últimas noticias sobre el COVID-19

Elogio de la queja (Job 7,17; Mc 1,29-31)

por | Feb 14, 2021 | Formación, Reflexiones, Thomas McKenna | 0 comentarios

Job tiene la merecida fama de persona que se queja. Levantando las manos, se queja a Dios: «Hasta cuándo va a durar esta miseria, este trabajo penoso, estas noches de angustia» (Job 7,1-7). Cuesta poco imaginarse gemidos similares en la boca de muchos hoy día, mientras el mundo se doblega bajo el peso de la pandemia que dura ya un año. «Ya es suficiente, Dios. ¿No puedes aflojar ni siquiera un poco?»

El lamento de Job plantea una cuestión que suele ser un escollo para los discípulos: vivir con fidelidad ante el sufrimiento. Su queja se hace eco de ese perenne desafío a la fe que consiste en mantener la confianza en los momentos difíciles. Algunas reflexiones sobre ese perenne dilema:

La primera es una pregunta. ¿Es aceptable, como hace Job, clamar a Dios? Una respuesta consoladora es que, si lo hacemos, estamos en buena compañía. Job, por ejemplo, no se guarda nada. «¡Ay de mí! No volveré a ver la felicidad». Pero el salmista, con sus frecuentes lamentos, le sigue de cerca. «¿Por qué me rechazas, Señor? ¿Por qué escondes tu rostro de mí?» (Sal 88,15). Luego está san Pablo: «¡Miserable de mí! ¿Quién me salvará de este cuerpo mortal?» (Rom 7,24) Y también Jesús: «¡Padre, aparta de mí este cáliz!».

Pero lo que ocurre con cada uno de ellos es que, con el tiempo, la profundidad de su decepción se abre a una profundidad aún mayor de creencia y confianza: fe en que alguien está ahí y escucha, confianza en que la oscuridad no apagará la luz. Para estas personas, desde Job hasta Jesús, su sincera insatisfacción con el Padre emerge como el reverso de una creencia aún más profunda. Estos testimonios nos dicen que, en efecto, podemos hacer nuestras las amargas palabras de Job, como reverso de una esperanza más penetrante.

Una segunda consideración, más positiva, se desprende de las afirmaciones inequívocas que se encuentran en muchos de los salmos, por ejemplo, el Salmo 147: «Dios cura a los quebrantados de corazón. Dios reúne a los dispersos, Dios venda sus heridas. Dios sostiene a los humildes». Incluso cuando expresan un fuerte lamento, estos escritores se aferran a la confianza en Dios. Aunque sea difícil de ver en la oscuridad, el pequeño destello de la luz de Dios sigue estando ahí y actuando.

Tomemos como ejemplo la curación de la suegra de Pedro en Marcos (1,29-31). Una anciana está enferma de fiebre y todo el mundo está preocupado. Pero, a través del toque de Jesús, la fuerza restauradora de Dios surge para superar la fiebre. Su actitud ilumina el funcionamiento de la fe en medio de la enfermedad y el sufrimiento; aunque todavía tiene fiebre, es receptiva a lo que Jesús le ofrece. Esta es una lección para cualquiera que esté bajo presión. Permanece abierto al toque del Espíritu en cualquier forma. Los discípulos pasan por momentos difíciles. Pero los discípulos confían en que, incluso en estos lugares oscuros, la luz de Dios perdura y sigue brillando.

La acción de esta suegra justo después de su curación nos da una lección adicional. «Se levantó y sirvió a todos los que estaban allí». La palabra griega para servicio es «diakonia», que significa servicio generoso a la comunidad hecho desde un motivo de gratitud. Nuestro título de «diácono» viene de esto. El significado aquí no es «dar el trabajo doméstico a las mujeres», sino que uno debe servir a los demás desde un corazón agradecido.

Somos testigos de esto en aquellos amigos y vecinos con dificultades que logran perseverar a través de la etapa de quejas y pasan a ayudar a otros en sus momentos oscuros. ¿No conocemos a miembros de nuestra propia Familia Vicenciana cuyo motivo para ayudar encuentra su raíz en el agradecimiento por alguna misericordia recibida?

¿Ser impaciente con Dios? ¿Preguntar «por qué, por qué, por qué», cuando la llama de nuestra esperanza está casi apagada? Como en el caso de Job, expresar esto no siempre significa falta de respeto, incredulidad o abandono. Bien puede ser el reverso de una confianza ágil y resistente en el poder y la presencia de Dios.

Volvemos a escuchar a Job —al otro lado de sus quejas— diciendo estas palabras de confianza a su benévolo Dios. «Sé que Tú puedes hacer todas las cosas y que ningún propósito tuyo puede ser obstaculizado. He oído hablar de ti de palabra, pero ahora mis ojos te han visto» (Job 42). También oímos al salmista cantar estas palabras llenas de esperanza: «Dios cura a los quebrantados de corazón. Dios reúne a los dispersos, Dios venda sus heridas. Dios sostiene a los humildes».

Ambos se han quejado y han clamado a Dios. Ambos han seguido confiando, y han emergido a la luz.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This