últimas noticias sobre el COVID-19

Hablar y escuchar sacramentalmente (Ez 33; Mt 18)

por | Sep 12, 2020 | Formación, Reflexiones, Thomas McKenna | 0 comentarios

Una pregunta que a menudo está en los labios de un creyente: ¿dónde y cómo está Dios presente en mi vida? Creo que Dios, en Jesús, está en los sacramentos, especialmente en la Eucaristía. Pero, ¿qué pasa con el resto de la vida, otras cosas y situaciones que llevan la presencia de Dios?  Dicho de otra manera, además de los siete que conocemos, ¿qué más podríamos considerar como sacramentales? La palabra en sí tiene dos partes, «sacra» que significa sagrado o semejante a Dios, y el final que transmite algún tipo de presencia. Un sacramento es «lo sagrado a mano», la cercanía de Dios en el aquí y ahora. ¿En qué otro lugar, además de los siete tradicionales, podríamos esperar encontrar esta cercanía sagrada?

Uno podría estar en el acto diario de escuchar y hablar, oír y luego reaccionar a lo que se dice. Por ejemplo, Dios le dice al profeta Ezequiel:  «Cuando oigas una palabra de mi boca, les advertirás de mi parte» (Ez. 33:7). Las palabras del profeta aquí son sacramentales, llevando la presencia de Dios a un tiempo y lugar definidos. En el evangelio de Mateo, Jesús aumenta el número de personas involucradas al establecer un proceso para la reconciliación de la comunidad.

Una persona ha ofendido y se envía a un delegado para hacer que admita su falta y muestre arrepentimiento. Si ese intercambio es infructuoso, se traen a otras dos personas para que hablen y escuchen más. Si no, todo el grupo (la Iglesia) interviene, esperando que el culpable entre en razón. Pero Jesús no considera estas conversaciones como simples intentos de arreglar una herida. Continúa diciendo que en todo esto de hablar y escuchar, él estará ahí «en medio de ellos». Promete estar presente en el tira y afloja involucrado en el reto de devolver la armonía a una congregación dividida.

Así, esa noción más amplia de sacramento: El Santo haciéndose presente. Todo eso de hablar y escuchar en el proceso de sanar una herida es lograr justamente eso. Como explica Jesús, «Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mt 18:20).

¿Podemos ver alguno de nuestros intentos de escuchar, entender y decir nuestra propia verdad como acciones que llevan la presencia de Cristo? ¿Podemos considerar que cualquier conversación similar para lograr la reconciliación es como traer al Señor Jesús entre nosotros?

Una vez asistí al funeral de un hombre que tenía dos hermanas que no se hablaban desde hacía años. Cuando llegó el momento del intercambio de paz, un suegro en el banco se volvió hacia las dos mujeres enemistadas y les hizo un gesto para que se saludaran. De pie junto al ataúd de su hermano fallecido, ambas se derrumbaron y se acercaron para abrazarse. La intervención de ese hombre propición una especie de sacramento, un dejar entrar la presencia del Señor «ahí mismo en medio de ellos» mientras cada uno hablaba y escuchaba al otro.

Una de las cartas de Santa Luisa se hace eco de una interacción similar. «Si te pones en la presencia de Dios, su bondad no dejará de aconsejarte en todo lo que te pida, ya sea la mortificación de tus sentidos y pasiones o la práctica de las virtudes que Él desea para que seas agradable a Él».

¿Dónde está Dios presente en nuestras vidas? ¿Dónde hay acontecimientos que son sacramentales en este sentido más amplio? Cualquier interacción para el bien, hecho en el nombre de Jesús, es uno de esos lugares. Él nos dice enfáticamente que cuando nos reunimos en su nombre y nos escuchamos en el amor, entonces «Ahí estoy yo», viviendo como la energía de esa conexión sanadora.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This