últimas noticias sobre el COVID-19

Objetivos de Desarrollo Sostenible, números 3 y 4

por | Mar 4, 2021 | Formación, Presencia en la ONU, Reflexiones | 0 comentarios

SDG 3: BUENA SALUD Y BIENESTAR

¿Ha estado alguna vez la humanidad global más centrada en la salud?  La pandemia lo consiguió. Tarde o temprano la salud y la pandemia se abren paso en casi todas las conversaciones y dominan las noticias. Aunque muchos de nosotros damos la salud un poco por sentada, la COVID19 ha roto esa burbuja y nos ha mostrado lo frágil que puede ser la salud.

La falta de una salud adecuada nos afecta de muchas maneras, limitando nuestro potencial humano, nuestra capacidad de aprender y lograr nuestros objetivos, y de cuidar adecuadamente de nosotros mismos y de nuestros seres queridos. La COVID19 ha revelado las lagunas, en algunos casos los cráteres, de los sistemas sanitarios de todo el mundo. Su insuficiencia está a la vista de todos: predominan los problemas de accesibilidad, cobertura y coste. La falta de atención sanitaria, como tantas otras cuestiones de justicia social, es a la vez producto y productor de la pobreza en nuestro mundo. La financiación de la salud de todos no es el problema; hay que hacer frente a la avaricia de las empresas y a la falta de voluntad política para abordar las disparidades sanitarias.

Es fundamental partir de la convicción de que la atención médica es un derecho humano. No es un privilegio para algunos, sino una necesidad —un derecho humano— del que todos deberían disfrutar. Y con ese derecho viene la responsabilidad de hacer las cosas de sentido común que nos mantienen sanos. Ahora llevamos máscaras para protegernos y porque sólo estamos tan sanos como lo estén los menos sanos de este mundo cada vez más interconectado. Pensamiento de cambio sistémico: nada ocurre de forma aislada, todo está conectado con todo lo demás.

El ODS 3 se encamina a «asegurar vidas saludables y promover el bienestar para todas las edades» y pide que cada nación dé prioridad a nuestra salud y a la salud de nuestras comunidades. Aunque menos de la mitad de la población mundial tiene acceso a los servicios sanitarios esenciales, la ONU considera que antes de la pandemia se habían hecho grandes progresos en la mejora de la salud de millones de personas. Se lograron avances significativos en el aumento de la esperanza de vida, la reducción de algunos de los asesinos comunes asociados a la mortalidad infantil y materna, un mayor control de enfermedades como la malaria y la tuberculosis, y el aprendizaje generalizado de la educación sanitaria.

Algunos pasos hacia una mayor salud y bienestar mundial se han visto revertidos por la embestida de la pandemia. Debemos retomar el camino en este sentido porque el mundo que queremos depende de personas y comunidades sanas. Junto con la salud física, no olvidemos a su compañera la salud mental, otra sorprendente víctima de la COVID, y apoyemos los movimientos para desestigmatizar y aumentar el acceso a las prácticas y recursos de salud mental.

Busquen en Google las «metas» del ODS3 para ver los objetivos concretos para hacerlo realidad. Recordemos a las personas con las que conversamos que la salud es un derecho humano y que nunca ha sido tan importante como ahora. Esforcémonos por proteger nuestra propia salud y la de los que nos rodean. Podríamos llamarlo «solidaridad sanitaria».  Algunos podrían incluso llamarlo una virtud.

SDG 4: EDUCACIÓN DE CALIDAD

La ignorancia no es dicha… aunque hay días en los que a muchos de nosotros nos gustaría simplemente encerrarnos en el mundo en un feliz aislamiento.

Pero no.  La educación es un componente vital del desarrollo humano, esencial para el éxito en cualquier campo y una poderosa herramienta para la movilidad socioeconómica. Y en un mundo en constante cambio, especialmente con el incesante crecimiento de las nuevas tecnologías, la educación es una tarea para toda la vida.

También es un derecho humano reconocido, al que todos tenemos derecho. Es importante que todos tengamos acceso a recursos que nos ayuden a vivir con dignidad y a crear un mañana mejor; la educación puede ser una puerta mágica para todos.

El ODS 4 pretende «garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos».

Según la ONU, «unos 260 millones de niños seguían sin ir a la escuela en 2018, casi una quinta parte de la población mundial en ese grupo de edad. Y más de la mitad de los niños y adolescentes de todo el mundo no alcanzan los niveles mínimos de competencia en lectura y matemáticas». Y eso era ANTES de que la COVID dejara a los jóvenes estudiantes en casa y fuera de la escuela. Hoy día, muchos niños llevan un año entero sin ir a la escuela. ¿Cómo se supone que van a crecer y desarrollarse si no somos capaces de proporcionar una educación de calidad a tantos en todo el mundo? ¿Cómo van a aprender los alumnos si no disponen de las herramientas de Internet ni de las habilidades necesarias para el aprendizaje a distancia de hoy en día, especialmente los niños de los países en desarrollo?

Un mantra actualmente en boga en la ONU lo dice todo: no dejar a nadie atrás significa no dejar a nadie sin conexión a Internet. El acceso y la alfabetización digital, la disponibilidad de la banda ancha —y no sólo a nivel de 2g— se está convirtiendo rápidamente en un deber moral que las naciones —y el sector privado, que cosecha enormes sumas de dinero de la venta de tecnología— deben abordar.

Como muchos de los ODS, la lucha por la educación de calidad requiere que presionemos a nuestros gobiernos para que se mantengan firmes en la expansión de la educación superior gratuita y accesible para todos. Es importante que comprendamos la historia de la educación y cómo los grupos marginados han visto bloqueado su derecho a una educación de calidad a lo largo de la historia. Es importante que apoyemos nuestros sistemas escolares y que escuchemos sus preocupaciones. En los Estados Unidos, es importante que nos informemos sobre el «red-lining» y otras injusticias sistémicas que rodean a los sistemas escolares. Además, a medida que nos modernizamos y la tecnología se convierte en algo fundamental para el aprendizaje, también es importante que demos prioridad a la igualdad de acceso a la tecnología en las escuelas y nos aseguremos de que ningún niño se sienta desatendido.

¿Quién iba a decir que habría tanto que educar sobre la educación? La información es infinita, y todas las personas tienen derecho a saber.

Jim Claffey
Representante de la CM ante la ONU

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This