últimas noticias sobre el COVID-19

Las Naciones Unidas a sus 75 años: Las organizaciones religiosas vislumbran las reformas de la ONU

por | Sep 13, 2020 | Noticias, Presencia en la ONU | 0 comentarios

Aunque la Asamblea General de las Naciones Unidas (AG) se inaugure en Nueva York el martes, el evento de alto nivel, de más de dos semanas de duración, parece estar muy ensombrecido por la reflexión sobre un día: el 75º aniversario de la ONU. El aniversario de diamante de la ONU, el 21 de septiembre, ha dado a la gente en todo el mundo una pausa para considerar las reformas necesarias en las Naciones Unidas; cambios que la harían más efectiva.

Sin duda, la ONU ha hecho un gran bien en sus 75 años. Un ejemplo serían los esfuerzos de varios organismos de la ONU para prestar apoyo tras las devastadoras explosiones de principios de agosto en Beirut. Otros ejemplos son la ayuda humanitaria proporcionada en tiempos de inundaciones, hambrunas y conflictos; la concienciación sobre cuestiones climáticas; la asistencia prestada a migrantes y refugiados; la provisión de ayuda y suministros/atención médica en medio de situaciones de Ébola y Covid-19, por solo mencionar algunos. Cuando estuve en las Islas Cook hace unos años, fui testigo de la maravillosa labor de un representante de la UNESCO en apoyo de los servicios educativos. Sin duda, sus esfuerzos se replican en muchos lugares del mundo.

Pero en la mente de las personas se plantean preguntas como: «¿Cómo puede el Consejo de Seguridad ser más eficaz?» —fue angustioso cuando el Consejo de Seguridad tardó 100 días en apoyar finalmente el llamamiento del Secretario General, Antonio Guterres, para un cese del fuego global al comienzo de la pandemia de COVID-19—. ¿Cómo pueden las Naciones Unidas tener un mayor impacto a nivel de base?  ¿Cómo se puede hacer que los países rindan más cuentas de sus compromisos con los tratados, pactos y resoluciones? ¿Cómo pueden los países dejar de lado las luchas de poder y trabajar más enérgicamente por el bien común? ¿Cómo se pueden proteger mejor los derechos humanos?».

EVENTOS DE LA ASAMBLEA GENERAL

Salón de la Asamblea General

La Asamblea General tiene lugar del 15 al 30 de septiembre  (este año consistirá principalmente en mensajes grabados en vídeo por los líderes mundiales). El 75º aniversario de la ONU tiene lugar en medio de esta Asamblea General. El tema del 21 de septiembre es: «El futuro que queremos, la ONU que necesitamos: reafirmar nuestro compromiso colectivo con el multilateralismo».

Otros eventos clave, relacionados con la Asamblea General, incluyen la Semana del Clima, del 21 al 27 de septiembre; una Cumbre de la Biodiversidad el 30 de septiembre; la celebración del 25º Aniversario de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer a través de un diálogo fijado para el 1 de octubre; y una reunión plenaria de alto nivel para conmemorar y promover el Día Internacional de la Eliminación Total de las Armas Nucleares, el viernes, 2 de octubre de 2020.

ENCUESTAS MUNDIALES REALIZADAS POR LAS NACIONES UNIDAS

Para prepararse para la celebración de su 75º aniversario, la ONU ha realizado encuestas y conversaciones a nivel mundial, durante todo el año, para recopilar opiniones de la gente sobre las principales preocupaciones y soluciones a los problemas mundiales. El Secretario General Antonio Guterres hablará, y se espera que los resultados de la encuesta de base se publiquen durante un evento de aniversario, el lunes, 21 de septiembre.

EL SECRETARIO GENERAL QUIERE QUE SE ACTÚE ANTE LAS AMENAZAS GLOBALES

Guterres no parece estar buscando una celebración de aniversario que implique solo «cortar un pastel» y «hip, hip, hurra». Le preocupan más las medidas urgentes para afrontar las amenazas mundiales contemporáneas que, en enero, definió como los «cuatro jinetes del apocalipsis». Los cuatro jinetes son mencionados por el apóstol Juan en el Libro del Apocalipsis. Representan la conquista, la violencia de la guerra, el hambre y la muerte generalizada. Guterres en enero identificó sus equivalentes contemporáneos: el cambio climático, la desconfianza, las tensiones globales y las tecnologías siniestras. Ocho meses después de que Guterres los nombrara, a esos cuatro jinetes se les unen otros, incluyendo una pandemia, la devastación sanitaria y económica que ha causado, el aumento de la pobreza, así como desigualdades flagrantes.

VISIÓN BASADA EN LA FE PARA LA ONU A SUS 75 AÑOS

Las organizaciones religiosas (FBO) aportan una visión única a la ONU. Típicamente saben lo que está sucediendo en el terreno. Se dirigen a las personas «abandonadas» e insisten en preservar su dignidad. En muchos casos, conocen soluciones efectivas. Un grupo llamado Religiosos en la ONU (RUN) preparó recientemente una visión basada en la fe para la ONU a los 75 años. (La Compañía de las Hijas de la Caridad, la Federación de las Hermanas de la Caridad y la Congregación de la Misión pertenecen a RUN).

RUN, en su visión, afirma que «la ONU ha hecho mucho de su mejor y más importante trabajo sobre el terreno cuando está en diálogo y colaboración intencional con las FBO y los miembros de nuestras vastas redes de la sociedad civil. La aportación de las FBO, guiada por los principios de subsidiariedad y de opción preferencial por los pobres (entre muchos otros), ha sido frecuentemente decisiva para asegurar que las comunidades más marginadas del mundo se incluyan en el diseño, la ejecución y los frutos de los esfuerzos de las Naciones Unidas sobre el terreno».

