últimas noticias sobre el COVID-19

¡El sol nunca se pone en la Familia Vicenciana!

por | Abr 19, 2020 | Dee Mansi, Familia Vicenciana, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

¡Somos UNO! He hablado y escrito a menudo de esto, y ahora más que nunca este sentido de unión de la humanidad ¡se ha mostrado ante nosotros mediante un virus! Hoy día, hablamos a menudo sobre las publicaciones favoritas de los medios sociales «volviéndose virales». ¡Ahora, sabemos cómo se siente ser parte de esta masa viral de la humanidad que no favorece a nadie e incluye a todos!

«Para seguir adelante, debemos reconocer que, en medio de la magnífica diversidad de culturas y formas de vida, somos una sola familia humana y una sola comunidad terrestre con un destino común» (Preámbulo de la Carta de la Tierra, «convertir la conciencia en acción para una tierra próspera»)

En la creciente conciencia de que somos UNO, encontramos soledad, aislamiento. Estás deseando conectar, ¿no es así? Se puede encontrar algo de consuelo en John O’Donoghue en esta cita de Anam Cara;

«La soledad es una de las cosas más preciosas del espíritu humano. Es diferente del aislamiento. Cuando estás aislado, te vuelves muy consciente de tu propia separación. La soledad puede ser un regreso a tu propia pertenencia más profunda. Una de las cosas maravillosas de nosotros como individuos es lo inconmensurable que hay en nosotros. En cada persona, hay un punto de absoluta desconexión con todo lo demás y con todos. Esto es fascinante y aterrador. Significa que no podemos seguir buscando fuera de nosotros mismos las cosas que necesitamos desde dentro. Las bendiciones de las que tenemos hambre no se encuentran en otros lugares o personas. Estos regalos sólo pueden ser dados a ti, por ti mismo. Están en el hogar, en el corazón de tu alma«.

El 11 de marzo de 2020, una ceremonia en Mill Hill, Londres, Reino Unido, celebró la integración de las Hijas de la Caridad de Gran Bretaña y Australia en UNA Provincia llamada en honor a la Beata Rosalía Rendu. Esta fue la última vez que estuve en público, ya que dos días después, nuestro Gobierno estableció condiciones de cuarentena para todo el país. Tratamos de no abrazarnos, y mantener nuestra distancia era imposible mientras escuchábamos atentamente la charla de sor Marie Raw sobre el trabajo inspirador de Rosalie Rendu, incluso durante una época de cólera y enfermedades virales.

¡Cómo sonreímos mientras se plantaba el eucalipto, elegido cuidadosamente para reflejar el plantado en suelo australiano, pero un tipo seleccionado cuidadosamente para adaptarse al suelo y el clima británico! Reflexionando ahora, pienso en ese árbol de eucalipto que se asienta, extendiendo sus raíces, sintiendo el calor creciente del clima de la primavera británica, y me alegro. ¡Significa ESPERANZA!

Como Henri Nouwen escribe: «La esperanza nos libera para vivir en el presente, con la profunda confianza de que Dios nunca nos dejará».

La distancia geográfica de más de 10.000 millas entre las Hermanas en Australia y Gran Bretaña ha demostrado no ser una barrera para el carisma común, con el mismo conjunto de valores y el compartir espiritual. De hecho, cualquier diferencia es una fortaleza, porque al compartir sus experiencias, las Hermanas aprenden unas de otras y refuerzan la eficacia de su trabajo para servir a los pobres.

Estoy ENCANTADA por ser una de las 4 millones de personas de la Familia Vicenciana.

Este sentimiento de «familia» es real, y he tomado prestada la ilusión de sor Marie de que el sol nunca se pone en la Provincia de Rosalía Rendu para incluir a toda la Familia Vicenciana. Sor Marie dijo: «el sol nunca se pondrá en nuestra Provincia: en algún lugar, alguien siempre estará sirviendo a los pobres«.

Sé que a dondequiera que vaya en este mundo, y ciertamente en los 156 países en los que la Familia Vicentina está presente, puedo sentirme instantáneamente en casa. Nos sentiremos bienvenidos por nuestra «familia» que lucha por la justicia social para con los más vulnerables de la sociedad, mientras atienden a los pobres de forma gentil, sencilla, humilde y eficaz.

Hubo un momento encantador en febrero de 2020, que ilustra esto, cuando las recién llegadas Hermanas de la Caridad de Untermarchtal, Alemania, llegaron para establecer un centro en Nairobi, Kenya, para atender a los niños discapacitados de la Diócesis. Quedé encantada por su entusiasmo en la nueva misión, y me deleité al ver el letrero del Centro DREAM de las Hijas de la Caridad, que incluía las palabras … San Vicente de Paúl. Llegaron sabiendo muy bien que serían recibidas con los brazos abiertos, ¡y así fue!

Bendiciones mientras profundizan intensamente en esta Pascua. Que se sientan abrazados por el calor de Dios al levantarse, renovados. Que Dios los bendiga. Dios nos bendiga a todos.

Dee Mansi es seglar, miembro de AIC y de la Comisión de Colaboración Vicenciana; directora de escuela jubilada, inspectora de escuelas y profesora de liderazgo en educación. Dee es irlandesa, vive en Londres con su marido y su hijo, y viaja por Europa y por todo el mundo.

Las opiniones expresadas son las propias de la autora.

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This