últimas noticias sobre el COVID-19

Mensaje de Renato Lima, presidente de la SSVP, con ocasión de la 3ª Jornada Mundial de los Pobres

por | Nov 12, 2019 | Familia Vicenciana, Formación | 0 comentarios

El 17 de noviembre, la Iglesia celebrará por tercer año la Jornada Mundial de los Pobres: «Esta Jornada tiene como objetivo, en primer lugar, estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro. Al mismo tiempo, la invitación está dirigida a todos, independientemente de su confesión religiosa, para que se dispongan a compartir con los pobres a través de cualquier acción de solidaridad, como signo concreto de fraternidad».

El señor Renato Lima, 16º Presidente General de la Sociedad de San Vicente de Paúl, ha difundido un mensaje para la ocasión dirigido a todos los consocios y consocias de la Sociedad, que es igualmente válido y aplicable a todos los que caminamos juntos en el carisma vicenciano. Lo ofrecemos a continuación:

El 17 de noviembre de 2019 (33º domingo del tiempo ordinario), la Iglesia nos invita a reflexionar sobre la Jornada Mundial de los Pobres. En este sentido, el Consejo General Internacional de la Sociedad de San Vicente de Paúl (SSVP), en la persona del 16º Presidente General, nuestro consocio Renato Lima de Oliveira, invita a todos sus miembros, presentes en las Conferencias Vicencianas de todo el mundo, a meditar sobre esta profunda verdad que mueve nuestro carisma.

En el mensaje del Sumo Pontífice de este año, la palabra «pobre» se menciona 64 veces. En ella, el Papa hace una comparación entre la situación de los pobres en el Antiguo Testamento y la realidad actual, observando que poco ha cambiado: «La condición de los ricos y de los pobres pasa a través de los siglos, pero permanece inalterada, como si la experiencia de la historia no enseñara nada. Así, las palabras del salmista no se refieren al pasado, sino a nuestro presente sometido al juicio de Dios», subrayó el Papa.

El Papa Francisco también menciona las «muchas formas de nueva esclavitud a las que están sometidos millones de hombres, mujeres, jóvenes y niños», que son también objeto de la ayuda vicenciana, como las familias obligadas a abandonar sus tierras; los huérfanos que han perdido a sus padres; los jóvenes en busca de un futuro profesional; las víctimas de tantas formas de violencia, como la prostitución y las drogas; sin olvidar a los millones de migrantes. El Papa también habla de las afueras de nuestras ciudades, llenas de gente que deambula por las calles en busca de comida.

«Al formar parte de un basurero humano, son tratados como basura, sin que esto cause ningún sentimiento de culpa a los cómplices de este escándalo. Los pobres, a menudo considerados parásitos de la sociedad, ni siquiera son perdonados por su pobreza. La condena siempre está lista. Ni siquiera el miedo ni el desaliento les son permitidos: por el simple hecho de ser pobres, serán considerados amenazantes o incapaces», se lamentó. «La desigualdad generó un grupo considerable de indigentes, cuya condición parecía aún más dramática en comparación con la riqueza alcanzada por los pocos privilegiados», dijo.

Francisco recuerda que la promoción de los pobres, incluso de los pobres sociales, no es un compromiso extrínseco al anuncio del Evangelio; al contrario, manifiesta el realismo de la fe cristiana y su validez histórica.  En su Mensaje, el Pontífice no se olvida de alabar el trabajo de innumerables voluntarios en todo el mundo, pero nos recuerda que los pobres no sólo necesitan una «sopa caliente o un sándwich». «Necesitan que nuestras manos se levanten de nuevo, nuestros corazones sientan de nuevo el calor del afecto, nuestra presencia para superar la soledad. Simplemente necesitan amor», defendió el Papa.

Como podemos ver al leer el Mensaje del Papa, la invitación de la Iglesia no se limita a la reflexión sobre el tema, sino que sobre todo nos motiva a la necesidad de gestos concretos que puedan ayudar a los pobres a salir de su condición de pobreza material, espiritual, emocional y psicológica.

La Sociedad de San Vicente de Paúl, actuando desde hace más de 186 años en la promoción de los necesitados, contribuye también a la reflexión sobre el tema, denunciando las situaciones de exclusión, vulnerabilidad social y abandono de los más pobres, sirviendo en la esperanza, especialmente en relación con las nuevas formas de pobreza. Nuestros siete fundadores, como hombres de fe extrema y defensores de la Doctrina Social de la Iglesia, nos motivaron de esta manera, actuando siempre bajo la inspiración del Evangelio, iluminados por el grito de Dios para los más necesitados.

Como institución laica dentro de la Iglesia, nuestros esfuerzos deben centrarse en el tema de la pobreza y la santificación personal. En nuestra dimensión espiritual, movidos por la oración y la Eucaristía, buscamos más fuerza para demostrar nuestra fe, nuestro amor y nuestra acción. Actuamos según la voluntad de Dios que siempre escucha, interviene, protege, defiende, rescata y salva a los pobres.

El Consejo General Internacional invita a todos los hermanos y miembros de la Sociedad de San Vicente de Paúl a mirar a los pobres «con los ojos de Dios», que son los ojos de la compasión, la misericordia y el amor incondicional. Es necesario intensificar la acción eficaz y afectiva de nuestras Conferencias Vicencianas y las obras de asistencia a los más necesitados de este mundo, fortaleciendo la «red de caridad» con más servicios y eficacia en la lucha contra la aparición de nuevas formas de pobreza. Como miembros de las Conferencias Vicencianas, que seamos verdaderos embajadores del Señor ante los más pobres, asegurándonos de que «Dios no es indiferente a los pobres».

También me gustaría anunciar que a partir de 2020, la SSVP participará más intensamente en la celebración del Día Mundial de los Pobres (se anunciarán más detalles a su debido tiempo). Inmediatamente, pedimos que todas las Conferencias Vicencianas del mundo incluyan la siguiente petición en la lista de intenciones de la comunidad, en la Santa Misa del 17 de noviembre de 2019 (con adaptaciones, si es necesario):

«Por los pobres de todo el mundo, especialmente por aquellos que son asistidos por los vicentinos de nuestra parroquia. Que en este DÍA MUNDIAL DE LOS POBRES tengan el valor y la fe para superar las adversidades de la vida encontrando la fuerza en Cristo Jesús, cuya esperanza en el Señor nunca se verá frustrada. Oremos al Señor”.

Recomendamos también que durante la semana del 17 al 23 de noviembre de 2019, como lectura espiritual en los encuentros de las Conferencias Vicencianas, se lea, medite y debata el Mensaje del Papa Francisco para la Tercera Jornada Mundial de los Pobres. ¡Feliz lectura!

Renato Lima de Oliveira
16º Presidente General de la Sociedad de San Vicente de Paúl

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This