En enero de 2020, Roma acogerá el encuentro de Superiores Generales y Presidentes de la Familia Vicenciana. Continuamos con nuestra serie de entrevistas a los protagonistas, con la siguiente entrevista con sor Birgit Fulda, Superiora General de las Hermanas de la Misericordia.

¿Cómo y cuándo tuvo lugar su fundación?

El obispo de Fulda (Alemania) solicitó Hermanas de la Caridad para el Hospital Privincial de Estrasburgo. La solicitud fue concedida con la condición de poder enviar a 3 jóvenes para su formación. El 13 de febrero de 1834, tres jóvenes de Fulda y Hünfeld llegaron a Estrasburgo. El 5 de julio de 1834, llegaron las tres primeras hermanas a Fulda y dos chicas jóvenes viajaron en carro a Estrasburgo para entrar en el postulado.

A pesar de las dificultades que las hermanas tuvieron que afrontar, la comunidad se extendió relativamente rápido en la diócesis de Fulda y también en el este de Alemania, asumiendo responsabilidades sociales allí donde era necesario.

Es decir que se solicitaba la presencia de Hermanas de la Caridad y ellas, tras discernir, respondieron en la medida de lo posible enviando Hermanas.

¿Cómo refleja su Congregación el carisma vicenciano?

a) A través de las prioridades de la Congregación

  • La Vinzenzküche [Cocina de S. Vicente]: servicio de desayunos, comidas y posibilidades de higiene corporal.
  • Colaboración en la pastoral de la ciudad.
  • Uso de un espacio en la Casa Madre para mujeres con necesidades especiales.
  • Reparto de pan y consiguientes contactos resultantes de los diálogos en la puerta.
  • Diversas ayudas en la puerta, ya que nuestra casa está muy céntrica.
  • Visitas espirituales a la Casa Madre; participación en la actividad «Noche de la Iglesia Abierta con Encuentro», distintas propuestas en la capilla.
  • Lugares para la entrega de artículos esenciales como ropa, artículos para el hogar, muebles para los necesitados.
  • Ofertas variadas para personas en situaciones de crisis, así como intercambios y reuniones en los «lugares de encuentro» en Marburg.
  • Los grupos de catequesis de comunión y confirmación vienen a hablar con nosotras y a visitar la Casa Madre.
  • En ella recibimos también distintos grupos cristianos (Kolping, KFD, mujeres rurales, etc.) que se reunen por la tarde.
  • Ratos de oración meditativa en la Casa Madre.
  • Distintas ofertas en los tiempos fuertes (por ejemplo, conferencias durante la Cuaresma)

b) Y del uso de nuestras instalaciones

  • Atención a las personas en riesgo, mediante hermanas dedicadas a la atención pastoral.
  • Transmisión del carisma vicenciano por parte de una hermana liberada para ello.
  • «Babyklappen» [buzones de bebé] en los 3 Hospitales GmbH
  • Servicios médicos y de enfermería para personas marginadas.
  • Numerosas actividades vicencianas para distintos grupos locales.
  • Antes de Navidad y Pascua se organiza una comida especial para las personas sin hogar, que es posibilitada gracias a la colaboración de la dirección, personal y hermanas del Centro.
  • Atención a personas adictas y sin hogar: comedor comunitario y atención médica en la ambulancia, en cooperación con los «médicos itinerantes»: lunes en Martinsplatz de 13 a 14 h.
  • Colaboración económica en festivales religiosos, patronales y de la Iglesia local.

Esperanzas y expectativas para el carisma vicenciano a medida que nos acercamos a la reunión de los líderes de la Familia Vicenciana, programada para enero de 2020, en Roma.

  • Fortalecemiento del carisma tanto personal como comunitariamente.
  • Sugerencias, impulsos, sobre cómo transmitir el carisma hoy con nuestras pocas hermanas.
  • Intercambio con los demás hermanos de la Familia Vicenciana y aprender de sus experiencias.
  • Hacer redes.

Tags:

Pin It on Pinterest

Share This