¿Podemos reconocernos a nosotros mismos?

por | Feb 26, 2021 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

Famosos que no lo hicieron

Estaban cómodos… hasta que les contaron una historia. Entonces aprendieron una verdad incómoda. La persona de la historia se ocultaba en su propio corazón.

El profeta Natán reprende al rey David, por Eugène Siberdt

Un encubrimiento que fracasó

El famoso rey David trató de encubrir una aventura que tuvo con la esposa de uno de sus principales soldados. Envió a su marido a la batalla, al lugar más peligroso, donde seguramente lo matarían. Pensó que así quedaba libre. Lo estaba… hasta que el profeta Natán le contó una historia sobre un hombre rico que tomó la única oveja de un hombre pobre y la mató, a pesar de que tenía muchos rebaños propios.

Sin saber lo que vendría después, David respondió… «¡El hombre que hizo esto debe morir! Debe pagar cuatro veces por ese cordero, porque hizo tal cosa y no tuvo piedad» (2 Samuel 12:5-6). Natán señaló entonces a David y pronunció las escalofriantes palabras: «¡Tú eres ese hombre!».

Una pregunta «para pillar» que le salió mal

Un jurista en ciernes que intentaba pillar a Jesús preguntó: «¿Quién es mi prójimo?». Desencadenó una de las mejores historias del Evangelio… la historia de la paradoja del odiado samaritano que se ocupó de las necesidades de alguien con quien no tenía relación. Cuando el jurista reconoció que el samaritano estaba actuando como un prójimo, Jesús simplemente dijo: «¡Ve y haz lo mismo!»

Hoy día, el papa Francisco nos hace lo mismo a nosotros

Ten en cuenta la historia del fariseo que le dijo a Dios que no era como esas «otras personas».

Ten en cuenta que el Jesús que contó esta historia, la vivió.

Jesús se preocupó por todos «los otros»

  • ‘los inmorales’ (prostitutas y pecadores)
  • ‘los marginados’ (leprosos y enfermos)
  • ‘los herejes’ (samaritanos y paganos)
  • ‘los colaboradores’ (publicanos y soldados)
  • ‘los débiles’ y ‘los pobres’ (que no tienen ni poder ni sabiduría)

El Papa Francisco nos recuerda que vivimos en una «sociedad de usar y tirar». No sólo desechamos los bienes de consumo, sino también a las personas… a cualquiera que no parezca, piense o actúe como yo. Mis vecinos son sólo aquellos que me gustan y con los que me siento cómodo.

Otros pasan de largo y no los vemos… los no nacidos, los ancianos frágiles, los discapacitados o cualquier persona con necesidades especiales, ya sean físicas, mentales o morales.

¿Podemos reconocernos como «transeúntes» modernos?

Escribe en Fratelli Tutti (sí, todavía sigo reflexionando sobre su último escrito):

  1. Retomemos ahora aquella parábola del buen samaritano que todavía tiene mucho para proponernos. Había un hombre herido en el camino. Los personajes que pasaban a su lado no se concentraban en este llamado interior a volverse cercanos, sino en su función, en el lugar social que ellos ocupaban, en una profesión relevante en la sociedad. Se sentían importantes para la sociedad del momento y su urgencia era el rol que les tocaba cumplir. El hombre herido y abandonado en el camino era una molestia para ese proyecto, una interrupción, y a su vez era alguien que no cumplía función alguna. Era un nadie, no pertenecía a una agrupación que se considerara destacable, no tenía función alguna en la construcción de la historia.
  2. ¿Qué reacción podría provocar hoy esa narración, en un mundo donde aparecen constantemente, y crecen, grupos sociales que se aferran a una identidad que los separa del resto? ¿Cómo puede conmover a quienes tienden a organizarse de tal manera que se impida toda presencia extraña que pueda perturbar esa identidad y esa organización autoprotectora y autorreferencial? En ese esquema queda excluida la posibilidad de volverse prójimo, y sólo es posible ser prójimo de quien permita asegurar los beneficios personales.

Dedica el resto de Fratelli Tutti a explorar las estructuras de la sociedad que ayudan o dificultan nuestra atención al prójimo.

Me pregunto:

  • ¿Por qué grupos paso hoy?
  • ¿Pasaría el buen samaritano (o Dios) de largo?
  • ¿Qué quiere decir Jesús con «ve y haz lo mismo»?
Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This