últimas noticias sobre el COVID-19

Política identitaria en la Iglesia primitiva

por | May 21, 2020 | Formación, John Freund, Reflexiones | 1 comentario

Política identitaria en la Iglesia primitiva

Los judíos no podían entender cómo los gentiles eran aceptados por Dios sin convertirse primero en judíos. Esta división racial subyace en todos los conflictos de la iglesia en el libro de los Hechos (Hechos 6,15,21). Esto suena moderno, ¿verdad? La iglesia hoy en día continúa luchando con las diferencias superficiales de raza y origen nacional.

El conflicto sacudió primero los fundamentos de la iglesia justo cuando «el número de discípulos se multiplicaba» (Hechos 6,1). Pocas cosas estropean tanto la difusión del evangelio como la amargura entre los creyentes complicada por las sospechas de desigualdad.

Una de las primeras manifestaciones de amargura surgió del uso del dinero. La iglesia recolectaba fondos para los cristianos necesitados (Hechos 4,32-37), pero no se distribuía equitativamente. Las viudas que hablaban y vivían como griegas no recibían su cena diaria como lo hacían las viudas que se veían y hablaban como la gente del lugar. Esta atención desigual creó un conflicto, y el conflicto se intensificó por la «murmuración». La división prospera cuando la gente juzga a los demás por su apariencia externa.

Cortesía de FreeBibleImages.com

Un enfoque evangélico de las políticas identitarias

Sin embargo, el evangelio ofrece una respuesta única a este conflicto.

Proporciona una nueva conciencia de que por la creación cada persona está hecha a imagen de Dios (Gen 1,27) y es parte de la misma familia (Hechos 17,26). Esta unidad se profundiza con la salvación, donde experimentamos una comunión igualitaria en Cristo, sin importar nuestras diferencias físicas (Gálatas 3,28). ¡Jesús supera todas nuestras superficialidades!

El patrón en el capítulo 6 de los Hechos de los Apóstoles

¿Cómo tratará la iglesia el conflicto? ¿El fuerte intimidará al débil para que se someta? ¿Lo resolverán en el tribunal? ¿Interrumpirán su compañerismo? No.

Sorprendentemente, la respuesta al conflicto es el servicio amoroso, y pasar a un nivel superior de pensamiento. Se cita frecuentemente a Einstein diciendo algo como «Ningún problema puede ser resuelto desde el mismo nivel de conciencia que lo creó». Miren sólo un ejemplo de cómo la comunidad de la iglesia primitiva ilustró esta idea.

Siete hombres son elegidos para vigorizar la iglesia en el servicio a las necesidades de todos. Simplemente trazaron el patrón que Jesús puso ante ellos, que resolvió nuestro conflicto con Dios sirviendo nuestra necesidad (Fil 2,1-8).

A menudo leemos Hechos 6 con un enfoque en la institución del diaconado, sin darnos cuenta de que el problema subyacente era de raza, clase, etc. Leamos Hechos 6 como una solución a la política identitaria de la iglesia primitiva.

Entonces los Doce convocaron a la comunidad de los discípulos y dijeron: «No es justo que descuidemos la palabra de Dios para servir en la mesa».

Miraron el problema desde una perspectiva elevada de la llamada universal al servicio.

«Hermanos, escoged entre vosotros a siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu y de sabiduría, a quienes destinaremos a esta tarea, mientras que nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la palabra».

La propuesta fue aceptable para toda la comunidad, por lo que eligieron a Esteban, un hombre lleno de fe y del Espíritu Santo, también a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolás de Antioquía, un converso al judaísmo.

Presentaron a estos hombres a los apóstoles que rezaron e impusieron las manos sobre ellos.

¡Fueron capaces de seguir adelante!

La palabra de Dios continuó extendiéndose, y el número de discípulos en Jerusalén aumentó enormemente; incluso un gran grupo de sacerdotes se estaba volviendo obediente a la fe.

Al llegar a un nivel más alto del que estaban acostumbrados a juzgar, encontraron una verdad del Evangelio.

Ambas partes ampliaron su forma de pensar con una comprensión del Evangelio que habían perdido. Cambiaron su forma de pensar al enfocarse en la perspectiva subyacente del evangelio. Se cambió y amplió su forma de pensar.

Lo que podemos aprender

  • Buscar los principios evangélicos subyacentes en los temas específicos que enfrentamos.
  • Estar abiertos a ampliar nuestra visión de cómo abordar el conflicto.
Etiquetas:

1 comentario

  1. Fernando Miguel Yunes

    Hay una actitud humana bastante generalizada, de la cual los cristianos no escapamos, que consiste en juzgar, aceptar o rechazar a las personas a partir de adjetivaciones que ennoblecen o degradan a los individuos, de acuerdo a su condición social, origen étnico, posición ideológica, confesión religiosa, etc. El hecho de ser diferentes, el miedo a lo desconocido, el instinto de autoconservación, conducen a prejuicios y discriminaciones injustas que derivan, incluso, en violencia, injusticia y opresión. Jesús enseña que no son los adjetivos los que definen a los seres humanos sino la sustantividad de ser personas y su dignidad. Trascender las etiquetas que colocamos a los otros y descubrir sólo su rostro humano y hermano es lo que nos permitirá discernir y vivir en la dimensión superadora del amor fraternal.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This