últimas noticias sobre el COVID-19

¿Dónde te sitúas sobre acabar con el sinhogarismo?

por | Abr 22, 2020 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

«¿Me siento entusiamado por terminar con la falta de hogar?» Esa pregunta se planteó en la Comisión de Desarrollo Social de las Naciones Unidas 58 (CSocD58), el pasado mes de febrero. Resonó en mí, ya que acto seguido un orador dijo: «Si nos apasiona acabar con la falta de hogar, la falta de hogar terminará». Fue un momento WOW! ¿Qué pasaría si yo, si el colectivo nosotros, tuviera la pasión de acabar con la falta de hogar? Así que, cuando me pidieron que escribiera un artículo para el sitio web de Famvin, quería que fuera sobre la falta de vivienda. ¿Pero qué decir? ¡Se ha dicho tanto! Chris Herlinger, de National Catholic Reporter, escribió varios artículos estupendos en Global Sisters Report sobre lo que pasó en CSocD58. Dos libros recientes ofrecen ideas: Sacred Shelter: 13 Journeys of Homelessness and Healing, editado por Susan Celia Greenfield, y Street Homelessness and Catholic Theological Ethics, editado por James F. Keenan y Mark McGreevy.

Así que decidí dar lugar a la voz, la sabiduría y la pasión de tres colegas y los grupos con los que están involucrados. Están comprometidos diariamente y apasionados por terminar con la falta de vivienda, cada persona, cada grupo de una manera muy diferente.

Un colega, Marc Greenberg, Director Ejecutivo de la Asamblea Interreligiosa de Sinhogarismo y Vivienda (https://www.iahh.org/) en la ciudad de Nueva York compartió. «Sí, de hecho, estoy muy apasionado por acabar con la falta de vivienda. ¿Por qué? Dos razones principales: 1) porque los que no tienen hogar son mis hermanos y hermanas y miembros de la misma familia humana que yo; y 2) porque creo que trabajando juntos, como ciudad, como sociedad, tenemos la capacidad de virtualmente acabar con la falta de hogar a largo plazo». Marc, a través de la IAHH, capacita a comunidades de fe, como las Hermanas de la Caridad de Nueva York, para que colaboren con otros grupos comprometidos a poner fin a la falta de vivienda y a asegurar una vivienda segura y asequible. Más adelante en este artículo leerán sobre algunos de los notables pasos que se están dando para lograr este objetivo.

James Addison, miembro del equipo de Life Experience Faith Sharing Associates (LEFSA), patrocinado por las Hermanas de la Caridad de Nueva York, declaró: «Sí, estoy muy apasionado por acabar con la falta de vivienda. Yo mismo fui un sin techo durante bastantes años y conozco las penurias y los traumas que se asocian con el hecho de ser un sin techo.  Gracias a la ayuda que me dieron a través de Dios y de la gente que se preocupa por acabar con la falta de hogar, ahora dedico mi vida a ayudar a los que aún no tienen hogar». Una visita a la página web de la LEFSA ofrece una visión de la singularidad del programa, (https://scny-lefsa.org/). Tengo el privilegio de conocer a James Addison desde los primeros días de LEFSA. A lo largo de los años, James y otros líderes de equipo han sido testigos del poder de la fe, la esperanza y el amor y han capacitado a las personas que alguna vez estuvieron sin hogar, no sólo para ayudarse a sí mismos y a otros, sino para trabajar por un cambio sistémico para acabar con la falta de hogar. Sus días de liderazgo cada mes y otras reuniones de grupo son poderosas y transformadoras, incluso para el participante ocasional, como yo.

Matthew Janeczko, Director Ejecutivo de la Corporación de Desarrollo de Viviendas de las Hermanas de la Caridad, patrocinada por las Hermanas de la Caridad de Nueva York, supervisa una organización multifacética muy compleja que ofrece alojamiento permanente a grupos específicos de personas que, de otro modo, podrían quedarse sin hogar. Matt explica: «Una persona que experimenta la falta de hogar no es simplemente una persona que vive en la calle. Se le dan designaciones específicas, sin techo, protegido, etc. En segundo lugar, las personas no tienen hogar porque están pagando otras facturas (teléfono móvil, educación, comida). Muchos tienen hambre y frío porque necesitan pagar el alquiler. Evitar que alguien se quede sin hogar es tan valioso como sacar a alguien de la falta de hogar y, en cierto sentido, es más fácil (¡o debería serlo!). El modelo vicenciano de acabar con la falta de hogar une lo práctico con lo estructural, y, en un área como la vivienda, esto es especialmente importante.» Visite https://sistersofcharityhousing.org/ para ver el aliento, la profundidad y la respuesta Setoniana-Vincenciana de Charity Rising Today. Estamos agradecidos a las Juntas Directivas, al personal, a los administradores y a los voluntarios que demuestran respeto, integridad, compasión y excelencia al acompañar a las personas que antes no tenían hogar o eran vulnerables. Los felicitamos por la perseverancia, paciencia y resistencia que necesitan para dominar la complejidad de los procedimientos, políticas y leyes que, a menudo, cambian o necesitan ser cambiadas para hacer frente a nuevas necesidades, programas y estructuras.

