últimas noticias sobre el COVID-19

Serie de vídeos de Cuaresma: Día 40, El rey Arturo

por | Abr 3, 2021 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Cuando el embajador de Stewardship Mission, Luke LeTourneau, descubrió que su octavo hijo nacería con una serie de defectos cardíacos congénitos, se preguntó por qué Dios permitía que esto sucediera. Luke se entregó a Dios a través de la oración y puso el destino de su recién nacido «Rey Arturo» en manos del Señor.

Puedes ver más vídeos e inscribirte para recibir estos vídeos diarios directamente en tu correo electrónico en el enlace siguiente: https://miraculousmedal.org/lent-2021

Nota: los videos son en inglés, pero ofrecemos la traducción al español a continuación del video.

Transcripción:

Cuestioné y pregunté al Señor, ¿por qué? ¿Por qué, teniendo otros siete hermosos hijos, por qué éste? Nos enteramos de que estábamos embarazados; cuando fuimos a la ecografía de la semana 20, descubrimos que Arthur tenía un defecto cardíaco congénito. Y cuando nos enteramos, bueno, mi mujer y yo somos fuertes en la fe, dijimos: ‘Lo tenemos’. Pero entonces, nos dijeron que fuéramos a ver a un cardiólogo pediátrico. Y entonces nos explicaron todas las cosas que supondrían un reto con nuestro hijo, Arthur. Un defecto cardíaco congénito para un niño es un cambio de vida. Nuestro hijo tenía cinco. Habría una cirugía masiva después de que él naciera, y la esperanza de salir con vida después de una cirugía era 50/50. Después de conocer esas palabras, estaba realmente… perdido. Mi cuerpo estaba presente, pero mi mente se había ido; sólo cuestionando y preguntando «Señor, ¿por qué? ¿Por qué lo llamabas a esta vida de sufrimiento?» Y aquí es donde entonces, la belleza de la inspiración de mi esposa, ella vio mi necesidad. Y me dijo, necesitas ir a la oración. Necesitas ir a la adoración y ponerlo frente al Señor. Y fue la belleza de ese momento, entré, cerré la puerta de la capilla, me arrodillé y miré hacia arriba, y vi al Señor en la Cruz. Dije: ‘Señor, mis pecados te pusieron ahí y tú moriste por mí. Te toca a ti. Lo que quieras hacer, me rindo a ti. Te entrego a mi hijo, sea lo que sea que quieras hacer. Si quieres llamarlo a casa después de nacer o después de una operación, lo tienes. Si quieres curarlo milagrosamente, también lo acepto. Te lo entrego todo». Y una vez que me entregué a mí mismo y a la ansiedad y a la preocupación, y a la noción de control que creía tener, y lo puse a los pies de la Cruz, fue casi un torrente de paz. Y sólo la esperanza que era para nosotros como familia. E incluso para toda esa gente que estaba rezando por él. Y fue a través de la fuerza de sus oraciones también que él fue capaz de salir de sus luchas, así como nosotros como familia, para superar cada revés que tuvo que lidiar en su vida.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This