últimas noticias sobre el COVID-19

El camino por delante: COVID-19 y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

por | Sep 2, 2020 | Noticias, Presencia en la ONU | 0 comentarios

Las Naciones Unidas ha celebrado virtualmente su Foro Político de Alto Nivel anual para el seguimiento y examen de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) del 7 al 16 de julio. Este año, 47 países presentaron sus revisiones nacionales voluntarias (VNR) sobre la forma en que han aplicado la Agenda. Cinco años después de su adopción, el año 2020 debería haber puesto la Agenda en una nueva trayectoria acelerada para lograr el plan de acción transformador para la gente y el planeta. Esto se reflejó en el tema: «Acción acelerada y vías de transformación: realización del decenio de acción y entrega para el desarrollo sostenible». Pero este año, los participantes debatieron cuál es la situación de los ODS a la luz del impacto de la pandemia COVID-19 y reflexionaron sobre la forma en que pueden responder a la pandemia para retomar el camino hacia el logro de los 17 objetivos de desarrollo sostenible.

Los progresos realizados durante los últimos cinco años, aunque desiguales, se han estancado o invertido con el impacto de la pandemia de COVID. La inseguridad alimentaria, el deterioro del medio ambiente natural y las persistentes desigualdades siguen estando y se han visto exasperadas por la pandemia. Según el Informe SDG 2020: «Los más pobres y vulnerables, entre ellos las mujeres, los niños, las personas de edad, las personas con discapacidad, los migrantes y refugiados y los trabajadores del sector no estructurado se están viendo afectados de manera desproporcionada por la pandemia. Análogamente, los países vulnerables, incluidos los países menos adelantados, los países en desarrollo sin litoral, los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países en situaciones humanitarias o de fragilidad, son los que se verán más afectados a largo plazo, debido a la fragilidad de sus sistemas de salud, la limitada cobertura de sus sistemas de protección social, los limitados recursos financieros y de otra índole, la vulnerabilidad a las conmociones externas y la excesiva dependencia del comercio internacional».

He aquí algunos de los contratiempos y problemas específicos que enfrentamos:

  • El objetivo de acabar con la pobreza mundial para 2030 no se cumplirá. La reducción de la pobreza se ha ralentizado incluso antes de la pandemia. La protección social es crucial para que las personas vulnerables puedan hacer frente a cualquier tipo de crisis. Dado que el 55% de la población mundial no se beneficia de ninguna forma de protección social, la pandemia está empujando a 70 – 100 millones de personas a la pobreza extrema.
  • El hambre en el mundo ha aumentado: 270 millones de personas sufren una inseguridad alimentaria extrema.
  • Durante los últimos cinco años, la cobertura de inmunización ha aumentado del 72 al 85 por ciento. Esos avances se están viendo erosionados por la pandemia. La gente está gastando más del 10% de sus ingresos en atención sanitaria básica y eso ha empujado a casi 90 millones de personas a la pobreza extrema. La mayoría de los sistemas de atención sanitaria en el mundo no fueron adecuados para responder a la emergencia creada por la pandemia. El impacto de la pandemia en la salud ha recaído predominantemente en las comunidades ya marginadas y vulnerables de todo el mundo, incluidas las poblaciones indígenas.
  • La igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, que son fundamentales para la aplicación del Programa de Acción de 2030, siguen sin realizarse. La pandemia ha afectado a las mujeres y las niñas de manera desproporcionada. A nivel mundial, las mujeres constituyen el 70% de todos los profesionales de la salud. Las mujeres dedican el triple de horas que los hombres a la atención no remunerada. Al vivir en espacios confinados durante el encierro, las mujeres y las niñas corren el riesgo de infectarse. Durante el encierro, se ven obligadas a permanecer con sus abusadores y están sujetas a una pandemia de violencia en el hogar.
  • A finales de 2019, 263 millones de niños estaban sin escolarizar y 773 millones de adultos, dos tercios de los cuales eran mujeres, seguían siendo analfabetos. El cierre durante la pandemia obligó a 1.800 millones de niños a abandonar las escuelas, lo que hizo descarrilar su educación. Millones de ellos carecen de acceso a la electricidad, computadoras o Internet para continuar su educación en línea. La pobreza extrema obligará a muchos de ellos a abandonar la escuela de forma permanente y muchos terminarán en un matrimonio infantil.
  • La crisis del agua y el saneamiento está empeorando; un tercio de la población mundial está experimentando actualmente problemas relacionados con el agua. 2.200 millones de personas no tienen acceso a agua potable segura, incluidos 785 millones que no tienen ni siquiera agua potable básica y 42 millones que no disponen de un sistema de saneamiento adecuado. Las consecuencias de no disponer de agua y jabón adecuados para lavarse las manos durante la pandemia son desastrosas. La disponibilidad de agua es esencial para las personas sin hogar y las que viven en asentamientos temporales. Se están desconectando las conexiones de agua de las personas que viven en la pobreza por falta de pago. Los gobiernos y las ciudades deben pensar en el abastecimiento de agua más allá del nivel de los hogares.
  • Antes de la pandemia, la economía mundial crecía a un ritmo más lento y la crisis actual la ha perturbado abrupta y profundamente, empujando al mundo a una recesión. Esta conmoción ha resultado en la pérdida de 400 millones de empleos a tiempo completo. A nivel mundial, el 61% de los trabajadores se encuentran en el sector informal y la crisis actual ha afectado a 1.600 millones de trabajadores (la mitad de la fuerza de trabajo mundial.) Sus ingresos se reducirán en un 60%. Los jóvenes de hoy en día se han visto afectados negativamente: uno de cada seis jóvenes ha perdido su trabajo y se les llama la «generación bloqueada». En 2019, el 22% de los jóvenes del mundo o no tenían empleo o no estaban recibiendo educación o formación.
  • Siguen persistiendo las desigualdades entre los países y dentro de los países. En algunos países, el 40% más pobre sí experimentó un crecimiento de sus ingresos. Pero según el Informe ODS, en todos los países, el 40% inferior de la población recibió menos del 25% del ingreso o consumo total, mientras que el 10% superior recibió al menos el 20%. A medida que millones de personas perdían sus trabajos o cerraban sus negocios, los multimillonarios estadounidenses se hicieron 565 mil millones de dólares más ricos. El impacto de la pandemia COVID-19 ha expuesto y profundizado las desigualdades existentes.
  • Actualmente, 80 millones de personas en todo el mundo son refugiados, solicitantes de asilo o desplazados internos, que huyen de guerras, conflictos o persecuciones.
  • Según el último informe de la Oficina Internacional del Trabajo, 40,3 millones de víctimas de la trata de personas están atrapadas en la esclavitud moderna. El 71% de las víctimas del tráfico son mujeres y niñas y el 29% son hombres y niños. El 21% de las víctimas de explotación sexual son niños.

