Categorías
Formación Reflexiones

Evangelio y Vida para el 25 de noviembre de 2019

“Bendito seas para siempre, Señor”

Dn 1, 1-6. 8-20; Dn 3; Col 1, 12-20; Lc 21, 1-4. 

Hoy el evangelio nos dice que Jesús elogia a una viuda pobre que sabe compartir más que los ricos. La enseñanza del gesto de la viuda sigue siendo muy actual. Muchos podemos pensar que esas dos moneditas no iban a servir para nada, pero Jesús tiene criterios diferentes. Al llamar la atención de los discípulos hacia el gesto de la viuda enseñó, y nos enseña a nosotros hoy, dónde está lo esencial: en el compartir.

Dar limosna es una manera de reconocer que todos los bienes pertenecen a Dios y que cada uno somos sólo administradores de esos dones. La tendencia a la acumulación es muy fuerte y la conversión muy necesaria.

La exigencia de Jesús sobre el uso de los bienes es frecuente en los evangelios. La práctica del compartir y de la solidaridad es una de las huellas dejadas por el Espíritu Santo en las comunidades primitivas. “No había entre ellos ningún necesitado…” (Hech 4, 34-35).

Para aprender el camino del Reino volvámonos alumnos de aquella pobre viuda que compartió con los demás hasta lo necesario para vivir.

“¡Los pobres son nuestros amos y maestros!”, decía San Vicente de Paúl.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Sor Carolina Flores H.C.

Por Javier F. Chento

Javier es laico vicenciano, afiliado a la Congregación de la Misión y miembro del Equipo de Misiones Populares de la provincia canónica de Zaragoza (España) de la Congregación de la Misión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.