últimas noticias sobre el COVID-19

La pasión de Jesús y la pasión de Juan Gabriel Perboyre

por | May 1, 2020 | Espiritualidad y práctica espiritual, Formación | 0 comentarios

El Breve de Beatificación de Juan Gabriel Perboyre decía en 1889: “Un consuelo verdaderamente celeste y un honor sin igual han sido reservados por la Divina Bondad a Juan Gabriel: el hecho de que la Pasión que él ha sufrido tiene una semejanza particular con la de nuestro Redentor”.

Podemos establecer los siguientes paralelismos:

  1. “Con un bautismo tengo que ser bautizado y qué angustiado estoy hasta que se cumpla” – (Lc 12, 50)
    Juan Gabriel ha deseado toda su vida el martirio. Él dice a sus seminaristas mostrándoles el hábito de Clet, muerto mártir en 1820: He aquí el hábito de un mártir… ¡Qué honor si nosotros tuviésemos un día la misma suerte! y él expresa este deseo más de una vez.
  2. Jesús ha comenzado su Pasión después de tres años de vida pública.
    Juan Gabriel ha comenzado, también él, su Pasión después de tres años de ministerio.
  3. Jesús, en el huerto de la Agonía, exclama: “mi alma está triste hasta la muerte”
    Juan Gabriel sufre una especie de agonía espiritual que dura tres meses, durante la cual le parecía a él que Dios le había abandonado.
  4. Jesús, en su agonía, fue reconfortado por un ángel.
    Juan Gabriel, en su “noche oscura de la fe”, fue reconfortado por una visión de Jesús crucificado que disipa sus angustias y le aporta una paz profunda.
  5. Jesús fue traicionado y entregado por Judas a los soldados, por 30 denarios.
    Juan Gabriel, también él, fue traicionado y entregado por 30 taels por el hijo de un catequista.
  6. Jesús había tomado con él tres compañeros, Pedro, Santiago y Juan.
    Juan Gabriel, también tenía en el momento de su arresto tres compañeros: Thomas que le permanece fiel, como San Juan; Felipe que se escapa, como Santiago, y finalmente un viejo catequista que, más tarde, le niega, como Pedro.
  7. Jesús, en el momento de su arresto, impide a Pedro servirse de su espada para defenderle contra los soldados.
    Juan Gabriel prohibió a su discípulo Thomas usar la violencia para defenderle contra los soldados venidos a arrestarle.
  8. Jesús fue tratado como un criminal. “Como contra un salteador habéis salido a prenderme con espadas y palos” (Mt 26, 55).
    Juan Gabriel fue tratado brutalmente cuando fue arrestado, cargado de cadenas y golpeado como un bandido.
  9. Jesús fue arrastrado de un tribunal a otro, delante de Caifás, Anás, Herodes y Pilatos.
    Juan Gabriel, también es arrastrado de tribunal en tribunal, tribunal militar y tribunal de crímenes, en la Su-Prefectura, en la Prefectura y en la capital de la Provincia delante del gobernador y el vice-rey.
  10. Jesús es ayudado por el Cirineo en el camino del suplicio. (Mc 15, 21).
    Juan Gabriel, exhausto, inspira compasión a un letrado, Lieou Kiou Lin, que le hizo transportar a su costa en un palanquín y lo acompañó incluso durante los dos días que dura el viaje después del arresto.
  11. Jesús fue maltratado, injuriado, insultado escupido y azotado.
    Juan Gabriel fue cruelmente golpeado con correas de bambú y cuero, escupido en la cara y azotado.
  12. Jesús fue abandonado por los suyos, excepto por Juan y las piadosas mujeres.
    Juan Gabriel tuvo el dolor de ver a dos tercios de los cristianos, arrestados y encarcelados con él, apostatar de su fe. Solamente algunos le permanecieron fieles.
  13. Jesús fue negado por Pedro.
    Juan Gabriel tuvo el dolor de ver a su viejo catequista Li, que estaba muy pegado a los misioneros, negando tanto su fe como a su maestro. Vencido por los tormentos, incluso llegó a insultarlo y golpearlo.
  14. Jesús fue vestido con un manto de púrpura en casa de Herodes y enviado a Pilatos como un rey de comedia.
    Juan Gabriel, por orden del mandarín, fue revestido con los ornamentos sacerdotales, y entregado de este modo a las burlas del populacho.
  15. Jesús guarda silencio delante de Pilatos.
    Juan Gabriel, después de haber confesado su fe, aguanta los suplicios en silencio y con una paciencia heroica.
  16. Jesús desde lo alto de la cruz, ora por sus verdugos.
