últimas noticias sobre el COVID-19

«De pie fuera del fuego»

por | Ago 11, 2020 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

«Inflamar los corazones de la gente»: así es como Vicente de Paúl describía nuestra vocación.

«Por tanto, nuestra vocación no consiste en ir a una parroquia ni sólo a un obispado, sino a toda la tierra; y ¿para qué? Para inflamar el corazón de los hombres, para hacer lo que hizo el Hijo de Dios, que vino para prender fuego en el mundo, a fin de inflamarlo con su amor» (SVP ES , XII, 262).

El 31 de julio de 2020, siete hombres se abrieron a una nueva etapa de ser inflamados para servir a los pobres y en  las periferias. Cada uno de ellos fue prendido en llamas con la ayuda de familiares y miembros de la Pequeña Compañía.

Tres de ellos —Vy Nguyen, Juan Carlos Pérez, Peter Dai Tran— se convirtieron oficialmente en miembros de la Congregación de la Misión y se comprometieron a seguir alimentando una llama que ya estaba en sus corazones.

Cuatro de ellos —Alex Palacios, Milton Lara, Noe García y Wilber Meja— celebraron la finalización de su primer año en la Pequeña Compañía de Vicente, haciendo votos para continuar alimentando la llama en sus propios corazones.

Para apreciar lo que pasó, piensen en un hombre llamado Pablo escribiendo a un joven Timoteo… y a estos siete hombres… «Te recuerdo que avives el fuego del don de Dios que hay en ti« (2 Tim 1,6).

Vicente de Paúl reconoció ese fuego en su preocupación por seguir a Cristo, el Evangelizador de los Pobres. Él avivó esa llama toda su vida. Ardía con tal intensidad que otros se acercaron a ese fuego y se comprometieron a incendiar el mundo con el calor del amor de Dios. Los que vinieron después de él se dieron cuenta de que esta no es una «situación única y definitiva». Atender esa llama compromete toda la vida.

Comprender cómo se cuidan los fuegos es muy útil… especialmente para nosotros que tenemos tan poca experiencia en hacerlo. Para hacer un fuego, primero se dejan algunas ramitas secas como leña, seguidas de capas de pequeñas ramas y troncos. Luego enciendes un fósforo y prendes la leña. Las llamas se propagan, y pronto tienes un buen fuego. Calentado por el fuego en el frío aire de la noche, finalmente te quedas dormido.

Más tarde, te despiertas y descubres que el fuego casi se ha extinguido. Pero se conservan algunas brasas vivas. Te das cuenta de que no necesitas otro fósforo para volver a encender el fuego; sólo tienes que acercarte para soplar las brasas para avivarlas. Con el aumento de oxígeno, se vuelven aún más calientes. Añades pequeñas ramas y sigues abanicándolas hasta que se encienden. Luego añades troncos, y pronto tienes un fuego crepitante de nuevo.

De esto aprendemos que para inflamar el corazón de la gente se requiere atender esa llama en nuestros propios corazones. Cada uno de nosotros, de una manera u otra, tiene esa llama ardiendo en sus corazones. Nos convertimos en las llamas del amor de Dios calentándonos en medio de un mundo frío. La mayoría se centra en llevar el calor del amor de Dios a nuestras familias. Los que se comprometen en la «Pequeña Compañía» se comprometen, con la visión de Vicente, a incendiar el mundo entero con el calor del amor de Dios.

No importa nuestra forma de vida, todos podemos aprender del proceso de toda la vida de encender el fuego en nuestros propios corazones. Reconocemos la leña que estalla en llamas, nos damos cuenta de que necesitamos atender constantemente a ese fuego y reavivar esas llamas.

Los vicencianos tenemos la suerte de poder reservar períodos en nuestras vidas para reavivar esa llama. Estos siete hombres están comenzando o completando un intenso período de atención y avivamiento de las llamas que han reconocido en ellos mismos.

Mientras nos alegramos por ello, recordemos apoyar a nuestros siete candidatos en este proceso. Que su ejemplo nos recuerde que debemos avivar en llamas nuestra propia conciencia del amor de Dios y llevar el calor de ese amor a los demás.

El cantante de country Garth Brooks expresiói bien este proceso en su canción «Standing Outside the Fire»…

Hay un amor que está ardiendo
en lo profundo de mi alma,
anhelando constantemente salirse de control,
queriendo volar cada vez más alto.
No puedo permanecer de pie fuera del fuego.
de pie fuera del fuego,
de pie fuera del fuego.

La vida no se experimenta, simplemente se sobrevive
Si estás de pie fuera del fuego.

Letra completa y grabación que merece la pena leer y escuchar

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This