últimas noticias sobre el COVID-19

Encíclica «Fratelli Tutti»: Sumario y comentario (Parte 4)

por | Nov 21, 2020 | Formación, Sumario y comentario de Fratelli Tutti | 0 comentarios

En la víspera de la memoria de San Francisco de Asís, el 4 de octubre de 2020, el papa Francisco publicó su tercera carta encíclica: «Fratelli tutti».

Como responsable de una congregación internacional que cumple una misión específica en el mundo, más específicamente en el mundo de la educación y la salud, en base a su propio carisma, el Hno. René Stockman ofrece aquí un breve resumen de cada capítulo, seguido de una reflexión más personal.

Capítulo 4: Un corazón abierto al mundo entero

Este capítulo analiza un problema muy actual y discute cómo podemos tratarlo de una manera evangélicamente responsable.

El problema de la migración, que se trata en detalle aquí, es, por supuesto, un tema complejo para el que no hay soluciones ya hechas. Lo ideal sería evitar la migración innecesaria creando la posibilidad de vivir con seguridad y dignidad en los países de origen, en la medida de lo posible. Pero, al mismo tiempo, todos tienen derecho a buscar un lugar para sí mismos y sus familias donde puedan desarrollarse plenamente como personas. Cuatro verbos deben ser siempre primordiales cuando se trata de los migrantes: acoger, proteger, promover e integrar. Esto puede ponerse en práctica, por ejemplo, facilitando la obtención de visados, desarrollando corredores humanitarios para los refugiados que se encuentren realmente en una situación de emergencia, proporcionando un alojamiento adecuado y el apoyo social necesario, con el derecho a la integración en el sistema educativo y la salvaguardia de la libertad religiosa. Cuando los migrantes reciben su ciudadanía, ésta debe estar basada en la plena igualdad con los demás ciudadanos del país. Para lograr todo esto, se necesita la cooperación entre los diversos organismos que participan en la recepción de refugiados y migrantes en el país.

La llegada de personas de diferentes culturas no debe considerarse inmediatamente como una amenaza, sino más bien como un enriquecimiento mutuo. No olvidemos cuántos países fueron realmente moldeados por la migración intercontinental, pensemos en todo el continente americano. Por lo tanto, hoy en día es realmente necesario hacer esfuerzos positivos para lograr un acercamiento más fluido entre Oriente y Occidente, teniendo en cuenta y respetando las diferencias culturales, históricas y religiosas. Por ello, una vez más, pedimos un nuevo orden mundial jurídico, político y económico que pueda atender y tratar precisamente estos nuevos problemas a escala mundial. Lo importante aquí es que haya espacio incluso para que los más pobres puedan hacer oír su voz y participar en el proceso de toma de decisiones. Con demasiada frecuencia se siguen tomando decisiones sobre ellos sin ninguna forma de participación por su parte. El aspecto de la gratuidad debe seguir siendo una actitud fundamental: cuando la gente llama a nuestra puerta, y esto también se aplica a la comunidad en general, no debemos preguntarnos de inmediato qué beneficio nos aportan. El criterio debe ser siempre que nos sigamos viendo como parte de la gran familia humana y que no nos fijemos en las diferencias que existen. Los polos de «globalización» y «localización» siempre estarán presentes y no pueden ser simplemente suprimidos o negados, pero debemos asegurarnos de que sean llevados a un equilibrio viable. La globalización no necesariamente obstaculiza el respeto y el crecimiento de lo local; también puede enriquecerlo. Me dirijo a la otra persona con mis propios orígenes, que no tengo necesariamente que negar, pero al mismo tiempo estoy abierto a los orígenes de la otra persona. Crecer hacia una mayor universalidad no significa que tengamos que estandarizar todo y negar nuestra propia historia y raíces. No, no debemos construir una Torre de Babel, porque eso es sólo una expresión de orgullo y falsas ambiciones. Es una cuestión de actuar localmente, pero siempre con apertura a una perspectiva más amplia. Cerrarnos a esto es el caldo de cultivo para un nacionalismo y un populismo malsano que, por desgracia, se está extendiendo cada vez más. Toda cultura debe estar abierta a los valores universales. El amor a la propia patria no contradice la apertura e integración de una humanidad más global. Consideremos a toda la comunidad humana como una gran familia, y hay muchas diferencias internas en cada familia, pero no son irreconciliables.

El tema de la migración no deja a nadie indiferente en estos tiempos, y una vez más se trata de ver lo que nosotros mismos, como individuos y como pequeña comunidad, podemos hacer para desarrollar esa mayor apertura y actitud positiva hacia los migrantes. Nos ocupamos de los migrantes tanto en la atención de la salud como en la educación, y esto requerirá nuestra especial atención para ayudarles a integrarse plenamente, de modo que se sientan verdaderamente en casa bajo nuestro cuidado y educación, y no sean considerados como ciudadanos de segunda clase. Dentro de la propia Congregación, la internacionalización está creciendo con mucha fuerza, y también aquí se nos invita a apreciarla de manera positiva y a beneficiarnos realmente de ella. ¿No es un enriquecimiento de nuestro carisma que esto pueda ahora tomar forma y crecer en tantas culturas diferentes? La vida en las comunidades internacionales es un desafío, pero sobre todo un don y un enriquecimiento mutuo, siempre que prevalezca el respeto mutuo y no reine la superioridad de una u otra. En el pasado, muchos hermanos misioneros han experimentado la vida en una cultura completamente diferente como un verdadero enriquecimiento personal al descubrir nuevos valores que se perdieron en otras partes del mundo. Al mismo tiempo, se les permitió compartir su propia cultura con otros y enriquecerlos con ella. ¿Estamos ahora también suficientemente abiertos y dispuestos a la otra dirección cuando hermanos del Sur o del Este viven en regiones del Norte y ayudan a conformar el carisma? El sentimiento de superioridad sigue siendo un problema peligroso que debe ser combatido en todo momento.

Hno. René Stockman,
Superior General de los Hermanos de la Caridad.
Fuente: Página web de los Hermanos de la Caridad.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This