En busca de dignidad

por | Mar 9, 2021 | Carisma y Laudato Si, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“Sin embargo, no todo está perdido, porque los seres humanos, capaces de degradarse hasta el extremo, también pueden sobreponerse, volver a optar por el bien y regenerarse, más allá de todos los condicionamientos mentales y sociales que les impongan. Son capaces de mirarse a sí mismos con honestidad, de sacar a la luz su propio hastío y de iniciar caminos nuevos hacia la verdadera libertad. No hay sistemas que anulen por completo la apertura al bien, a la verdad y a la belleza, ni la capacidad de reacción que Dios sigue alentando desde lo profundo de los corazones humanos. A cada persona de este mundo le pido que no olvide esa dignidad suya que nadie tiene derecho a quitarle» (Laudato Si: nº 205).

Como seres humanos, por todo el mundo, nos enfrentamos a un problema que debería hacer que cada uno de nosotros busque en su interior y se pregunte «¿soy yo el responsable de que alguien pierda su dignidad?» No basta con vivir nuestra propia vida con dignidad. El papa Francisco nos dice enfáticamente que «nadie tiene derecho a quitárnosla».

Como católicos, creemos que todos y cada uno de nosotros hemos sido creados a imagen de Dios. Dios es amor. Así pues, como católicos amamos a todos los seres humanos que viven en nuestra tierra, nuestro hogar común. El papa Francisco nos dice que la creación de nuestro mundo y todas las entidades vivientes en él son un regalo de Dios. El cuidado de la creación está fuertemente vinculado a la protección de la dignidad humana. Esta protección incluye a todos los pobres y vulnerables. Los inmigrantes y los indocumentados, las personas de color y los indígenas, se encuentran entre los pobres y vulnerables. ¿Nuestras palabras o acciones, o las palabras y acciones de otros que escuchamos, causan sentimientos heridos, egos destrozados, espíritus tensos o emociones cargadas?  Si respondemos que sí, ¿no somos culpables de atentar contra la dignidad de una hermana o un hermano?

En demasiados países encontramos fronteras que se cierran, sufrimiento humano que se agrava, niños arrancados de sus padres. La peligrosa cultura actual anima a muchos a dar la espalda a los demás por motivos racistas, económicos o de miedo. Al hacerlo, no sólo damos la espalda al prójimo, sino que damos la espalda a Dios. Recuerda que Dios nos creó a cada uno de nosotros a su imagen y semejanza. ¿No deberíamos pedir a los demás que sean conscientes de que ayudar a los pobres y a los vulnerables a alcanzar la dignidad es tan importante como poseerla nosotros mismos?

Nosotros, en la Familia de Vicente, podemos abogar por la atención a las víctimas de desastres climáticos como huracanes, terremotos y otros desastres naturales. Podemos abogar por los migrantes que buscan salvar su vida o la de sus hijos. Podemos abogar por los no ciudadanos que sólo buscan ser nuestro vecino. No hacerlo es ignorar el mensaje de Laudato Si. Hacerlo nos llevará a los «nuevos caminos hacia la auténtica libertad» de Francisco.

Bill Hurley, Presidente
Comité de Inmigración de las Hermanas de la Caridad de Nueva York

El Carisma Vicenciano y Laudato Si’ es nuestro esfuerzo por compartir varias formas en que los Vicencianos encuentran que su carisma se conecta con Laudato Si’. Animamos a que hagan comentarios sobre estos artículos y damos la bienvenida a todos los interesados en enviar un artículo a Jim Paddon en jpssvp@hotmail.ca.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This