Lecciones aprendidas durante la pandemia. 10: Jóvenes que caminan nuevamente

por | Sep 2, 2020 | Formación, Lecciones aprendidas durante la pandemia, Reflexiones | 0 comentarios

Cada semana, un miembro de la Familia Vicenciana nos compartirá una porción su experiencia en estos últimos meses. Desde lo íntimo de su corazón, propondrá un mensaje de esperanza, porque (estamos convencidos) también hay lecciones positivas que aprender de esta pandemia.

Mantenerse en contacto con los amigos y la familia ha sido clave para estar mentalmente bien durante esta época de pandemia. Además del miedo a entrar en contacto con el virus, hay tanta confusión política y racial en el mundo que la gente que vive sola puede sentirse abrumada por las noticias que llegan a sus casas. Así que con frecuencia compartimos historias que nos animan a seguir creyendo en la humanidad.

Dee Mansi,
AIC, Reino Unido

Una de esas historias ha tocado nuestros corazones, y nos ha emocionado como ninguna otra.  El Centro de Cuidados Neurológicos Marillac es uno de los Servicios de las Hijas de la Caridad del Reino Unido, que proporciona cuidados y tratamiento a 52 residentes con condiciones neurológicas complejas, con una residencia para Hermanas en las cercanías. Una hermana nos manifestó cuánto «deseaba un milagro de resiliencia».

Esta hermana es capaz de apreciar los pasos vacilantes de los pacientes en recuperación. Los trabajadores de enfermería, fisioterapia, administración y auxiliar superaron sus temores al virus y se dedicaron a su trabajo diario para asegurar la necesaria continuidad de los programas de terapia. En una época en que no se permitían visitas, el personal era muy consciente de que su compromiso y el cuidado de los residentes eran esenciales.

El resultado de este sacrificio profesional fue el que nos describe la hermana:

«Un día, apenas podía creer lo que veía cuando me encontré con Roger, a quien siempre antes había visto en una silla de ruedas, caminando sin más ayuda que un andador, alentado amablemente por un fisioterapeuta. Luego vi a Oliver que, de dar pasos con asistencia, se movía sin ayuda y caminaba solo, sin el fisioterapeuta. ¡Qué milagros tan maravillosos! David ha pasado del estar en coma a recuperar su fuerza y vigor en el jardín.

¡Qué hermoso tributo a la habilidad y el trabajo duro del equipo sanitario que, a pesar de las restricciones y dificultades personales a causa del covid, ha continuado cuidando, inspirando y persuadiendo hábilmente a estos jóvenes para que rompan las barreras de la discapacidad!»

La dedicación del personal del hospital hace que los milagros sucedan. ¡Roger, David y Oliver ahora pueden caminar!

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This