Evangelio y Vida para el 04 de agosto de 2020

por | Ago 4, 2020 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“El Señor es nuestro Dios”

Jer 30, 1-2. 12-15. 18-22; Sal 101; Mt 15, 1-2. 10-14.

Es increíble que un ciego a veces vea con más claridad que los que tenemos la vista.

Dios, que ve nuestro interior y no lo que aparentamos ante los demás, descubre nuestro pecado, nuestras heridas y se compadece de nosotros, como lo dice hoy el profeta Jeremías.

El evangelio, por su parte, nos recuerda que la fuente de todo lo que decimos y hacemos está en el corazón. De ahí sale nuestro egoísmo, miedo, envida, celos; pero también de ahí sale nuestro entusiasmo, solidaridad, amor, compasión y ayuda.

Entonces, tendremos que ver de qué nutrimos nuestro corazón. Cuando estamos con nuestra familia, amigos, compañeros de trabajo ¿cómo nos comportamos? ¿Ofrecemos alegría y ánimo o críticas, ofensas, dolor…?

Pidamos a San Juan María Vianey, modelo de sacerdotes y patrono de los párrocos, que a ejemplo de él llenemos nuestra vida y nuestro corazón de un amor a Dios hecho vida en la entrega y servicio a los hermanos, luchando por la salvación de sus cuerpos y también de sus almas.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Patricia de la Paz Rincón Limón

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This