(El secretario General de la ONU) Guterres no parece estar buscando una celebración de aniversario que implique solo «cortar un pastel» y «hip, hip, hurra». Le preocupan más las medidas urgentes para afrontar las amenazas mundiales contemporáneas que, en enero, definió como los «cuatro jinetes del apocalipsis».

A fin de trabajar hacia unas Naciones Unidas más relevantes y efectivas, RUN pide cuatro cosas:

  1. Hacer que el papel de la sociedad civil, incluidas las organizaciones religiosas, sea más relevante, central y significativo en los procesos de las Naciones Unidas. RUN ofrece una serie de sugerencias relacionadas con una mayor participación de la sociedad civil y las FBO en las Naciones Unidas, incluida una práctica más significativa de colaboración con las FBO para que las personas con experiencia en cuestiones temáticas examinadas por las comisiones de las Naciones Unidas participen; garantizar que las ONG y los Estados Miembros se escuchen y colaboren entre sí en mayor medida; alentar a todas las oficinas nacionales de las Naciones Unidas a que inviten a las FBO dentro del país y se ofrezcan como centros de comunicación (para que las personas que viven en zonas remotas puedan participar en los procesos a nivel internacional); crear un grupo principal para las FBO que, a su vez, les conceda una invitación permanente para participar en los foros de las Naciones Unidas; proporcionar delegaciones de Estados Miembros más diversas a las comisiones y reuniones de las Naciones Unidas; y reconocer a los grupos de trabajo y comités de las ONG en la elaboración de documentos de resultados y en la planificación y la labor de los organismos de las Naciones Unidas con los que comparten una esfera de interés.
  2. Reforma del Consejo de Seguridad: «El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas», dice RUN, «requiere una visión de la seguridad mundial para 2020 que integre una amplia franja de los factores sociales, económicos y ambientales interrelacionados que lo componen». Las reformas sugeridas incluyen el fin del veto en el Consejo de Seguridad, la abolición de la condición de miembro permanente, la  representación equitativa de las regiones en el Consejo, un mayor equilibrio de género en el Consejo, un puesto para los jóvenes y los representantes de la sociedad civil, y la prohibición de que los miembros presten servicios en el Consejo cuando sus países estén atrasados en la financiación de las Naciones Unidas, estén involucrados en guerras o en la fabricación de materiales de guerra y armamentos para su venta a países en conflicto. También pide que se establezcan protocolos para dar respuestas más enérgicas cuando se cometa violencia contra las comunidades religiosas o en su nombre.
  3. Desarrollar un órgano de las Naciones Unidas dedicado a la coordinación de los exámenes tanto internos (dentro de las Naciones Unidas) como a nivel nacional de la forma en que los Estados Miembros están aplicando los tratados, declaraciones, pactos y resoluciones. «En el espíritu del Documento Final de la Cumbre Mundial 2005, la ONU debe comunicar de hecho a todos los pueblos que las palabras pronunciadas en los salones de Nueva York, Ginebra, Viena, Nairobi, etc. son más que retórica, que el asesoramiento experto intercambiado en esos salones vale la pena para actuar», afirma RUN. Entre las sugerencias de RUN se incluye un sólido canal para las aportaciones de la sociedad civil, incluidos los miembros de las poblaciones afectadas, en la planificación y aplicación de todos los procesos de supervisión y evaluación del organismo; el establecimiento de un proceso para examinar el historial de derechos humanos del sistema de las Naciones Unidas; el establecimiento de un proceso para examinar el cumplimiento por parte de las Naciones Unidas de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible; la codificación del principio de igualdad de género en los protocolos de las Naciones Unidas; y la incorporación de políticas y prácticas ejemplares de sostenibilidad ambiental. RUN también pide que se lleve a cabo un examen de la Carta, las políticas, los procesos y los procedimientos de las Naciones Unidas para identificar los arraigados prejuicios raciales o de género, garantizar que se hagan cambios para abordar cualquier prejuicio que se encuentre, e integrar la capacitación contra el racismo y los prejuicios inconscientes para todo el personal y los voluntarios de las Naciones Unidas.
  4. Ampliar la capacidad tecnológica, la asequibilidad y el acceso y revisar los enfoques de los procesos de las Naciones Unidas para permitir que la participación a distancia se convierta en un modo de funcionamiento primario. RUN insta a las Naciones Unidas a «hacer una inversión significativa en capacidades tecnológicas e infraestructura en sus oficinas nacionales e internacionales que faciliten la participación a distancia, especialmente de los interesados no gubernamentales, en las actuaciones de las Naciones Unidas» y permitir que la participación a distancia se convierta en uno de los principales modos de aportación, tanto de los Estados Miembros como de los interesados no gubernamentales. En las recomendaciones se pide esencialmente que se cierre la brecha digital, se garantice que la tecnología reduzca las diferencias de representación y se establezcan plazos para las negociaciones y las consultas, lo que permitiría a las personas que se encuentran en zonas horarias distantes hacer mejores aportaciones.

Varias organizaciones religiosas se reunieron el martes en un seminario web en el que participaron los Estados Miembros y la sociedad civil. Discutieron las formas de hacer que las Naciones Unidas estén verdaderamente «unidas». Además, un proyecto llamado UN2020 ha involucrado a la sociedad civil en muchas conversaciones relacionadas con la ONU a los 75 años en los últimos dos años. El Proyecto emitió en mayo una Declaración de los Pueblos y un Plan de Acción Mundial.  Se puede acceder a él haciendo clic aquí.

Cualquier cambio significativo requiere una mejor creación de relaciones. Esperemos y recemos para que un mayor diálogo entre todos los líderes de las Naciones Unidas y las partes interesadas conduzca a un cambio efectivo que beneficie a las personas que experimentan cualquier tipo de marginación.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This