últimas noticias sobre el COVID-19

«Mujercitas», San Vicente de Paúl y Martin Luther King

por | Ene 29, 2020 | Familia Vicenciana, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

¿Se te ocurre alguna conexión que pueda haber entre la aclamada película «Mujercitas», la fundación de la comunidad vicenciana, y la celebración de la vida de Martin Luther King?

Mujercitas

La película «Mujercitas» fue nominada a un Premio de la Academia. Louisa May Alcott es la autora del libro «Mujercitas», el clásico americano que dio lugar a 7 versiones anteriores de la película. Nació a menos de dos millas de donde escribo, en Filadelfia, pero se mudó a la edad de dos años.

Ni ellos ni… ella… habría adivinado el impacto que tendría después de haber escrito el clásico americano hace 150 años. El libro está inspirado y basado en gran medida en sus experiencias al crecer en una típica familia de barrio de la época. En esta época las mujeres debían ser vistas y no oídas, por decirlo suavemente. Ella sintió esto profundamente y cuestionó los encasillamientos en los que se esperaba que vivieran las mujeres.

Lo que era diferente en ella era que pensaba profundamente en ellas y tenía el don de expresarse por escrito. Soñaba con un mundo mejor con mujeres liberadas de las restricciones sociales de la época. Pero tampoco soñaba con ser una voz temprana e influyente para el cambio en la vida de las mujeres, hasta el día de hoy.

Lo que podemos deducir de ella es que prestó atención a sus experiencias, aprendió a plantear preguntas, a ver posibilidades que otros no vieron e… hizo lo poco que pudo al respecto.

¡Pasó de ser una observadora a una soñadora y luego a una hacedora! Usó bien sus dones

San Vicente fundó la Congregación de la Misión en 1617

Viajemos atrás en el tiempo y crucemos el océano para encontrarnos a un niño pequeño en otro veceindario común de Francia, hace 400 años. Quería una vida cómoda y respetada como sacerdote. Y quería ser capaz de cuidar de sus padres ancianos. Todo eso cambió en su mediana edad.

Con «valentía audaz» comenzó a tomar en serio lo que Jesús dijo, «todo lo que hagas por el más pequeño de mis hermanos y hermanas, lo haces por mí».

La fundación de la Congregación de la Misión es sólo una pequeña parte de lo que hizo. Se dio cuenta, de manera más significativa, de que los laicos, especialmente las mujeres, eran un recurso sin utilizar para responder a las necesidades urgentes de su tiempo. Hoy estamos empezando a redescubrir cómo los movilizó. También estableció por su cuenta una red de seminarios donde no existía ninguno pero que se necesitaban desesperadamente. En el proceso, se le conoció como un santo, la Madre Teresa del siglo XVII.

¿Cómo sucedió esto?

Vicente experimentó dos acontecimientos que cambiarían para siempre su vida. En el pueblo de Folleville se sintió profundamente conmovido cuando escuchó las confesiones de personas indigentes que vivían en las zonas más remotas de Francia. Más tarde, ese mismo año, en otro pueblo, Châtillon-les-Dombes, organizó a la gente de su parroquia para ayudar a aliviar los sufrimientos de una familia asediada por la enfermedad y el empobrecimiento. Los estudiosos coinciden en que estos dos acontecimientos dieron forma al corazón del carisma de Vicente: el servicio de Dios en la persona de los pobres, tanto por la predicación del Evangelio (misión) como por el alivio de la pobreza (organización de la caridad).

Pero parece que hay un tercer momento que todavía no ha sido plenamente explorado. Comenzó no sólo a leer las escrituras, sino a cuestionar sus propias experiencias de vida a la luz de lo que vio hacer y decir a Jesús en las escrituras.

Las Escrituras se convirtieron en la lente a través de la cual él vio sus propias experiencias. Instintivamente preguntó: «¿Qué haría Jesús?» Vicente aprendió a pensar y a leer como el Jesús del que habla en los Evangelios.

Como Luisa May Alcott, Vicente aprendió a cuestionar sus experiencias para ver las posibilidades que otros no vieron y se comprometió a hacer algo al respecto. Cambió su mundo y sigue cambiando el nuestro… simplemente observando, cuestionando, soñando y luego haciendo.

Vicente pasó de ser un observador a ser un soñador y un hacedor. Usó bien sus dones.

Por supuesto, en tiempos más recientes, tenemos a Martin Luther King y su discurso de «Tengo un sueño». Él fue otro que puso su oído en su experiencia, hizo preguntas, soñó con un mundo diferente e hizo lo que pudo al respecto.

Implicaciones para nuestras vidas

Volvamos a la pregunta «¿Qué tiene que ver «Mujercitas» de Louisa May Alcott y la fundación de la comunidad vicenciana por parte de san Vicente, con la forma en que vivimos nuestras vidas hoy?

Vicente y Luisa eran dos personas ordinarias del vecindario. Sin embargo, ellos dieron forma a nuestras vidas hoy y pueden enseñarnos algo sobre cómo podemos hacer de nuestro mundo un lugar mejor.

Ambos observaron, cuestionaron, soñaron e hicieron.

Sus lecciones son muy simples… gente común que pasó de ser observadores a soñadores y hacedores.

La gente común puede hacer cosas extraordinarias. Pero la gente ordinaria puede hacer cosas ordinarias que son extraordinarias e impactan su mundo, ya sea el mundo de su matrimonio, su familia, su comunidad, su país o un mundo que se enfrenta a grandes crisis.

En la misa de la fiesta de San Vicente se nos recuerdan las palabras de Pablo a la gente común de Corinto. «Considerad vuestra propia vocación, hermanos. No muchos de ustedes eran sabios según las normas humanas, no muchos eran poderosos, no muchos eran de noble cuna. Sin embargo, Dios eligió las cosas débiles del mundo para confundir a los sabios».

Sin embargo, cambiaron el mundo de su tiempo asombrándose de la forma en que se amaban unos a otros.

Hoy en día, como personas comunes y corrientes, prestemos atención a nuestras experiencias.

Pregúntese a sí mismo. ¿Cómo puedo hacer que mi mundo sea mejor… mi matrimonio, mi familia, mi comunidad, mi país y mi planeta? ¿Qué regalo tengo para hacer del mundo un lugar mejor? Todos tenemos dones que el mundo necesita.

La decisión de pasar de observador a soñador y hacedor está ahí para cada uno de nosotros. Está ahí para ti. ¿Quieres asumirla?

Oh, y antes de que te vayas. Martin Luther King tuvo un sueño. Pero mucho antes de él, Jesús tuvo un sueño de un reino no de gobernantes y súbditos sino de hijos e hijas. Compartió ese sueño de muchas maneras diferentes… el sermón del monte, sus historias… Pero lo más conmovedor fue que lo compartió en la última cena. Soñó con un mundo en el que la gente se lavara los pies unos a otros. Incluso dijo que soñáramos esto. «Hagan esto en memoria mía». Era un observador, un soñador y un hacedor de la cosas más pequeñas… y así nos lavó los pies.

(Esta reflexión apareció por primera vez en la página web de VincentiansUSA.)

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This