La esencia de la Acción Pedagógica Vicenciana es la construcción de un conocimiento humanizado y humanizador, con especial atención a los más vulnerables, y guiado por valores humanos, cristianos y vicencianos. Por esta razón, buscamos fomentar, a través de las más diversas situaciones de aprendizaje, la vivencia de estos valores, especialmente la espiritualidad y la creatividad, la sostenibilidad y la solidaridad, así como la acogida, el diálogo y la colaboración, que son las señas de identidad de la Educación Vicenciana.

Foto: CIC.

Como resultado de esta práctica, el Colegio de la Inmaculada Concepción (Barbacena, Brasil) ya está cosechando los frutos de las campañas y proyectos que se desarrollaron a lo largo de 2019. Podemos citar, por ejemplo, los que nacieron por iniciativa de los niños de la Escuela Primaria – Primeros años. Además de ayudar con las ideas, contribuyeron en todas las etapas del desarrollo de estas acciones.

Como se informa en el diario «Folla de Barbacena» (edición 373, del 17 de abril de este año), un equipo de estudiantes de 5º año inició en marzo, con el apoyo del Colegio, una campaña para recolectar 140 garrafas repletas de sellos, con el objetivo de canjearlas por una silla de ruedas para ser donadas a una persona o institución necesitada, además de buscar el compromiso con la preservación del medio ambiente. Esta campaña, donde participaron las familias de todos los alumnos del Colegio y la Comunidad Escolar, forma parte del Proyecto «Frutos del Bien», creado por los propios alumnos en 2018. Ya se han recogido los 350.000 sellos y ya están preparando su cambio por la silla de ruedas.

Otra iniciativa muy significativa tuvo lugar durante los meses de agosto y septiembre. Uno de los alumnos de 4º año, con la ayuda los demás niños, incluidos los de Educación Infantil, consiguió recoger decenas de productos alimenticios hasta el día de San Vicente de Paúl, el fundador del Carisma Vicenciano. Y con la ayuda de un equipo de estudiantes, la comida se organizó en 25 canastas de alimentos, siendo donadas y distribuidas con el apoyo de sus familias.

En el mes de octubre, especialmente durante la Semana del Niño, tuvo lugar el desarrollo del proyecto concebido por dos alumnos de 5º curso, de nombre «Desapego de la bondad». Parte del monto recaudado fue donado a la Comisaría de la Mujer. La delegada Flavia Murta destacó: «El objetivo de los juguetes en la Comisaría de la Mujer es acoger a los niños víctimas de violencia doméstica y sexual, aliviando su sufrimiento y dándoles ánimo, de manera que, incluso en un entorno policial, exista una estructura que busca el respeto y el reconocimiento de que estamos protegiendo a un niño».

Por eso, alentando estas y tantas otras acciones, el Colegio de la Inmaculada Concepción busca actualizar una de las enseñanzas de San Vicente de Paúl: «No hay AMOR verdadero si no se comparte».

Adriana Orlando Fernandes,
Coordinadora de la Escuela Primaria – Primeros Años
Fuente: https://folhadebarbacena.com.br/

Pin It on Pinterest

Share This