Evangelio y Vida para el 31 de marzo de 2020

por | Mar 31, 2020 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

«Cuando hayan levantado al Hijo del hombre, entonces sabrán que Yo soy»

Num 21, 4-9; Sal 101; Jn 8, 21-30.

Estamos muy acostumbrados a la imagen de Jesús en la cruz, es una de las imágenes más difundidas del cristianismo, sin embargo, casi nunca reparamos en meditar la cruz como el lugar de la manifestación divina de Jesucristo. El evangelio de Juan remarca que es en la cruz donde mejor se conoce al Hijo de Dios, pero no porque seamos amantes del sufrimiento sino porque la cruz expresa la fidelidad a la causa del reino de Dios.

Siempre que en nuestro mundo exista la tentación de dudar sobre Jesús, es necesario volver a la cruz para comprender el misterio de la entrega fiel, del amor desbordado.

La cruz nos indica, es una brújula que orienta. En nuestras dificultades es importante contemplar lo profundo, ver la fidelidad que está a la base de los esfuerzos que cada uno vive día a día. No se trata de acostumbrarnos al dolor, no hay nada más ajeno a Jesús y su causa, que una falsa idea de la cruz.

Ni Jesús debía soportar la cruz, ni nosotros acostumbrarnos al sufrimiento, es importante mirar el esfuerzo que la humanidad hace por aliviar el dolor de los crucificados.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Diác. Félix Armando González M. C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This