últimas noticias sobre el COVID-19

Avanzar hacia la unidad (1 Samuel 20)

por | Jun 6, 2020 | Formación, Reflexiones | 1 comentario

En este año electoral, en Estados Unidos, una frase que vuelve a salir a la luz es «política de identidad». En lugar de centrarse en una unidad subyacente que une a las personas, se centra en lo que las hace diferentes y distintas unas de otras. En lugar de construir sobre los puntos comunes, pone el foco en sus límites: vote por esta identidad de grupo; haga la consideración más importante de llevar a uno de los suyos al poder; construya ese muro para mantener a los demás fuera. Argumentar contra esa mentalidad en algunos círculos reconocibles requeriría un coraje mayor que el promedio. Pero también sería moverse hacia el tipo de mundo que Jesús revela cuando proclama el Reino de su Padre.

En el Antiguo Testamento, Jonatán, hijo de Saúl, es una de esas personas valientes (1 Samuel 20). Su padre, por celos, quiere eliminar a David, sacarlo del círculo íntimo. «Mantengamos esta realeza en el clan, aferrándonos a ella como una posesión familiar», lo opuesto a usarla como un instrumento para unir a todos los clanes. Es Jonatán quien se arriesga a la ira de su padre al argumentar que este extraño, David, debe ser acogido. Saúl haría mejor, insiste, en considerar el poder como algo que debe ser compartido en lugar de acaparado y protegido. En palabras de san Francisco, Jonatán es un «instrumento de Su paz», que trabaja para unir, suavizar las fronteras y ampliar el sentido de identidad de los pueblos.

Especialmente en estos tiempos difíciles, ¿cómo avanzar más hacia la unidad, en lugar de la separación? ¿Cómo ayudar a los demás a ver más allá de los marcadores de identidad fuertemente sostenidos? ¿Cuáles son las formas de llevar a la sociedad que nos rodea a ensanchar y ver más allá de las fronteras, hacia la gracia del lado opuesto?

En otro lugar, Pablo escribe este «ministerio de reconciliación», el proyecto de llevar las cosas que eran dos a algún tipo de unidad. Los esfuerzos de san Vicente para salvar la brecha entre ricos y pobres fueron en esta misma misión, como lo hacen hoy los ministerios de su familia mundial. El mejor de todos los modelos para esto es, por supuesto, el Señor Jesús que, en su muerte, se interpuso entre los dos lados y abrió el camino hacia una unidad más completa.

Etiquetas:

1 comentario

  1. Ross

    Tom: Gracias, especialmente por referirnos a los esfuerzos de san Vicente para salvar la brecha entre ricos y pobres y para colaborar en la misma misión o ministerio de reconciliación de san Pablo. Para esos esfuerzos, por supuesto, sirven de modelo los del «Señor Jesús que, en su muerte, se interpuso entre los dos lados y abrió el camino hacia una unidad más completa».

    Según el Padre Maloney (http://vincentians.com/es/la-cruz-en-la-espiritualidad-vicenciana/): «La muerte de Jesús en la cruz está en relación con la opción que hizo por los pobres y los desposeídos de poder. Jesús se muestra maravillosamente libre ante los poderosos del mundo. Denuncia a los que imponen a los demás pesadas cargas. Y él mismo aparece sin poder; por eso, los opresores, los poderosos, lo rechazan».

    Así que debe formar parte también de nuestros esfuerzos el hacer frente a los poderosos (Richelieu, Mazarino, Ana de Austria; los escribas, fariseos, el zorro Herodes). Y a mi parecer, nos debe horrorizar ver a los que se plantan a la entrada de una iglesia, dedicada al Señor, fuera del cual no hay otro (Is 45, 5. 6. 18. 22), para declarar de alguna forma: «Yo soy, y no hay otro fuera de mí» (Is 47, 8. 10).

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This