últimas noticias sobre el COVID-19

30º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño

por | Nov 21, 2019 | Noticias, Presencia en la ONU | 0 comentarios

Han pasado 30 años desde la adopción de la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989. Fue un momento histórico, cuando los líderes mundiales acordaron unirse a un tratado internacional que afirma el compromiso del mundo de proteger y cumplir los derechos de la infancia. Abrió más oportunidades y más derechos para los niños, no sólo para sobrevivir, sino también para prosperar. El mundo ha hecho grandes progresos para garantizar que los niños lleven una vida mejor: más niños reciben educación primaria; se ha reducido el número de niños menores de cinco años con retraso en el crecimiento; la poliomielitis ha sido casi erradicada, excepto en tres países; una mejor cobertura de las vacunas ha reducido muchas enfermedades infantiles y, por consiguiente, las tasas de mortalidad infantil.

«Los niños sueñan con un mundo de paz y no violencia, un mundo en el que puedan crecer felices, queridos, apoyados, seguros, confiados, empoderados, y en el que ningún niño se quede atrás». Sin embargo, en todo el mundo los niños están sometidos a la pobreza extrema, el hambre, la atención sanitaria inadecuada, la falta de acceso a una educación de calidad, el agua potable, el aire y el saneamiento, la falta de vivienda, la desigualdad, la discriminación, los efectos del cambio climático y los desastres, la violencia y los conflictos, el desplazamiento y la migración, la vida en campamentos de refugiados y centros de detención, la falta de identidad y de patria, la trata y la explotación, y mucho más. La Directora Ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, afirma: «Los niños y niñas de hoy se enfrentan a una nueva serie de desafíos y cambios globales que eran inimaginables para sus padres. Nuestro clima está cambiando de manera irreconocible. La desigualdad se está agravando. La tecnología está transformando la forma en que percibimos el mundo. Y más que nunca, las familias están migrando. La infancia ha cambiado, y necesitamos cambiar nuestros enfoques con ella».

«La manera en que tratamos a nuestros hijos es un reflejo de nuestras sociedades y valores», afirma Guy Rider, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Además de la Convención sobre los Derechos del Niño, el mundo cuenta con el Programa de Desarrollo Sostenible 2030 para construir un futuro mejor para los niños. ¿Cómo satisface el mundo las necesidades de sus niños? Echemos un vistazo a algunos de los problemas a los que se enfrentan y que perduran hoy, para ver si realmente reflejan los valores del Evangelio y los vicencianos.

Pobreza: Según el Banco Mundial, 385 millones de niños en todo el mundo viven en la pobreza. 1 de cada 4 niños vive en la pobreza en los países más ricos del mundo. La pobreza puede causar daños permanentes a los niños, tanto físicos como mentales. Puede causar retraso en el crecimiento, bajo rendimiento escolar, problemas de salud, etc. La pobreza es una negación de sus derechos humanos, lo que contribuye a nuevas privaciones. Los niños que viven en la pobreza son propensos al ausentismo y tienen 7 veces más probabilidades de abandonar la escuela. Según UNICEF, 22.000 niños mueren cada día a causa de la pobreza.

Hambre: La pobreza es a menudo la causa del hambre. 800 millones de niños pasan hambre todos los días. Una nutrición adecuada en la primera infancia puede garantizar el crecimiento y el desarrollo saludables de los niños. Con una alimentación adecuada, los niños pueden aprender mejor y adquirir nuevas habilidades a medida que se desarrollan. La desnutrición es una preocupación para todos los países del mundo. Se estima que, en 2013, hubo unos 151 millones de niños menores de cinco años con retraso en el crecimiento en todo el mundo. En 2017, aproximadamente la mitad de todos los niños con retraso en el crecimiento vivían en Asia, y más de un tercio en África (UNICEF). Cada año, 3,1 millones de niños mueren (8.500 niños al día) debido a la mala nutrición. Los niños desnutridos sufren hasta 160 días de enfermedad al año. Según el Programa Mundial de Alimentos, 66 millones de niños en edad escolar primaria asisten a clases con hambre en todo el mundo en desarrollo. Otro aspecto de la desnutrición es la obesidad y, según la Organización Mundial de la Salud, hay 41 millones de niños menores de cinco años que tienen sobrepeso o son obesos.

Educación: Nos consuela el hecho de que haya más niños matriculados en la enseñanza preescolar, primaria y secundaria, pero eso no significa que estén aprendiendo. Además de los 260 millones de niños sin escolarizar, la comunidad mundial se enfrenta a un desafío llamado «pobreza en el aprendizaje». Todos los niños deberían ser capaces de leer a la edad de 10 años, ya que el aprendizaje es una puerta de entrada al progreso en la escuela. Hay una falta de maestros capacitados, de materiales didácticos inadecuados, de clases improvisadas y de instalaciones sanitarias deficientes que dificultan el aprendizaje de los niños y niñas. Muchos niños llegan a la escuela con hambre, enfermos o agotados del trabajo en casa. La pobreza es el mayor obstáculo para la educación. Los niños con discapacidades y de minorías étnicas se ven privados de oportunidades de aprendizaje. En muchos países en desarrollo se niega la educación a un gran número de niñas; los padres prefieren educar a sus hijos varones. Sólo el 66% de los países han logrado la paridad entre los géneros en la enseñanza primaria. «Los niños que saben leer pueden liderar«.

