La educación es un acto liberador, ya sea para los que enseñan o para los que aprenden. Pensando en esto y en la realidad social en la que se inserta, JMV Cascavel (Provincia de Fortaleza en Brasil) puso en práctica durante este segundo semestre una idea que ya se venía cultivando, desde principios de año: el Proyecto de Educación Popular Paulo Freire. El nombre es un homenaje a uno de los pensadores más destacados de la pedagogía mundial del siglo XX, una referencia para los educadores, especialmente en lo que se refiere a la educación popular.

Los niños de la comunidad Parque Juárez Queiroz y Riacho Fundo I son atendidos por el proyecto.

El proyecto se lleva a cabo íntegramente a través de donaciones, ya sea de material escolar, de espacio físico —proporcionado por un residente de la comunidad—, o incluso sillas que, en este momento, facilitaron las Hijas de la Caridad.

Los niños de la comunidad de Parque Juárez Queiroz y Riacho Fundo I, de 5 a 12 años de edad, son recibidos y acompañados por un pedagogo, un psicólogo y algunos jóvenes del grupo, que colaboran con los cursos.

Las funciones estructurales del proyecto son el refuerzo escolar y el acompañamiento psicológico. Se localizan las mayores dificultades de los niños, que reciben orientación de los tutores de cada disciplina, con la ayuda de las actividades en casa y, en algunos casos, también se les ayuda en el proceso de alfabetización e interpretación de textos.

Mientras los niños reciben la ayuda en las actividades pedagógicas, el psicólogo evalúa sus problemas de comportamiento. Este fue también un punto clave para el inicio del proyecto, un acompañamiento especial a los estudiantes y sus particularidades.

Poco a poco, el proyecto va tomando forma y fortaleciéndose y, sobre todo, cumple su papel social transformador y liberador, que el propio san Vicente de Paúl estimulaba y practicaba.

Fuente: http://jmvbrasil.org/

Pin It on Pinterest

Share This