Evangelio y Vida para el 11 de julio de 2021

por | Jul 11, 2021 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

En el envío de dos en dos

Am 7, 12-15; Sal 84; Ef’ 1, 3-14; Mc 6, 7-13.

Te agradezco, Padre, porque nunca me dejas ni olvidas, porque siempre vas junto a mí en la cotidianidad de mis días.

Gracias porque la oportunidad me la das con cada despertar, aunque la mayoría de las veces pareciera no darme cuenta. Gracias porque son muchas las formas y maneras en que te me acercas y nunca te has cansado de que yo no siempre te descubra y pase de largo.

Te pido me ayudes a dejar de ser “sólo teoría”, para “poner en práctica” todo cuanto de ti he aprendido; no sólo de tu vida cuando estuviste físicamente en la tierra, sino lo que he aprendido, visto y oído de quienes han vivido como tú a lo largo de la historia. Te pido ser dócil para poder ser “obrera” de tus campos, aquí, en mi día a día, sin buscar reconocimientos, sino simplemente por estar contigo a través de los demás. Me ofrezco, Padre, a estar dispuesta para que cuando me envías de dos en dos como a los apóstoles, no ponga “peros” a mis compañeros de camino; que aprenda a acogerlos como yo quisiera ser acogida; que aprenda a ser complemento más que a ser obstáculo; que aprenda a valorar y disfrutar el trayecto sin aferrarme a lo que va quedando detrás y sin obsesionarme por llegar al punto de encuentro, recordando que tú siempre vas con nosotros en el camino, y que nos has dado la fuerza del Espíritu Santo para que nos sostenga.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autora: María Raquel Estrada Díaz.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This