Evangelio y Vida para el 03 de julio de 2020

por | Jul 3, 2020 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

«Aquí están mis manos; acerca tu dedo»

Ef 2, 19- 32; Sal 116; Jn 20, 24-29.

Sus manos, manos gloriosas, de un cuerpo resucitado, debieron haber sido muy impresionantes; con heridas profundas, con el agujerodejadopor los clavos, cicatrizadas milagrosamente, algo que no era natural. Imposible si él no fuera Dios. Y por esta razón Jesús resucitado regresa a sus apóstoles, a sus amigos, una y otra vez, hasta que todos estén convencidos de su verdadera muerte y resurrección. Pero Santo Tomás era negativo, fácil de caer en la tristeza y el desánimo por el dolor. Ese pesimismo le impide creer en la resurrección de Jesús su amigo y maestro. El testimonio de los apóstoles no fue suficiente para él en ese momento.

Jesús se dirige a Tomás: “Acerca tu dedo”; y a través de él, insiste en mostrarnos a nosotros evidencias del misterio de su amor. Quiere que lo toquemos y que creamos que por esas llagas tenemos vida, su propia vida, vida eterna. Gracias Santo Tomás por este hermoso testimonio de la Resurrección de Jesús: “Señor mío y Dios mío”.

¿Creo que Dios es más grande y más importante que mis problemas?

Señor, me pides que acerque mi dedo a tus llagas y crea en ti pero el miedo, la tristeza, las preocupaciones del trabajo, la familia, la economía, la enfermedad me impiden acercarme a ti. “¡Dentro de tus llagas escóndeme!”, sólo así me puedo abandonar plenamente en tu Providencia, porque estaré confiado y en paz.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Carmen Elisa Arteaga Solís

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This