Evangelio y Vida para el 12 de mayo de 2020

por | May 12, 2020 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“La paz les dejo, mi paz les doy”

Hech 14, 19-28; Sal 144; Jn 14, 27-31.

Mirar el mundo y tantas realidades tristes nos lleva a la conclusión que donde hay muerte, dolor sufrimiento y pobreza de corazón, hay una gran ausencia de Dios. El ser humano cada vez se aleja más de Él, y es entonces cuando cae presa de la desesperanza e intranquilidad, viviendo constantemente en la zozobra, refugiado en sus propias seguridades, sin atreverse a luchar por construir una sociedad distinta.

Jesús resucitado nos comunica su paz, que es para nosotros fuente de seguridad y protección.

Su paz no es solo una palabra, la paz surge de la vida de quien se adentra en Dios y dirige su vida por el camino del Evangelio. La paz dada por el Señor arranca de nosotros los miedos e inseguridades, para poder enfrentar la vida de manera distinta.

Nuestra permanencia en la paz no depende de nosotros, sino de hacernos disponibles a la acción de Jesús para poder recibir su paz.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Sor Elizabeth Sánchez Rangel, H.C.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This