre los ricos, ama a los oprimidos más que a los prósperos. Aquí es donde el instinto de madre puede ser útil. Su amor es para todos, es universal. Pero tiene una mirada especial para el que tiene dificultades.

Ese es el sentido de la «opción preferencial por los pobres», fijándose en los que de una u otra manera suelen pasar desapercibidos, en los que suelen ser arrinconados. El amor de Dios es universal. Pero el amor de Dios se concentra especialmente en los últimos de la fila, los invisibles, los olvidados. Y esa invisibilidad puede deberse a muchas cosas: ser anciano, discapacitado, LGBTQ, de piel oscura, de bajos ingresos, un inmigrante ilegal, un refugiado, sin educación, un preso, etc.

Jesús presta especial atención a los marginados: los leprosos, los discapacitados, los samaritanos rechazados, los niños, los marginados. Y muchos de los seguidores de Jesús han vivido esta opción preferencial (pero no exclusiva) por los pobres —ciertamente Santa Luisa y San Vicente, y todos los que hoy siguen su Camino—. Todos tienen este radar por el que fue pasado por alto, por ese hombre o mujer mal vestido, pobre de una u otra manera. Estos sirvientes hacen lo que pueden para acompañar al que ha sido pasado por alto hasta el frente, o mejor, hasta la mesa, para que tome asiento allí con los otros invitados de honor.

La famosa escena del Juicio Final muestra a Jesús sentado en el trono y decidiendo quién entra y quién no en el Reino de su Padre. Su criterio: «Lo que hicisteis con el más pequeño de mis hermanos, lo hicisteis conmigo».

Siguiendo el instinto de esa Madre, una forma más completa y centrada de expresarlo podría ser: «Lo que hicisteis por cualquiera de mis hermanos, lo hicisteis por mí . Pero lo que hicisteis por los más pobres de ellos, lo hicisteis especialmente por mí; por mí, el Cristo pobre, que no sólo llevo a los pobres de este mundo cerca de mi corazón, sino que de hecho vivo en ellos».

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This