¿Entendemos el «Cuerpo de Cristo»?

por | Jun 3, 2021 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

¡Es complicado!

Anhelamos el «Cuerpo de Cristo»

¡Recibir el Cuerpo de Cristo bajo la apariencia del pan en la eucaristía es uno de los mayores privilegios imaginables! ¡Es increíble acoger a Jesús «bajo mi techo»! Es consolador sentarse en adoración ante el Cuerpo de Cristo en el tabernáculo.

¿De qué Cuerpo de Cristo estamos hablando?

¿Estamos hablando de

  • el cuerpo judío de Cristo que caminó por la tierra hace 2000 años?
  • el cuerpo golpeado de Cristo que colgó en la cruz?
  • el cuerpo resucitado que María de Magdala confundió con el jardinero?
  • el cuerpo herido de Cristo que tocó Tomás?
  • el cuerpo perseguido de Cristo al que Saulo dio caza?

¿Estamos hablando de

  • el cuerpo de Cristo en el más pequeño de los hermanos y hermanas de Jesús?
  • el cuerpo de Cristo que no se parece a mí ni piensa como yo?
  • el cuerpo de Cristo desfigurado en el criminal o en el adicto?
  • el cuerpo de Cristo que sufre demencia?
  • el cuerpo de Cristo que se está formando en el vientre materno?

En realidad, hay dos categorías.

  • El cuerpo de Cristo que estamos preparados para ver y anhelamos ver.
  • El cuerpo de Cristo que, sencillamente, no vemos o nos da miedo mirar.

Nuestra tradición

Jesús nos enseña en Mt 25:

Tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me acogisteis, estuve desnudo y me vestisteis, estuve enfermo y me visitasteis, en la cárcel y me visitasteis.

¿A quién cazaba Saulo antes de su conversión?

San Juan Crisóstomo, predicando sobre Mt 25, nos enseñó notoriamente a honrar el cuerpo de Cristo no sólo en la Eucaristía, sino también en las calles:

¿Honrarías tú el cuerpo de Cristo? No lo descuides cuando está desnudo; mientras lo honras aquí [en la iglesia] con ropas de seda, ¡no lo descuides cuando perece fuera de frío y desnudez!

Esto es seguramente lo que Vicente tenía en su corazón y en su mente cuando dijo:

«No debería juzgar a los pobres, hombres o mujeres, por su exterior ni por sus aparentes facultades mentales. Tanto más es esto así ya que frecuentemente apenas muestran tener la apariencia y la inteligencia de un ser razonable, tan groseros y ofensivos son. Pero da vuelta a la medalla, y verás con la luz de la fe que el Hijo de Dios, que quiso ser pobre, se nos repre­senta por medio de esta gente».

O lo que pensaba Ozanam sobre el cuerpo de Cristo en medio de nosotros. Or what Ozanam thought about the body of Christ in our midst.

…a los pobres los vemos con los ojos de la carne, están ahí, y podemos meter el dedo y la mano en sus llagas, y las huellas de la corona de espinas son visibles en sus frentes; aquí ya no cabe incredulidad, y deberíamos caer a sus pies y decirles con el Apóstol: «Tu es Dominus et Deus meus»: vosotros sois nuestros amos y nosotros seremos vuestros servidores, vosotros sois para nosotros las imágenes sagradas de ese Dios al que no vemos, y, no sabiendo amarle de otro modo, lo [amaremos] en vuestras personas.

¿No es esto lo que escuchamos del papa Francisco de muchas maneras?

No se trata de una cosa u otra. Elegir una de las dos es perder la perspectiva. Cristo está realmente presente de muchas maneras.

Para pensar:

  • ¿Qué cuerpo de Cristo soy capaz de abrazar?
  • ¿Qué cuerpo de Cristo me repugna… o ni siquiera veo?
  • ¿Qué diferencia habría si realmente viera el cuerpo de Cristo en el más pequeño de sus hermanos y hermanas?
Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This