A medida que el mundo se recupera de la pandemia, deberíamos preguntarnos «¿Qué tipo de mundo post COVID-19 queremos?» Este es nuestro momento para reconstruir mejor, más inteligente y verde.

Exijamos a nuestros gobiernos que abandonen las tácticas de aislamiento nacional y que aborden la crisis sanitaria, social y económica sin precedentes con la cooperación mundial desde una perspectiva a largo plazo. Vivimos en un mundo intrínsecamente interconectado y se necesitan asociaciones para trazar un plan de recuperación transformador que no deje a nadie atrás. Si los gobiernos respondieron con urgencia a la crisis con planes de estímulo, la misma urgencia debería dirigirse a abordar el cambio climático, la atención sanitaria universal, la educación de calidad, el empoderamiento de la mujer y la igualdad entre los géneros, la vivienda adecuada, el agua y el saneamiento, la buena gobernanza, la lucha contra la pobreza, el hambre y las desigualdades estructurales.

Tenemos una oportunidad de reimaginar nuestro mundo para encontrar vías de transformación, ya que no podemos volver a lo mismo de antes. Tenemos que crear soluciones innovadoras y actuar juntos de manera solidaria para hacer frente a las injusticias estructurales y trabajar por un cambio sistémico. Aprovechemos la ola de compasión desatada por la gente de todo el mundo ante el miedo y la muerte, y utilicemos nuestros recursos de forma proactiva para proteger a las personas vulnerables y a nuestro planeta. La recuperación tiene que ser equitativa, resiliente y sostenible, para proporcionar dignidad a todos. Tenemos que aumentar nuestra ambición y acelerar la acción en la Agenda 2030. Según el Secretario General Antonio Guterres, «La Agenda 2030 es nuestra hoja de ruta y las metas y objetivos son las herramientas para llegar a ella». Esta agenda requiere voluntad política, un gobierno entero, una sociedad entera de asociaciones. Necesitamos una iniciativa de desarrollo humano que sea compatible con la protección del medio ambiente. Y «Nosotros los pueblos…» podemos y debemos marcar la diferencia.

Teresa Kotturan SCN,
representante ante la ONU
de la ONG de la Federación de Hermanas de la Caridad.

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This