últimas noticias sobre el COVID-19

Nuestros pequeños y el Covid-19

por | Abr 29, 2020 | Noticias, Presencia en la ONU | 0 comentarios

La pandemia mundial ha puesto a prueba a los gobiernos de todo el mundo en lo que respecta al cuidado de todos mientras que el COVID-19 se propague por las comunidades, causando graves enfermedades, muertes y caos económico y social.

Los niños no parecen ser objetivos prioritarios de la enfermedad. Aunque pueden enfermar y algunos han muerto, es en un número mucho menor que las personas mayores de 65 años o con problemas médicos añadidos. Gracias a Dios… pero sigan atentos a las necesidades de los niños y las familias.

Según UNICEF, los niños pueden ser las víctimas ocultas del COVID-19 a medida que los sistemas de salud se estresan, las fronteras se cierran y las escuelas y negocios se cierran. Los niños pueden no entender «virus», «anticuerpos», «vacuna» o «distanciamiento social». Pero sí entienden la pérdida si sus padres están incapacitados, si sus abuelos o seres queridos mueren de una enfermedad. Entienden que, cuando sus padres pierden sus trabajos, algo está muy mal. Entienden el hambre y si deben mudarse de su casa. Entienden que, si no pueden asistir a la escuela, su mundo no está bien. Entienden el «miedo» y cuándo se sienten asustados y amenazados. Estos sufrimientos están afectando a nuestros niños durante esta crisis y al futuro de todos. Mientras los gobiernos y las comunidades luchan contra esta terrible pandemia, debemos asegurarnos de atender el sufrimiento de nuestros niños.

El UNICEF sugiere un programa de acción para proteger a los niños más vulnerables de los daños, mientras damos prioridad a las estrategias para hacer frente a los desafíos de la pandemia y más allá:

  1. Mantener a los niños saludables. Preservar y fortalecer los sistemas de salud y alimentación, para que los niños puedan seguir siendo resistentes al virus y a otros que puedan surgir.
  2. Asegurarse de que se dispone de instalaciones de agua, saneamiento e higiene para que sea posible un lavado de manos adecuado. Casi tres millones de personas en todo el mundo carecen de una instalación básica para el lavado de manos con agua y jabón en sus hogares.
  3. Mantener a los niños aprendiendo. En algunos países, el aprendizaje se ha trasladado «en línea» a medida que las escuelas cierran, por lo que hay cierta continuidad. Sin embargo, la «brecha digital» se está mostrando como un «abismo digital», ya que vemos el pequeño número de países y hogares donde esto es posible. Además, los cierres anteriores durante brotes como el Ébola nos han demostrado que los escolares, especialmente las niñas que están fuera de la escuela durante largos períodos de tiempo, tienen menos probabilidades de volver cuando las aulas se vuelven a abrir. También hemos aprendido del pasado que este puede ser un momento en que los niños son trasladados a la fuerza de trabajo o peor aún, vendidos como esclavos.
  4. Apoyar a las familias para cubrir sus necesidades y cuidar de sus hijos. Muchos de los niños del mundo ya viven en la pobreza. Mientras los padres luchan por mantener sus medios de vida, los gobiernos deben ampliar las medidas de protección social proporcionando redes de seguridad y transferencias de efectivo, protegiendo los puestos de trabajo y conectando a las familias con la atención sanitaria, la nutrición y la educación que salvan vidas.
  5. Proteger a los niños de la violencia, la explotación y el abuso. Los niños corren un mayor riesgo cuando las escuelas están cerradas y los servicios sociales se interrumpen. La crisis del Ébola provocó picos en el trabajo infantil, negligencia, abuso sexual y embarazos de adolescentes. Se necesita una mayor conciencia de estos riesgos, políticas y programas que permitan a los niños vivir sin violencia.
  6. Proteger a los niños refugiados y migrantes y a los afectados por el conflicto. Sólo hay un aspecto más triste que las familias que escapan de un conflicto armado o de un desastre natural corriendo para salvar sus vidas con sus pertenencias en pequeños paquetes. Son las imágenes de familias hacinadas en campos de refugiados o, peor aún, de niños separados de sus familias en estos campos. Corresponde a la comunidad mundial unirse en una respuesta humanitaria para apoyar a los niños más vulnerables —aquellos arrancados de sus familias y hogares— para atender sus necesidades sanitarias y educativas, defender sus derechos y protegerlos de la propagación del virus.  Estos niños no deben ser olvidados.

El virus, por el momento, parece estar respetando a nuestros niños. Pero, si no protegemos a nuestros niños mientras lidiamos con la pandemia, nuestros niños pueden convertirse en sus víctimas olvidadas.

Por Mary Ann Dantuono, Esq.
Representante de la ONG AIC en la ONU.

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This