últimas noticias sobre el COVID-19

Los vicencianos como narradores de historias

por | Ene 31, 2020 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

En su carta del 16 de enero de 2020 a los miembros de la Sociedad de San Vicente de Paúl, el Director General David Barringer hace una buena exposición al enumerar los asuntos con los que debemos lidiar en nuestros esfuerzos hacia un cambio sistémico.

Me gusta particularmente su recordatorio… Los Vicentinos pueden ser los narradores de historias para los que hacen las políticas y otros que quizás nunca «vean» la pobreza en todas sus formas

Por lo menos cuatro fuerzas separadas, pero relacionadas, están a punto de surgir para dar a los vicencianos y a todos los americanos una imagen de la pobreza hoy en día. No preveo que esta imagen sea muy clara.

En enero, nosotros (SVDP) nos preparamos para el Encuentro Anual del Ministerio Social Católico, en el que participarán alrededor de 400 líderes y defensores del servicio social católico, para visitas a la Colina del Capitolio y la discusión de causas relacionadas con la Doctrina Social Católica. Esto incluye la Vida, el Clima, la Justicia Reformadora, los derechos sociales del presupuesto federal y otros temas que tienen que ver con la gente en la pobreza si simplemente elegimos verlo a través de este lente. Los participantes escucharán los mensajes y prioridades de nuestros obispos.

También escucharemos el discurso anual del Presidente sobre el Estado de la Unión, que podemos predecir que pregonará la prosperidad económica en términos de empleos creados, un mercado de valores récord, salarios más altos, una alta tasa de participación en el empleo y tasas de desempleo históricamente bajas. Aprenderemos sobre las prioridades proyectadas del próximo ciclo del presupuesto federal expresadas en dólares y déficits. A lo largo del mes de enero, y parece que no se acaba nunca, todos escucharemos versiones del futuro de Estados Unidos a través de las comunicaciones de las elecciones nacionales en los medios de comunicación.

Sin duda, no habrá un conjunto uniforme de opiniones. ¡Puede que ni siquiera haya un conjunto uniforme de hechos! ¿Qué puede sacar un vicenciano de todo esto?

Empecemos en nuestro propio barrio. Las cifras económicas y demográficas nacionales son buenas, pero ¿cómo se ve y se siente la vida donde vivimos? Las visitas a domicilio no sólo ayudan a los amigos necesitados, sino que nos ayudan a tener una idea de las formas de pobreza que existen en nuestro barrio.

  • ¿Hay trabajos disponibles pero falta de habilidades u oportunidades?
  • ¿Son el abuso de sustancias, el encarcelamiento o las estructuras familiares inseguras el problema principal, más que la falta de trabajos disponibles?
  • ¿Se están usando o abusando de los programas de capacitación?
  • ¿La pobreza generacional y sus tradiciones impiden que la gente rechace las limosnas y haga su propio camino?
  • ¿El cuidado de los niños, el cuidado de los padres, el transporte, la discapacidad u otras necesidades mantienen a la gente fuera de la fuerza laboral porque no pueden ser empleados confiables?

Continúa con más preguntas:

  • ¿Tener un trabajo realmente tiene poco o nada que ver con la pobreza que vemos?
  • ¿Cuántos de los que visitamos son ancianos que viven solos?
  • ¿Cuántos se encuentran en áreas rurales donde los recursos son escasos o simplemente no existen?
  • ¿Cuántos viven en una casa familiar o en una granja donde ya no pueden pagar los impuestos sobre la propiedad?
  • ¿Cuántos tienen problemas de salud que les impiden trabajar y que hacen que se acumulen las facturas médicas?

No podemos poner la pobreza en una caja limpia para soluciones de políticas públicas. La pobreza no es una sola historia; es una miríada de historias individuales, cada una de ellas única, convincente y digna de ser escuchada.

Los vicencianos pueden ser los narradores de las historias para los responsables de las políticas y otros que quizás nunca «vean» la pobreza en todas sus formas. Entre las muchas agencias de servicio social, incluso las católicas, tenemos la perspectiva única de estar con la gente en sus casas, viendo y escuchando el estado real de la pobreza en América.

Sin duda, escucharemos mucho sobre la prosperidad de los Estados Unidos este mes. ¿Cómo nosotros como vicencianos usamos esta información, y ayudamos a nuestros vecinos a participar en ella, una familia cada vez?

Creo que todos los seguidores de Vicente y Luisa necesitan reflexionar sobre el contexto de nuestros muchos y variados ministerios. ¡Gracias, Dave, por poner la mesa!

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This