Desplazamiento y migración: Millones de niños y niñas son desplazados a través de las fronteras internacionales, huyendo de la violencia y los conflictos, los desastres o la pobreza, en busca de una vida mejor. Según el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, en 2019 había 37,9 millones de niños migrantes (de 19 años o menos), lo que representaba el 14% del total de la población migrante. Muchos niños y niñas se desplazan solos y se enfrentan a graves riesgos dentro de los países y en tránsito entre ellos; se convierten en presa fácil de los traficantes y de otras personas que abusan de ellos y los explotan. Miles de niños y niñas se enfrentan a duras políticas de control fronterizo en países que consideran la migración como una violación de sus leyes y cierran sus fronteras, atrapándolos en una situación similar a la de un limbo. Algunos países están separando a los niños migrantes de sus padres y deteniéndolos en la frontera, lo que constituye una violación de los derechos humanos. Cualquier día, en la frontera sur de los Estados Unidos, más de 2.000 niños están bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos sin sus padres. Los niños y niñas que se desplazan son niños y niñas, y necesitan protección. La Convención sobre los Derechos del Niño protege a todos los niños y niñas en todas partes, independientemente de su condición jurídica, nacionalidad o apatridia. Sin embargo, los niños en tránsito sufren violaciones de sus derechos en la mayoría de los países; sus derechos no se detienen en las fronteras.

Trabajo infantil: Estoy seguro que todos soñamos con un día en que no haya trabajo infantil. Según la Organización Internacional del Trabajo, el «trabajo infantil» se define como «el trabajo que priva a los niños de su infancia, de su potencial y de su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y mental. También se refiere al trabajo que es mental, física, social o moralmente peligroso y perjudicial para los niños; e interfiere con su escolarización, al privarlos de la oportunidad de asistir a la escuela…».  Algunas de las peores formas de trabajo infantil son el tráfico de niños, la servidumbre por deudas, el trabajo forzado, el reclutamiento de niños para utilizarlos en conflictos armados, la prostitución, la pornografía, las actividades ilícitas como la producción y el tráfico de drogas, el trabajo en minas, el manejo de maquinaria, equipos y herramientas peligrosas, etc. Según datos de la OIT, 218 millones de niños de entre 5 y 17 años tienen empleo. Entre ellos, 152 millones son víctimas del trabajo infantil y 73 millones de ellos se dedican a trabajos peligrosos. Ciertamente estamos robando la infancia de estos niños. Es urgente abordar las causas profundas que empujan a los niños a trabajar, como la pobreza y la violencia, y garantizar que las familias tengan protección social y acceso a los servicios básicos.

Violencia: Todos los niños y niñas tienen el derecho fundamental de crecer libres de violencia, abuso y explotación. Según la Organización Mundial de la Salud, uno de cada dos niños de 2 a 17 años de edad sufrió violencia el año pasado. Las niñas son particularmente vulnerables a la violencia sexual. Según un informe de la ONU sobre la violencia contra los niños, «para incontables millones de niños, la vida es una pesadilla, ya que están expuestos a niveles espantosos de violencia en sus vecindarios, en las escuelas, en instituciones para su cuidado y protección y dentro del hogar. Los niños y niñas están demasiado asustados para hablar; carecen de la información que necesitan para buscar asesoramiento y protección en su curación, recuperación y reintegración. El objetivo de desarrollo sostenible 16.2 tiene por objeto poner fin a todas las formas de violencia contra los niños. Las organizaciones religiosas y los líderes religiosos pueden desempeñar un papel importante en la movilización de personas de todas las profesiones y condiciones sociales para poner fin a la violencia contra los niños y niñas. Tenemos la responsabilidad de poner fin a la violencia contra los niños. Aprenda cómo puede hacer esto desde el enlace de vídeo que se muestra a continuación.

Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF, está preocupada por estos desafíos a los que se enfrentan los niños y niñas. En su carta abierta a los niños de hoy y de mañana, indica «8 razones por las que estoy preocupada y, sin embargo, esperanzada por la próxima generación». Le invitamos a leer la carta haciendo clic aquí.

Los niños de nuestro tiempo son muy conscientes de los problemas a los que se enfrentan y quieren ser parte de las soluciones. Quieren que los adultos tomen nota: «Nada sobre nosotros, sin nosotros». No son meros espectadores. Es evidente, a partir de los acontecimientos de este año, cómo los niños están jugando un papel significativo en la amenaza existencial que el planeta y todos los seres vivos están enfrentando. Los adultos no han escuchado las advertencias de los científicos y las alarmas que suenan en diferentes partes del mundo a causa del calor extremo, las inundaciones excesivas, los tifones destructivos, los huracanes y los ciclones. Así que los niños del mundo están liderando la lucha por una acción climática urgente, por cambios drásticos en nuestros estilos de vida, o, como diría el papa Francisco, por una «conversión ecológica». Si todos los países y sus gobiernos toman medidas concretas para implementar la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030, con un enfoque especial en la inversión en la infancia, hay razones para esperar y soñar con un futuro mejor. ¿Qué papel desempeñaremos usted y yo para garantizar que se respeten los derechos de todos los niños y niñas en todas partes?

Carta abierta a los niños del mundo – video corto

Vídeo: Poner fin a la violencia contra los niños y niñas [en inglés]

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This