“Enséñanos, Señor, tus leyes”

Sab 7, 22-8; Sal 118; Lc 17, 20-25.

Jesús dio este aviso al comienzo de su misión: “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca” (Mc 1, 15). Luego nos mostró en su vida y misión que el Reino de Dios no sólo está cerca, sino que ya está presente: “El reino de Dios está entre ustedes” (Lc 17, 21).

Las condiciones indicadas por Jesús para entrar en el Reino se resumen en la palabra conversión, que es abrirse al don de Dios y estar dispuestos a toda clase de renuncias, creer en el Evangelio y liberarse de las potencias del espíritu de las tinieblas sometiéndose al poder del Espíritu de Dios.

Reino de Dios quiere decir en realidad Dios reina. Por eso Jesús afirma que el Reino ya está en nosotros. Está presente donde hay personas que dejan que Dios entre en ellas y a través de ellas en el mundo. Por eso Jesús es el Reino de Dios en persona. Este Reino se desarrolla donde se realiza la voluntad de Dios. Donde esto acontece, el mundo se salva.

¿Soy consciente de lo que digo al rezar: Venga tu reino? Ciertamente que no será sólo diciendo: “Señor, Señor”, que se hará realidad el Reino de Dios sino cumpliendo la voluntad del Señor.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Sor Carolina Flores H.C.

Pin It on Pinterest

Share This