Lo que mi madre me enseñó sobre el cambio sistémico

por | Dic 6, 2019 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

Ella no era consciente de que me estaba enseñando sobre el cambio sistémico. Pero lo hizo… aunque a mí me llevó años el darme cuenta. Ella me enseñó que la Encarnación es el cambio sistémico más grande de nuestra historia.

«¡No me hagas bajar a enseñártelo!»

Hasta el día de hoy recuerdo a mi madre diciendo: «No me hagas entrar y mostrártelo». Tal vez este flashback vino porque acababa de leer la siguiente historia.

Hace unos años estaba tratando de ayudar a mi amiga a armar un nuevo gabinete en el sótano de su nueva casa. Estaba arriba desempacando otra cosa, así que cuando llamé para preguntarle cómo se suponía que iba a conectar una pieza, empezó a darme instrucciones. Después de varios minutos de frustración con un éxito mínimo, mi amiga dijo: «No importa, ya bajo y te lo enseño».

Encarnación – Dios baja a enseñarnos

Eso me hizo pensar en el cambio sistémico modelado por la Encarnación. El pasaje de Hebreos 1,1-2 vino inmediatamente a mi mente:

«Muchas veces y de muchos modos habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas; en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo a quien instituyó heredero de todo, por quien también hizo los mundos».

Este pasaje me dice que Dios ha estado dando instrucciones durante milenios!

(Eso me llevó a otra realización, en realidad una pregunta. ¿Se hizo carne el Verbo, sufrió y murió para cambiar la mente de Dios o para cambiar nuestras mentes? Después de todo, ¡Dios nos ha amado primero! Incluso cuando estábamos más alejados de él. Cuanto más lo pensaba, más me daba cuenta de que Jesús vino a cambiar nuestras mentes, ¡no las de Dios!)

¡Jesús nos llama a un cambio sistémico en nuestra manera de pensar!

¿Cuál era su mensaje básico? «¡Arrepiéntete! El reino de Dios está cerca.» La raíz del significado de la palabra griega metanoia es cambiar, cambiar tu forma de pensar. Filipenses 2:5 lo dice claramente: «Tened entre vosotros los mismos sentimientos que Cristo». Jesús lo explicó aún más claramente. «¡Yo soy el Camino!» «He venido a traer buenas noticias a los pobres. (Lucas 4) . «Todo lo que hagas al más pequeño de estos, a mí me lo haces». (Mt 25); vino a enseñarnos que todos somos hijos e hijas llamados a vivir como una comunidad trinitaria.

El Verbo se hizo carne para mostrarnos cómo es el mensaje y el modo de pensar de Dios cuando se vive humanamente. Jesús es el modelo vivo del cambio sistémico que cambia el mundo.

El cambio al que Jesús nos llama

Jesús es el modelo de vida en el reino de Dios. Basta con ver las lecciones de su vida y muerte. «¡Haced esto en memoria mía!» «Lávense los pies unos a otros como yo les he lavado los suyos». Esto es tener los mismos sentimientos de Cristo. Qué diferente es esta mente de la mente del mundo que vive implícitamente por «una mentalidad de yo primero», que busca el poder, la comodidad y la seguridad.

San Vicente tenía su propia manera práctica de expresar este cambio sistémico de nuestra manera de pensar. «Amemos a Dios, hermanos, amemos a Dios, pero que sea con la fuerza de nuestros brazos y el sudor de nuestra frente». Tenemos muchas maneras contemporáneas de decirlo. Entre ellos, «¡Pon tu dinero donde está tu boca!»

¿Cuándo aceptaremos realmente el cambio sistémico de pensamiento que Jesús vino a mostrarnos?

Alimento para la reflexión

  • ¿Comprendo la Encarnación como Dios que viene entre nosotros para enseñarnos a vivir en el Reino?
  • ¿Entiendo la Encarnación como una llamada a tener los mismos sentimientos que Cristo?
  • ¿Estoy dispuesto estoy a cambiar radicalmente mi forma de pensar?
Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This