Evangelio y Vida para el 7 de abril de 2020

por | Abr 7, 2020 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“No puedes seguirme ahora, pero me seguirás después”

Is 49, 1-6; Sal 70; Jn 13, 21-33. 36-38.

El momento es confuso, como bien lo ha plasmado Da Vinci en su famosa pintura de la última cena. Jesús acaba de anunciar que uno de sus discípulos lo va a entregar, hay   quizás   indignación,  incredulidad, sospecha, oscuridad… ¡es de noche! ¿Qué hay en el corazón acelerado de cada uno? ¿Qué hay en el de Judas Iscariote? ¿Qué pasa en nuestro corazón cuando vemos todo negro, cuando nos desesperamos ante los problemas y dificultades inherentes a nuestra humana naturaleza?

Podemos hacer dos cosas:

  • “Entregar” a Dios, renunciando a Él y culpándolo por su silencio, o bien,
  • Entercarnos en seguirle como discípulos que se fían de su Maestro porque lo han acompañado entre tropiezos y caídas hasta la cruz, han sido testigos de su resurrección y han sido colmados de su espíritu.

Excepto Judas, Pedro y los discípulos optaron por esta última opción, tuvieron que hacer ese camino, y se convirtieron en cimientos de la iglesia naciente. Después les siguieron una inmensa multitud de santos, recorriendo el mismo camino, que nos invitan a ti y a mí a hacer lo mismo. ¿Estás dispuesto? ¿Cómo?

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Sor María del Pilar Méndez Gallegos H.C.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This