Le pregunté a Marc Greenberg qué le gustaría decir a la Familia Vicenciana que está comprometida a terminar con la falta de hogar. Aquí están las palabras de Marc:

En este momento de nuestra historia, hacer grandes progresos para terminar con la falta de vivienda a largo plazo es realmente posible. En nuestra ciudad (la ciudad de Nueva York). En nuestra sociedad, tenemos los recursos y la experiencia para terminar con la falta de vivienda a largo plazo. Digo «falta de vivienda a largo plazo» porque la falta de vivienda sólo debería ser un fenómeno a corto plazo. La falta de vivienda sólo debería ocurrir en caso de una emergencia natural —como una inundación, un incendio, etc.— o en el caso de una emergencia personal, como la violencia doméstica, el desalojo, la pérdida del trabajo, una lesión física o un problema médico, o un desafío emocional o psicológico que lo incapacite temporalmente para mantener su propia vivienda. Hay un impulso actual en la ciudad de Nueva York y el estado de Nueva York que, en mis 35 años de trabajo, nunca antes había visto. En los últimos 5 años, hemos experimentado avances en la política pública que han hecho lo siguiente:

  1. proporcionar abogados gratuitos («Derecho a un abogado») y otras asistencias en el tribunal de vivienda, lo que ha dado como resultado hasta ahora una reducción del 41% en los desalojos;
  2. conseguir una «congelación de alquileres» de 2 años en contratos de un año por primera vez desde el inicio de las regulaciones de alquiler hace más de 40 años,
  3. lograr un compromiso colectivo del alcalde y el gobernador para producir 35.000 unidades de vivienda de apoyo en todo el estado en un período de 15 años,
  4. aprobar una renovación de las leyes de alquiler más fuerte que en cualquier otro momento desde el establecimiento de las protecciones de alquiler en la ley de la ciudad de Nueva York, que exige una reserva del 15% para los hogares sin hogar en prácticamente todos los proyectos de vivienda financiados por la ciudad, lo que se prevé que dé lugar a 1.000 unidades adicionales de vivienda para personas sin hogar por año en el futuro.

En este contexto, la Asamblea Legislativa del Estado de Nueva York está estudiando un proyecto de ley (Apoyo a la Estabilidad de la Vivienda) que dedicaría importantes fondos (creo que 500.000 dólares) a pagar los subsidios de alquiler para ayudar a las personas a salir de los refugios o a pagar sus alquileres en el lugar donde viven actualmente, pero que apenas pueden permitírselo. Redirigir parte de los 3.000 millones de dólares de gastos que se están gastando ahora en los refugios para personas sin hogar permitirá que esto suceda. El Consejo de la Ciudad de Nueva York está considerando un proyecto de ley que ampliaría el actual proyecto de ley sobre el «derecho a la asistencia letrada» para cubrir más que sólo a las personas de ingresos extremadamente bajos y reducir aún más los desalojos.

EN ESTE CONTEXTO, la oportunidad de un progreso aún mayor sólo depende del nivel de visibilidad de estos temas y oportunidades y el compromiso del público y, en particular, de las personas de fe, puede aportar a este momento.

La última frase de Marc enfatiza la postura que la gente de fe está llamada a tomar. Marc desafía a las personas de fe, a NOSOTROS, a trabajar juntos en grupos, coaliciones y movimientos para hacer más VISIBLE la falta de vivienda y para cambiar las leyes, políticas y estructuras que crean el problema.

James Addison nos recuerda que «ser un sin techo no es estar indefenso. La gente que no tiene hogar quiere lo mismo que los demás: un lugar seguro, asequible y decente para vivir.  Estos son los temas por los que debemos luchar para acabar con la falta de hogar.  ¿Por qué, en el país más rico del mundo, nuestros niños son la mayor población sin hogar de la ciudad de Nueva York?» La gente de la LEFSA está liderando el camino para nosotros. Ellos abogan por políticas y leyes justas. Muchos de ellos se unen a la AIH y otras coaliciones, parados frente a la oficina del gobernador Cuomo en Manhattan, visitando a un político, o en el ayuntamiento para exigir justicia.

Entonces… ¿dónde estoy yo? ¿Cuál es tu posición sobre el fin de la falta de vivienda? ¡Invito a todos a que nos hagamos esta pregunta! De hecho, el siguiente ejercicio puede serles útil. Miren a su derecha y escojan un lugar en el piso que represente el número «0» (nada apasionante) y a su izquierda un lugar en el piso que represente el número «10» (muy apasionante). Tómese un momento para preguntar: «¿Dónde elijo pararme a lo largo del continuo?» y muévase a ese lugar. Permítase un tiempo para notar dónde elige pararse y los sentimientos, emociones y reacciones que afloran. Este es un ejercicio muy poderoso, especialmente cuando se hace en grupo. Nos permite experimentar y notar nuestros propios valores y modelos mentales subyacentes y los de los demás que entran en las elecciones que hacemos. También nos desafía a pensar y decidir de nuevo ya que el ejercicio continúa preguntando, «Con lo que he oído y las ideas que he recibido, ¿quiero pasar a otra posición?» Sé que también estoy en diferentes lugares cuando considero donde está mi mente, donde está mi corazón, donde está mi cuerpo.

Mientras nos preguntamos, «¿Dónde estoy en mi compromiso de acabar con la falta de vivienda?», les dejo con las palabras de James Addison: «¿Cómo podemos decir que nos amamos si no conocemos el dolor del otro? La gente está sufriendo. Todos debemos sanar juntos. Todo el mundo tiene una historia». Que recordemos que la historia de cada persona es tan única y especial como la persona. Subyacentes a la mayoría de las historias, si no a todas, están el dolor, la separación, el duelo, la pérdida… de un ser querido, del sentido de sí mismo, del trabajo, de la esperanza, de las relaciones y las estructuras de apoyo. Tal vez, la mayor pérdida es el fracaso de la sociedad para abordar los problemas sistémicos que causan la falta de vivienda. Que nos tomemos el tiempo para escuchar las historias, para compartir el dolor de cada uno, para sanar juntos: como individuos, como sociedad, y en nuestros sistemas.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This