últimas noticias sobre el COVID-19

Nombramiento en el Vaticano evoca el legado de Santa Luisa de Marillac

por | Dic 28, 2019 | Noticias | 0 comentarios

Aclamado como un movimiento inédito, el anuncio del papa Francisco de principios de julio por el que algunas mujeres se convertirían en miembros de pleno derecho de la oficina del Vaticano que supervisa las órdenes religiosas fue recibido con entusiasmo en todo el mundo. Como miembro del personal de la Universidad DePaul en Chicago, Illinois, donde seguimos el legado de san Vicente de Paúl, me emocionó particularmente leer que una de esas mujeres es sor Kathleen Appler, Superiora General de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl (el P. Tomaz Mavric es «presidente» de toda la Familia Vicenciana).

Hace treinta y cinco años, cuando me uní a mi congregación (las Hermanas de la Caridad de la Santísima Virgen María o BVM), me enteré de que la congregación había sido una de las más grandes de los Estados Unidos, con un pico de unas 2.500 hermanas en su apogeo. Me pareció impresionante. Esto, hasta que llegué a trabajar en la Universidad DePaul y empecé a conocer a las Hijas, una congregación fundada por San Vicente de Paúl y su compañera de ministerio Santa Luisa de Marillac en París, Francia, el 29 de noviembre de 1633.  La congregación se hizo rápidamente internacional y en su apogeo, antes del Concilio Vaticano II, tenía alrededor de 45.000 miembros, conectados en una sola organización que se extendía por todo el mundo. Como alguien que enseña liderazgo y habilidades de organización, esa cifra todavía me deja sin aliento.

Aunque ese número máximo ha disminuido significativamente, como sucede con la mayoría de las congregaciones femeninas con sede en países desarrollados, las Hijas siguen siendo más de 14.000 que sirven en 94 países de todo el mundo.

Al estudiarla, me parece que gran parte de ese crecimiento se debe al liderazgo y a las habilidades organizativas de Santa Luisa, una historia que, como en el caso de la mayoría de las mujeres líderes religiosas, a menudo no ha sido contada en nuestra historia católica. En realidad, Luisa y otras fundadoras como ella estuvieron entre las primeras «empresarias sociales» (una idea popular en estos días) con una visión no sólo local, sino también global.

La intención principal de Luisa era que las hermanas sirvieran a los pobres y a los enfermos. Sin embargo, siendo una buena administradora, así como una líder inspiradora, también quería que esas mujeres le informaran sobre lo que iban encontrando en sus visitas a domicilio. Siendo hija de la aristocracia y bien educada por las hermanas dominicas, Luisa asumió el analfabetismo de esas jóvenes fundando sus propias escuelas.

Vale la pena señalar, también, que todo esto tuvo lugar en contra de las normas sociales de la época. En particular, a las mujeres que querían seguir el llamado de su fe para servir a Dios y a los demás se les exigía que lo hicieran dentro de un convento de clausura, no caminando por las calles para visitar las casas de los pobres y los enfermos, ni dirigiendo escuelas. Vicente y Luisa contrarrestaron esa convención, e incluso evitaron los dictados de Roma de la época por la forma en que estructuraron la orden.

San Vicente de Paúl escribió: «Las Hijas de la Caridad tienen… por convento, las casas de los enfermos; por celda, una habitación alquilada; por capilla, la iglesia parroquial; por claustro, las calles de la ciudad; por la clausura, la obediencia; por reja, el temor de Dios; y por velo, la santa modestia».

Inicialmente, Luisa no sabía cómo dirigir una escuela, por lo que buscó el consejo y metodología de las hermanas Ursulinas, una congregación de religiosas fundada en Italia en 1535 por santa Ángela Mérici, y que se considera el primer instituto femenino de la iglesia dedicado exclusivamente a la educación de las niñas.

Esto es lo verdaderamente impresionante de las religiosas católicas. Durante siglos, cuando veían una necesidad social que querían atender, ponían tiempo y esfuerzo en aprender a hacerlo.  Una hermana amiga mía, que ha sido misionera en Kenia durante unos 17 años, me dijo una vez: «A lo largo de la historia, las hermanas católicas aprendimos a hacer lo que había que hacer». No sabíamos cómo dirigir hospitales o clínicas. No sabíamos cómo dirigir escuelas o colegios. Aprendimos a hacerlo».

Hacia 1660, año en que murieron Santa Luisa y San Vicente, las Hijas se habían extendido desde París a 60 casas en toda Francia. Como se informó en grace-inc.org, para el siglo XIX, las Hijas estaban en Austria, Australia, Hungría, Irlanda, Portugal, Turquía, Gran Bretaña y las Américas, dirigiendo escuelas, hospitales, clínicas y orfanatos. Hoy día, las Hijas también educan a las niñas que viven en muchos lugares pobres y rurales, incluyendo Bolivia y Brasil en América del Sur, y Burkina Faso, Kenia y Burundi en el continente africano.

El Papa Francisco también nombró a una laica consagrada a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica. Siempre me ha interesado el hecho de que antes de la fundación de las Hijas, San Vicente organizó a las laicas ricas de las aldeas rurales en lo que se conocía como «cofradías». Más tarde puso a Luisa a cargo de la visita y de la gestión de estas asociaciones, que debían proveer con sus propios medios financieros a los enfermos y ancianos de sus pueblos.

Visitando estos locales rurales, Louise volvió a ver la necesidad de la educación. Animó a todos los habitantes de un pueblo que sabían leer y escribir a convertirse en maestros. En la Regla que se escribió para los miembros de una cofradía, dice: «Enseñarán a las niñas de los pueblos mientras estén allí. Se esforzarán por formar a las niñas del lugar para que las reemplacen en esta tarea durante su ausencia. Harán todo esto por amor a Dios y sin ninguna remuneración». Una vez fundadas las Hijas, cuando Luisa envía dos hermanas a un pueblo para servir, siempre se asegura de que una de ellas sepa leer y pueda enseñar a los niños pequeños.

Sin duda, las Hijas no han estado exentas de sus desafíos y detractores. La mala gestión y el exceso de celo hacen que las cosas se desordenen en cualquier lugar. Sin embargo, historias como la de Santa Luisa de Marillac abundan en los casi 2.000 años de historia de las religiosas de la Iglesia católica. Los miembros masculinos de la congregación del Vaticano sin duda aprenderán mucho de las mujeres valientes y pioneras con las que ahora servirán.

Fuente: Global Sisters Report

Patricia M. Bombard es miembro de las Hermanas de la Caridad de la Santísima Virgen María de Dubuque, Iowa. Tiene un doctorado en ministerio, ha trabajado en varias capacidades en las áreas de negocios, política, periodismo y administración de educación superior, y ha enseñado en las universidades de St. Xavier y Loyola en Chicago. Actualmente dirige  el proyecto Vincent on Leadership: The Hay Project de la Universidad DePaul.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This