Aprender de la forma de Dios de cambiar la historia

por | May 10, 2020 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

¿Cuál es el cambio mayor en el pensamiento humano?

A veces me pregunto cuál es el mayor cambio de paradigma o cambio sistémico en nuestro pensamiento a lo largo de la historia. Cuando lo hago, ya no pienso en la Revolución Industrial, el pensamiento de Copérnico y la comprensión de que la Tierra no era el centro del universo. Ni siquiera en la invención de la rueda o en contar historias en las pinturas rupestres de las cuevas prehistóricas. Ciertamente, todas ellas fueron significativas a su manera.

Siempre vuelvo a pensar en la Encarnación y el misterio pascual como los cambios de conciencia más significativos de la historia. El pesebre y la cruz son invitaciones a cambiar nuestro pensamiento sobre Dios, en lugar del de Dios sobre nosotros. Habíamos hecho a Dios a nuestra propia imagen y semejanza, ya fuera como un Rey todopoderoso o un viejo enojado que necesita ser aplacado. Estos dos eventos fueron invitaciones de Dios a arrepentirnos, a cambiar nuestra forma de pensar.

Pero nunca pensé mucho en lo que podríamos aprender sobre el proceso de cambio en nuestra sociedad de la forma en que Dios trabajó en la historia humana. Al reflexionar sobre cómo Dios nos cambió a través de la Encarnación y su vida, muerte y resurrección, me di cuenta de que el agente de cambio haría bien en imitar la forma en que Dios trata con nosotros. Así que primero vamos a desentrañar la amplia línea de la intervención de Dios en nuestra historia.

El modelo de Dios de provocar un cambio en nuestra forma de pensar

Dios entendió la condición humana desde el interior.

Dios se vació a sí mismo y tomó forma humana. ¡El Verbo se hizo carne! Dios se encarnó en un vientre, experimentó los valores humanos como un hijo que «creció en sabiduría, edad y gracia». La Palabra se permitió ser «maternal» en el mejor sentido de la palabra. Las madres enseñan mucho a sus hijos y suelen ser nuestras mejores animadoras. No tenemos razón para no pensar que María guió cuidadosamente sus primeros pasos, curó su primera rodilla raspada… la gama de primicias en la vida de un joven.

Jesús nos ofreció otra forma de ver a Dios… y a nosotros mismos.

Cuando Jesús «creció en sabiduría, edad y gracia» comenzó en serio a enseñarnos otra forma de ver a Dios… Dios como el padre amoroso o Abba, Emmanuel – Dios con nosotros, el Buen Pastor, etc.

  • Jesús nos dijo que había una manera diferente de pensar en Dios más allá de nuestros estereotipos arraigados en las altas y poderosas figuras de la historia.
  • Jesús nos dijo, a todos y cada uno de nosotros, que éramos importantes y nos invitó a todos a «llevarnos bien».
  • Jesús le dijo especialmente a los más pequeños de entre nosotros, aquellos que no pensaban que eran especiales, que eran especiales.
  • Jesús nos llamó a «arrepentirnos» o a cambiar nuestra forma de pensar sobre cómo somos hermanos y hermanas que se aman y respetan a pesar de nuestras diferencias.

Piensen en el Sermón de la Montaña, las Bienaventuranzas, la intimidad orante del Padre Nuestro. Él no complicó las reglas diciendo que todo lo que importaba era darse cuenta de que somos amados por Abba, el Padre Nuestro, y llamados a amar a nuestro Dios y a nuestros hermanos y hermanas como a nosotros mismos. Eso es por lo que seríamos juzgados.

Jesús no sólo expandió la forma en que podíamos pensar en Dios. Demostró con sus acciones cómo sería este nuevo mundo (reino) si viviéramos de acuerdo a esta visión.

Pero… ¡espera! Dios fue aún más lejos. Jesús nos mostró lo serio que era Dios. Él «caminó la charla» de dar la vida por el prójimo.

Jesús literalmente puso su vida al descubierto.

    Nos enseñó que la muerte y la resurrección son tan parte de la vida como un grano de trigo que cae a la tierra y da a luz una nueva vida.

Soportó el más horrible y vergonzoso de los sufrimientos conocidos entonces. La cruz de Cristo ha cambiado el significado del dolor y el sufrimiento humano, de todo tipo de sufrimiento, físico y moral. El sufrimiento y la muerte ya no son un castigo, una maldición. Fueron redimidos en sus raíces cuando el Hijo de Dios lo tomó sobre sí mismo.

¿Cuál es la prueba más segura de que la bebida que alguien te ofrece no está envenenada? Lo está en que esa persona bebe de la misma copa antes que tú. Esto es lo que Dios ha hecho: en la cruz bebió, delante de todo el mundo, la copa del dolor hasta sus heces. Así es como nos mostró que no está envenenado, sino que hay una perla en el fondo de este cáliz. (Padre Cantalmessa, predicador papal).

La raíz del mensaje de la Pascua está en esto: No hay nada que temer, nada de bloqueo, ni de derrota, ni de amenaza, ni de pérdida, ni de enfermedad, ni de muerte. La resurrección de Jesús nos asegura que al final todo estará bien, y toda forma de ser estará bien; y si no está bien… ¡todavía no es el final! (Rohr «Why Suffering?«)

Lecciones que podemos aprender sobre ser agentes de cambio

Si elegimos llevar la buena noticia a todos, especialmente a los marginados, debemos imitar a Cristo y entrar en los misterios de su muerte y resurrección.

  • Debemos asegurarnos de entrar en el mundo de aquellos a los que decimos servir.
  • Deberíamos hablar con valentía de una visión de lo que puede ser.
  • Deberíamos hablar con aquellos a los que servimos.
  • Deberíamos confiar en que Dios puede sacar el bien incluso de los males.
Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This