Evangelio y Vida para el 8 de diciembre de 2020

por | Dic 8, 2020 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“Ven, Señor, rey de justicia y de paz”

Gen 3, 9-15. 20; Sal 97; Ef 1,3-6; Lc 1, 26-38.

Hoy celebramos la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, con la que recordamos que, en el plan original de Dios para la humanidad, unos somos para otros la expresión de su amor, de su misericordia y de su amable compañía. Esto se había perdido como consecuencia de aquel mal discernimiento al que la desconfianza llevó a Adán y a Eva.

Sin embargo, el misterio que preparaba la Encarnación de la Palabra de Dios en la persona de Jesucristo, para que Él nos enseñara a sentirnos y vivirnos amados, perdonados y acompañados por Dios, nos dio el regalo de poder volver a vivir sin pecado, es decir, sin desconfianza y llenos de fe y con fidelidad. Esto es lo que hoy vemos como primicia en la Virgen María, ya que Dios sembró en su corazón y en su persona una confianza radical en Dios y en la Vida. Desde esa confianza recibiría en su vientre al mismísimo Hijo de Dios.

Pidamos, nosotros también, esa confianza radical y profunda que María recibió de Dios y mostró con su propia vida a su hijo: ¡Hágase en mí, según tu Palabra!

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Erick Fernando Martínez Benavides C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This