últimas noticias sobre el COVID-19

Un punto de vista canadiense: Nuestra Señora de Guadalupe – 12 de diciembre

por | Dic 12, 2019 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

El papa Pío XII proclamó a Nuestra Señora de Guadalupe patrona de las Américas en 1946. Esta devoción data de 1531, cuando la Santísima Virgen María se apareció en forma de joven azteca a Juan Diego, un convertido al cristianismo, cuyo nombre indígena era Cuauhtlatoatzin («Águila que Habla»). Nuestra Señora de Guadalupe reúne a católicos indígenas y no indígenas de todas las Américas. La devoción auténtica a Nuestra Señora de Guadalupe muestra cómo la fe católica se expresa en las culturas indígenas. En 2002, Juan Diego fue declarado santo por la Iglesia Católica.

En Canadá, celebramos la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe del 12 de diciembre declarando también la jornada como el Día de Oración en Solidaridad con los Pueblos Indígenas. El Consejo Canadiense Católico Aborigen reflexiona sobre este día como un día que identifica las áreas comunes que se encuentran en la espiritualidad aborigen tradicional y en la fe católica, buscando señalar puentes para una comprensión mutua. Se espera que esto conduzca a un mayor respeto y aprecio entre todos los católicos hacia la espiritualidad indígena tradicional, a la vez que muestra cómo los católicos indígenas ven una relación entre su fe católica y su identidad cultural y personal.

La creencia en un Creador benévolo, un mundo natural que es bueno, la necesidad de responder a la llamada a vivir una vida virtuosa, y la importancia de la comunicación con el Creador son algunos de los elementos que las espiritualidades católicas e indígenas tienen en común.

Que todos recordemos a Nuestra Señora de Guadalupe en su fiesta del 12 de diciembre, este y todos los años. Que los católicos indígenas y no indígenas se tomen este tiempo para reflexionar y respetarse unos a otros dentro de nuestras creencias comunes en el bien común y la dignidad de cada ser humano. He tenido la gracia de vivir experiencias personales que me han permitido compartir, orar y creer con mis compatriotas canadienses, ya fueran de las Primeras Naciones, inuits [pueblos que habitan en las regiones árticas de América del Norte, n. del T.] o mestizos. Que los católicos no indígenas aprendan de nuestros errores, construyan puentes que nos acerquen más y que también enseñemos a los de todas las edades sobre la historia, la cultura y las tradiciones religiosas indígenas. Nuestro Creador no pediría más pero no aceptaría menos.

NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE, RUEGA POR NOSOTROS.

Sobre el autor:

Jim Paddon vive en London, Ontario, Canadá y es ex-presidente del Consejo Regional de Ontario de la Sociedad de San Vicente de Paúl. Actualmente es presidente del Comité Nacional de Justicia Social de la Sociedad en Canadá. Está casado con su querida esposa Pat y tienen seis hijas y once nietos. Jim ha sido miembro de la Sociedad desde los años 70.

Las opiniones expresadas son las del autor y no representan oficialmente las de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This