últimas noticias sobre el COVID-19

Las Hijas de la Caridad ofrecen tratamiento y refugio a los indigentes de Uyo, ante el aumento de las enfermedades mentales en Nigeria

por | Jul 1, 2021 | Noticias | 0 comentarios

UYO, NIGERIA — En una calurosa tarde de septiembre de 2014, Imaobong Effiong fue recogido de las calles de esta ciudad del sureste por una hermana de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, que ofrece apoyo en salud mental a hombres y mujeres empobrecidos y a algunos indígenas del sur de Nigeria.

Effiong, que ahora tiene 24 años, sufría un trastorno de estrés postraumático, una enfermedad psiquiátrica que puede presentarse en personas que han experimentado o presenciado un acontecimiento traumático.

Sor Catherine Nkereuwem y otros ayudantes volvían de un programa de divulgación comunitaria cuando la vieron en la calle con su bebé, tras haber sido avisados de su enfermedad por una persona del lugar. Se cree que hasta el 30% de los más de 200 millones de nigerianos padecen trastornos mentales.

La escasa recopilación de datos sobre la salud mental de la población impide a las autoridades nigerianas elaborar políticas coherentes para abordar la situación.

«Nuestro historial muestra que Effiong había sido maltratada por varias personas que la adoptaron como doméstica desde la infancia —dijo Nkereuwem, que ha trabajado en el Hogar de la Divina Providencia de las hermanas durante tres años—. Fue una experiencia triste que desencadenó en ella un trastorno de estrés postraumático».

Effiong ni siquiera recuerda lo que le ocurrió en el pasado; lo único que sabe es que tiene un hijo.

«Tengo un bebé, lo di a luz hace muchos años como madre soltera, pero no está aquí conmigo», dijo a Global Sisters Report. Su hijo, Emmanuel Effiong, está en un orfanato de un pueblo cercano dirigido por hermanas de otra congregación que también se ocupan de sus necesidades educativas.

Desde que el hogar abrió sus puertas en 1986, las hermanas, los voluntarios católicos y otras personas han atendido a más de mil mujeres y hombres que se encuentran en la calle del estado costero de Akwa Ibom, al sur del país, dice Nkereuwem, que es enfermera psiquiátrica y coordinadora del proyecto del hogar.

Nkereuwem colabora con el Ministerio de Sanidad del estado, que se encarga de los tratamientos farmacológicos y proporciona una enfermera psiquiátrica adicional en el hogar. Un chófer, voluntarios locales y a veces la policía la ayudan a recuperar a las personas de la calle.

Dieciséis mujeres ingresadas en el hospital son redirigidas al hogar porque sus familiares las han rechazado o la información para encontrar sus hogares originales estaba incompleta. En 2020, el centro trató a 76 pacientes externos, tanto hombres como mujeres.

Doris Iyang fue llevada al hogar por su familia hace tres años, con esquizofrenia, un trastorno mental grave que provoca delirios, alucinaciones y habla desorganizada. La madre de Iyang, también esquizofrénica, fue paciente del Hogar de la Divina Providencia a finales de los 90.

Nkereuwem dijo que la madre de Iyang se rehabilitó después de ser tratada con éxito.

«Iyang ingresó en este hogar en julio de 2018. Todavía está recibiendo tratamiento, y sus hijos la visitan a menudo aquí en el hogar», dijo, señalando que Iyang tiene cuatro hijos.

Iyang, Effiong y otras como ellas son una señal de advertencia de lo que podría ser una crisis mucho mayor que se avecina para Nigeria, la mayor economía de África.

Aumento de las enfermedades mentales

Según la Organización Mundial de la Salud, uno de cada cuatro nigerianos, unos 50 millones de personas, padece algún tipo de enfermedad mental. El país se encuentra entre los más deprimidos del mundo. Un reciente Informe Mundial sobre la Felicidad 2021, patrocinado por las Naciones Unidas, situó a Nigeria en el puesto 116 de los 149 países más felices del mundo, su peor clasificación en siete años.

Nigeria tiene una tasa creciente de intentos de suicidio fuertemente vinculada a la depresión, y sólo unos 300 psiquiatras atienden a los más de 200 millones de habitantes del país. Pero lejos de ser una gran preocupación, los trastornos de salud mental están envueltos en el secreto que desanima a las personas a solicitar ayuda.

Nigeria se rige únicamente por la Ley de Locura de la época colonial, una ley de salud mental que se remonta a 1958 y que permite a las autoridades legales y médicas recluir a quienes se consideran mentalmente insanos según normas psiquiátricas anticuadas.

La política de salud mental de Nigeria se formuló por primera vez en 1991 y, según la Organización Mundial de la Salud, «sus componentes incluyen la defensa, promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación» de las personas con trastornos mentales. Sin embargo, las arraigadas deficiencias de la atención sanitaria y los deficientes sistemas de asistencia social hacen que la mayoría de los enfermos no puedan recibir una atención o un apoyo adecuados en materia de salud mental, cuando lo necesitan.

