últimas noticias sobre el COVID-19

Estamos juntos en esto (Jos 24; Jn 6)

por | Ago 28, 2021 | Formación, Reflexiones, Thomas McKenna | 0 comentarios

Recuerdo una escena de una película bélica en la que, durante una batalla perdida, un general grita: «¡Sálvese quien pueda!». ¡Qué drásticas y desmoralizadoras debieron sonar esas palabras para aquellos soldados que hasta ese momento habían confiado en los demás para todo! Ese sentimiento por el conjunto, esa unión que lo sostenía, se evaporó al instante, y qué diferencia de actitud, obligación y responsabilidad. De «estamos todos juntos en esto» a «cada uno por su lado».

Hay una forma en la que este aislamiento puede arrastrarse a las actitudes hacia la fe y la religión. «Mi creencia es entre mi Dios y yo. Es muy privada e individual, asunto mío y de nadie más».

Aunque hay algo de verdad en esto (cada uno tiene una relación única y personal con Dios), se pasa por alto otra dimensión fundamental de la fe: al relacionarnos con lo divino, estamos todos juntos en esto. Tu fe refuerza la mía; la profundidad y la sinceridad de tu creencia tiene sus efectos en la calidad de mi creencia.

Esta verdad aparece vívidamente en una escena del Libro de Josué (capítulo 24). Pastoreando a los hebreos en una época de crisis, reúne a su pueblo y lo confronta con una pregunta descarnada: «¿A quién elegís servir? Están los dioses de los pueblos que os rodean, y está el Señor, Dios de Israel. Elegid vosotros«.

Surgen dos respuestas, cada una colectiva. Del pueblo: «Fue el Señor Dios quien nos sacó de la esclavitud. Este Señor es al que NOSOTROS serviremos. Este Señor es NUESTRO Dios». Y después, la respuesta rotunda de Josué: «No sólo yo, sino yo y toda mi familia serviremos al Señor».

La fe tiene este hilo conductor comunitario. Si bien cada persona debe dar su asentimiento, la salud de ese asentimiento se enriquece cualitativamente con la postura creyente de los demás. No se trata de que cada uno crea por su cuenta. Más bien, la fe de cada uno se ve afectada por la fuerza o la debilidad de la creencia de los demás.

Cuando en un momento decisivo del evangelio de Juan, Jesús da a sus discípulos la opción de quedarse o marcharse, ellos dan su respuesta como un solo hombre: «Hemos llegado a creer y estamos convencidos de que Tú eres el Santo de Dios». (Jn. 6,69)

El ejemplo de los demás siempre ha desempeñado un papel en la vida de gracia de cualquier persona. Un ejemplo claro de ello es la solidaridad que sienten los fieles cuando se reúnen el domingo por la mañana. Haciéndose eco de esta interdependencia, San Vicente aconseja a uno de sus sacerdotes: «Eso es lo que debe ser un buen Misionero: siempre dispuesto a ayudar a sus hermanos. Espero que Dios conceda esta caridad a todos los miembros de la Congregación. Porque mediante este apoyo mutuo, los fuertes sostendrán a los débiles y la obra de Dios se realizará».

En estos días de disminución de la asistencia a la Iglesia, esta dimensión comunitaria cuenta aún más. Con la disminución de los apoyos culturales, el testimonio de fe mutuo se hace cada vez más necesario.

Aunque se requiera un esfuerzo adicional para señalar los lugares donde la fe está viva, hacerlo marca la diferencia. Además del testimonio de los compañeros de culto, están las obras de caridad de las diferentes sociedades y organismos que sirven en nombre de Jesucristo, nuestras organizaciones vicentinas en particular. También podemos traer a la memoria a aquellos sólidos creyentes que nos precedieron: padres, abuelos, amigos y vecinos cuya resistencia a la fe duró toda la vida.

Luego está el apoyo de esa creencia especialmente consoladora de nuestro Credo, la comunión de los santos. San Pablo la imagina como una nube que nos rodea, una asamblea de testigos que nos animan en nuestro camino de fe desde la barrera: Santa Luisa de Marillac, Justino de Jacobis, la Madre Teresa, todos aquellos cuyas vidas fueron ejemplos brillantes de lo que significa vivir en Cristo.

Nuestra creencia no es solitaria. La calidad de la fe de una persona se derrama en las convicciones religiosas de todos los demás. Mi fe recoge ecos reverberantes en el testimonio de quienes me rodean.

Que cada uno de nosotros se abra a (y se apoye en) la fe de los compañeros creyentes, de todos aquellos que afirman con Josué: «No sólo yo, sino yo y toda mi casa serviremos al Señor».

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This