Las personas sin hogar tienen algo que decir en la ONU

por | Mar 2, 2020 | Noticias | 0 comentarios

Una energía tangible impregnó las Naciones Unidas en Nueva York durante el reciente 58º período de sesiones de la Comisión de Desarrollo Social. El evento de 10 días concluyó recientemente y se centró en «Viviendas asequibles y protección social para todos para acabar con la falta de vivienda». Los representantes de la Familia Vicenciana esperaban una resolución que debía ser finalizada el miércoles. Se espera que el documento contenga una definición de la falta de hogar y una llamada a contar las personas que experimentan la falta de hogar, para que se pueda monitorear el progreso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las voces de las personas sin hogar y el sentido de colaboración entre la sociedad civil, el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas y los países para centrarse en una cuestión específica despertaron una gran energía.

«Pasó de ‘comprometerse’ a ‘moverse’ rápidamente», comentó un observador de un panel del viernes en el que las personas sin hogar contaron sus historias. En algunos casos, los panelistas se quedaron sin hogar debido a los abusos.   En un cambio de roles, los panelistas, que normalmente responden a las preguntas, las hicieron a la audiencia, alentando a los miembros de la Comisión a pasar de la retórica a la acción.

«¿Qué pasa con la mercantilización de la vivienda?», preguntó Liz Madden, que experimentó la falta de vivienda en Irlanda.  Se refirió al cambio de la vivienda de un lugar de formación social, seguridad y cuidado, a uno con fines de lucro, con casas mejoradas, traspasadas y vendidas a precio de oro, destruyendo vecindarios y poniendo la vivienda fuera del alcance de muchos.

«¿Qué ESTÁN ustedes haciendo?», preguntó otro panelista de la audiencia en la Sala de Conferencias 4.

Estaba claro que los servicios para las personas que se enfrentan a la falta de vivienda no deberían ser «de talla única» porque la experiencia de cada individuo es diferente. Y que las personas que experimentan la falta de hogar, comprensiblemente, quieren participar en las decisiones que les afectan.  «Nada sobre nosotros sin nosotros», se podía escuchar el eco de la sala.

A principios de la semana, en un panel moderado por Mark McGreevy, James Abro ofreció sus puntos de vista sobre la falta de vivienda en Nueva York.  Los cambios en los valores sociales y las prácticas económicas están llevando a picos en la desigualdad de ingresos, la falta de vivienda y los disturbios, dijo.

«Aclaremos esto ahora mismo», dijo Abro. «No existe tal cosa como la falta de hogar. Sólo hay individuos que experimentan el desplazamiento de sus viviendas y la razón por la que lo hacen es tan única y variada como hay estrellas en el cielo».

Abro se quedó sin hogar después de cuidar de un padre. Una vez que logró la estabilización de la vivienda, escribió sobre sus experiencias de desplazamiento, señalando que el concepto y la función misma del hogar habían cambiado drásticamente.

La mayoría de las personas desplazadas con las que se encontró eran más jóvenes de una generación o más, dijo Abro. «El concepto de hogar que yo y otros de mi generación disfrutábamos, un lugar seguro y estable para crecer, no había estado disponible para ellos», observó.   «Los jóvenes tenían padres con trabajos mal pagados, a veces más de uno. Las casas ya no eran valoradas como lugares estables para que la familia creciera; ahora eran productos básicos que se compraban y vendían en un mercado de viviendas volátil a propósito».

«Cuando se invierte en casas para obtener ganancias rápidas, también se invierte en personas y sus familias, creando déficits humanos a largo plazo», dijo Abro.

El panelista Chris Gardner, cuyas experiencias en la calle fueron retratadas en la película The Pursuit of Happyness, hizo referencia a los inmigrantes, señalando que el 2 por ciento de toda la población está en movimiento, por conflictos, revolución, cambio climático, drogas y guerra.

«Sé lo que significa agarrar a tu hijo, todo lo que puedas cargar, y correr por tu vida», dijo Gardner, recordando una experiencia de la infancia durante la cual su madre, su hermana y él recogieron rápidamente sus pertenencias personales y escaparon de la violencia doméstica huyendo a otro hogar.

Gardner dijo que los corazones se endurecen, los sentidos se adormecen y la empatía se vuelve inexistente.  «Eso nunca cambiará hasta que nosotros, como ciudadanos globales, líderes, partes interesadas y responsables de las políticas ‘sumemos el poder de uno'», dijo.

«Se agrega», dijo Gardner, «si todos nos hiciéramos una simple pregunta, ‘¿qué pasaría si ese fuera yo y mi familia?  ¿Y si esa fuera mi madre?  ¿Mi padre? ¿Y si esa fuera mi hermana, mi hermano, mi hijo, mi hija?»

«Cuando haces esa pregunta, añades la humanidad a la ecuación de la globalización», comentó Gardner. «Y si todos nos preguntamos en cada reunión política, cada sesión de planificación, cada ayuntamiento y charla junto a la chimenea, esa pregunta podría infundirse, encenderse e inyectar el poder de uno en la ecuación de la globalización».

Gardner dijo que debemos incluir a las mujeres trabajadoras entre las que corren el riesgo de quedarse sin hogar. Hay partes de los EE.UU. donde las mujeres trabajadoras que ya están pagadas menos que sus colegas masculinos, tienen un miedo muy tranquilo – «¿Qué pasa si algo sucede. ¿Qué pasa si pierdo mi trabajo?  ¿Qué pasa si mi marido pierde su trabajo?»

La Comisión de Desarrollo Social es una de las principales formas en que la sociedad civil puede influir en las políticas relacionadas con las cuestiones sociales.  La Familia Vicentina estuvo muy presente, con Dame Louise Casey y Mark McGreevy, del Instituto de los Desamparados Mundiales (IGH), dirigiendo o hablando en múltiples paneles. Roseanne Haggerty, también miembro del IGH, compartió las buenas prácticas en un panel del viernes. Freek Spinnewijn, miembro de la Alianza de la Familia Vicentina para los Sin Techo, proporcionó una breve historia de los problemas de los sin techo en la ONU. El P. Guillermo Campuzano moderó un panel de oradores relacionados con el lanzamiento del libro titulado, Street Homelessness and Catholic Theological Ethics.

La Sra. Margaret O’Dwyer, DC, participó en paneles sobre los niños de la calle en Ghana y las mujeres y la falta de vivienda.  Las Hijas de la Caridad y la Confederación Internacional de la Sociedad de San Vicente de Paúl colaboraron con otras entidades para organizar un panel relacionado con la falta de vivienda y las desigualdades.  Mary Ann Dantuono, de la Asociación Internacional de la Caridad, había colaborado diligentemente con otras organizaciones no gubernamentales para elaborar algunos de los documentos para la Comisión y el Foro de la Sociedad Civil.  La Federación de Hermanas de la Caridad, incluida su representante, Teresa Kotturan, SCN, también estuvo muy presente. La Federación, al igual que otras organizaciones de la Familia Vicentina, copatrocinó varios eventos como miembros del Grupo de Trabajo para poner fin a la falta de vivienda.

Sigamos esforzándonos para asegurarnos de que todos tengan un lugar al que llamar hogar; no sólo una estructura, sino un lugar de pertenencia, seguridad, cuidado y amor.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This