“Vengan conmigo y los haré pescadores de hombres”

1 Sam 1, 1-8; Sal 115; Mc 1, 14-20.

Todo empezó en Galilea.

Allá se dirige Jesús después del bautismo y la experiencia en el desierto. Se va a la frontera, a la periferia. Junto al lago encuentra a Simón (siempre el primero), Andrés, Santiago y Juan, que trabajaban en su oficio de pescadores. “Vengan conmigo y los haré pescadores de hombres”, es la invitación y la promesa de Jesús.

¿Qué les está proponiendo? “Pescar hombres”. No embaucar a los ingenuos, sino rescatar a quienes viven atrapados en los océanos oscuros y profundos del sinsentido, del dolor, la injusticia y la soledad; ayudarlos en cualquier situación a salir a la superficie, traerlos a la luz, al aire fresco, a la tierra firme (esto es conveniente sólo para los hombres, no para los peces, claro).

Jesús es la Tierra Firme donde los hombres podemos asentar nuestros pies y caminar seguros, con rumbo.

Este es el gran proyecto de Jesús, en el cual nos invita a participar: dejarnos rescatar y ayudar a que otros sean rescatados del océano oscuro.

Los apóstoles “inmediatamente, dejando las redes, lo siguieron”. ¿Cuál será tu respuesta?

Fuente: “Evangelio y Vida”, comentarios a los evangelios. México.
P. Silviano Calderón cm

Pin It on Pinterest

Share This