    Juan Gabriel, en medio de una sesión de tortura, se pone de rodillas para agradecer a Dios haberle permitido sufrir por su nombre y reza por sus verdugos.
  17. Jesús absuelve al buen ladrón diciéndole: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”.
    Juan Gabriel, en medio del tribunal, da muchas veces la absolución a los apóstatas arrepentidos.
  18. Jesús escuchó los insultos de los fariseos y de la gente que le decían: “Si eres el Hijo de Dios, baja ahora de la cruz y sálvate a ti mismo.”
    Juan Gabriel escuchó esta blasfemia de boca del vice-rey: “Ahora que sufres, ruega a tu Dios que te libre de mis manos”.
  19. A Jesús, en el calvario, le dieron a beber hiel y vinagre.
    Juan Gabriel, para eliminar un encantamiento, que según el juez, le hacía insensible al dolor, fue condenado a beber la sangre caliente de un perro con la garganta cortada.
  20. Los soldados, para burlarse de Jesús, le hicieron una corona de espinas y se la pusieron en la cabeza.
    Juan Gabriel sufrió un suplicio análogo: se le graban sobre la frente, en caracteres chinos, con un puntero enrojecido en el fuego, etas palabras: “Propagador de una secta abominable”.
  21. Jesús, en lugar del gozo que se le proponía soportó la cruz sin miedo a la ignominia. Heb. 12, 2.
    Juan Gabriel marcha al suplicio con alegría y su rostro se torna todo radiante.
  22. Jesús sube al calvario con dos bandidos.
    Juan Gabriel fue conducido a la muerte con muchos criminales que fueron ejecutados al mismo tiempo que él.
  23. Jesús, desde lo alto de la cruz, grita: “Padre, en tus manos pongo mi espíritu. (Lc. 25, 46).
    Juan Gabriel, llegado al lugar de las ejecuciones, se arrodilla, levanta los ojos al cielo y encomienda su alma a Dios.
  24. Jesús, en la cruz, veía a los verdugos repartiéndose sus vestiduras.
    Juan Gabriel iba a ser atado a la cruz, los verdugos contaban con sus ropas, que compartirían después de su muerte, pero sus discípulos las redimieron, así como los instrumentos del suplicio para conservarlos como reliquias.
  25. “Jesús ha sufrido la muerte fuera de la Puerta.” (Heb. 13, 12).
    Juan Gabriel ha sido ejecutado fuera de la villa, en el lugar de las ejecuciones.
  26. Jesús fue clavado en la cruz.
    Juan Gabriel fue atado con cuerdas a una horca en forma de cruz y estrangulado.
  27. Jesús murió el viernes a las tres de la tarde.
    Juan Gabriel murió, también él, un viernes por la tarde.
  28. Jesús recibió un golpe de lanza en el costado derecho por un soldado romano para asegurarse que estaba verdaderamente muerto.
    Juan Gabriel recibió, también, el golpe de gracia: una patada violenta en el vientre por parte de uno de los soldados.
  29. Jesús suscita la compasión de las mujeres piadosas, la profesión de fe del centurión y los remordimientos del pueblo.
    Juan Gabriel suscita parecidos sentimientos en los paganos, corriendo en multitud, que murmuraban y protestaban contra la sentencia del tribunal.
  30. Jesús aparece a Pedro, a Magdalena y a los Once discípulos.
    Juan Gabriel se apareció al letrado pagano, su buen cirineo, que estaba enfermo y al final se convirtió. Apareció a otras personas dignas de fe. Una gran cruz apareció en el cielo en su muerte y fue vista por una multitud de gente, incluso desde muy lejos.
  31. Jesús, al pie de la cruz, vio a su Madre llena de sublime resignación.
    La madre de Juan Gabriel, al enterarse de su muerte, dice: Por qué debería yo dudar en hacer a Dios el sacrificio de mi hijo; la Virgen santa no ha dudado en hacer el sacrificio del suyo para nuestra salvación.
  32. Los responsables de la muerte de Jesús tuvieron un triste final: Herodes y Pilatos fueron depuestos y murieron miserablemente en el exilio. Judas se ahorcó. Caifás fue destituido al final de un año.
    Los responsables de la muerte de Juan Gabriel terminaron también miserablemente: El mandarín que le hizo arrestar fue depuesto y se ahorcó; el vice-rey tan cruel fue denunciado al emperador, despojado de sus bienes y enviado al exilio. Otros fueron condenados al exilio o murieron prematuramente.

André Sylvestre, CM
Traducido del francés por Félix Álvarez Sagredo, CM.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This