Dar solución a un problema muy arraigado

Raphael Akpan, enfermero psiquiátrico del Ministerio de Sanidad del Estado de Akwa Ibom, en Uyo, afirma que mejorar la financiación de la salud mental y hacer una revisión del sistema podrían ayudar a desarrollar el infradotado sector sanitario nigeriano.

Sin embargo, dado que esto no está disponible en este momento, las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl están abordando la brecha proporcionando apoyo a la salud mental en su Hogar de la Divina Providencia a mujeres y hombres indigentes que la sociedad ha rechazado.

El objetivo es reducir el número de mujeres que necesitan ayuda psiquiátrica y acaban en las calles de Uyo y alrededores. La hermana y otras personas proporcionan atención médica y tratamiento psiquiátrico y ayudan a las mujeres a recuperar la dignidad perdida, a aprender nuevas habilidades profesionales, a adquirir confianza en sí mismas y a reunirse con sus familias.

Nkereuwem dice que las visitas a domicilio son una parte importante del compromiso.

«Cuando fuimos a visitar a algunas de las mujeres en sus casas, nos dimos cuenta de la presencia de enfermas mentales por las calles», dice, y añade que la atención a esta población «tiene que considerase holísticamente».

Las Hijas de la Caridad también ofrecen servicios de rehabilitación, como evaluación y tratamiento psiquiátrico, terapia individual y de grupo, alojamiento y ayuda para reintegrar a las pacientes con sus familias.

Cuando un nuevo paciente llega al hogar, la hermana comienza con una evaluación psiquiátrica. Nkereuwem dice que hace el historial del paciente para asegurarse de que la persona padece una enfermedad mental.

«En el entorno psiquiátrico, hay un procedimiento para esto que lleva al diagnóstico final y a la línea de tratamiento adecuada según el diagnóstico», dice, y añade que «la duración del tratamiento depende del tipo de enfermedad mental y de la respuesta del individuo, que puede llevar meses o años».

Tras la evaluación psiquiátrica, se proporciona alojamiento en el hogar a las mujeres con enfermedades mentales. Las que tienen familia reciben alojamiento a corto plazo hasta que se estabilizan y pueden volver a casa y recibir tratamiento como pacientes externas.

Las enfermeras o los terapeutas psiquiátricos llevan a cabo sesiones de terapia individual y de grupo para ayudar a las pacientes a conocer sus condiciones mentales y sus tratamientos, dijo Akpan.

La asociación se ocupa de problemas de salud mental como la histeria, la esquizofrenia, la depresión, la manía, la psicosis y el transtorno de estrés post traumático.

Akpan dijo que tratan con paciencia a los que tienen comportamientos agresivos.

Una vez que los pacientes en tratamiento están mentalmente estables, se les ofrecen servicios de rehabilitación para ayudarles a evitar recaídas. Se entrevista a los pacientes, se les asigna una labor y se les da oportunidad a prueba para criar aves de corral, pescar o cultivar, hacer cuentas, hornear pan o trabajar en una fábrica de tiza.

Effiong, por ejemplo, ha recuperado su estabilidad y trabaja en las granjas de aves de corral y pescado. Tras cumplir con su devoción matutina, alimenta a las aves y a los peces. Nkereuwem dice que el trabajo motiva a los pacientes, acelera su curación y les da un sentido de pertenencia.

La hermana también gestiona un servicio de «búsqueda de hogar» para reunir a los pacientes con sus familias. Nkereuwem dice que este proceso comienza inmediatamente cuando la paciente se da cuenta de su estado mental y puede dar información útil sobre sí misma y su familia. Los datos se utilizan para rastrear y localizar el hogar de la familia de la paciente.

Con la ayuda de los líderes comunitarios, tanto religiosos como tradicionales, la paciente es conducida a su pueblo original para asegurarse de que se reintegra adecuadamente y es aceptada por su familia y su comunidad.

Pero a veces devolver a las mujeres a sus familias y comunidades anteriores es difícil, dice Nkereuwem. La hermana y otras personas intentaron reintegrar a Ikwo Effiong, de 78 años, la mujer más anciana del hogar, pero no lo consiguieron.

«Intentamos convencer a sus familiares, sobre todo a su hermano biológico, que negó conocerla», explica.

Los trabajadores la llevaron al hogar de Uyo y siguieron persuadiendo a su hermano hasta que accedió a aceptarla. Más tarde se rehabilitó, se reintegró y vivió con su hermano. «Pero el proyecto que montamos para ella se derrumbó, así que volvió al hogar de nuevo», dijo Nkereuwem.

Por Valentine Iwenwanne
Fuente: Global Sisters Report

 

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This