Evangelio y Vida para el 3 de febrero de 2020

por | Feb 3, 2020 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“¿Qué tienes conmigo, Hijo de Dios Altísimo?”

2 Sam 15, 13-14.30; 16,5-13; Sal 3; Mc 5, 1-20.

Dejarnos curar por Jesús: Todos nosotros tenemos heridas, todos. Heridas espirituales, pecados, enemistades, celos, envidias; tal vez no saludamos a alguien: « ¡Ah! Me hizo esto, ya no lo saludo». Pero hay que curar esto. « ¿Y cómo hago?». Reza y pide a Jesús que te sane. Es triste cuando en una familia los hermanos no se hablan por una estupidez. Después, las enemistades van adelante, muchas veces durante años, y esa familia se destruye. Los padres sufren porque los hijos no se hablan, o la mujer de un hijo no habla con el otro, y así los celos, las envidas…

Y el único que expulsa los demonios es Jesús. El único que cura estas cosas es Jesús. Por eso: déjense curar por Jesús. Cada uno sabe dónde tiene la herida. Cada uno de nosotros tiene una; no sólo tiene una: dos, tres, cuatro, veinte. Cada uno sabe. Que Jesús cure esas heridas. Pero, para esto, tengo que abrir el corazón, para que Él venga.

¿Y cómo abro el corazón? Rezando. «Pero, Señor, no puedo con esa gente, la odio, me ha hecho esto, esto y esto…». «Cura esta herida, Señor». Si le pedimos a Jesús esta gracia, Él nos la concederá. Déjate curar por Jesús. Deja que Jesús te cure. (Papa Francisco).

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
P. Benjamín Romo cm

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This