¿Qué piensa la gente de las Naciones Unidas? «¡No es necesaria!» «¡Salva muchas vidas!» Si yo caminara y le preguntara a la gente al azar en las calles, podría obtener respuestas muy controvertidas. Aunque esta organización supranacional ha existido desde hace 74 años, todavía existen puntos de vista opuestos, sobre todo en función del país de origen. Sin embargo, incluso dentro del mismo país se pueden obtener respuestas muy diferentes sobre la ONU, su importancia y su impacto en el mundo. Sin embargo, parece que esta organización y sus ONG defensoras se basan en una verdad fundamental que la humanidad olvida a menudo. Permítanme compartir mi limitada visión de mi breve, pero intensa experiencia en este asunto hasta ahora.

Mi nombre es Lukas Wenninger y empecé a hacer prácticas en la Congregación de la Misión de las Naciones Unidas en Nueva York hace poco más de un mes. Nací y crecí en Austria, pero fui a la Universidad del Niágara para obtener mi licenciatura en Estudios Internacionales y Español por diferentes razones. También estudié en Barcelona (España) durante un semestre, lo que mejoró mi conciencia cultural y mi apreciación de la diversidad. Sin embargo, cuando empecé esta pasantía a mediados de septiembre, tuve que enfrentarme a la realidad de una manera que no había hecho antes. Una cosa es estudiar y experimentar las relaciones internacionales en la escuela, pero —por muy importante que sea— es sólo una pequeña parte del trabajo práctico en este campo. Dado que soy sólo un nuevo interno, mi experiencia hasta ahora es muy limitada, pero sobre todo abrumadora, debido al trabajo que hacemos aquí en la Congregación de la Misión. En este punto, es justo mencionar que mi jefe, Guillermo Campuzano —o Memo, como quiere que lo llamen— no me está tratando como un interno regular, sino que, con su gran estilo de liderazgo y apoyo, me tiró al agua fría. ¿Qué quiero decir con eso?

Inmediatamente me familiaricé con el proyecto central de nuestra organización como parte del Grupo de Trabajo para Acabar con las Personas sin Hogar (WGEH) y se me asignaron varias tareas para participar, investigar y trabajar de una manera muy significativa. Memo me llevó a casi todas las reuniones que él tenía, donde no sólo conocí a gente muy bien informada y experimentada, sino que también tuve que enfrentarme a los problemas que este mundo está encontrando diariamente. Es una parte normal de un ser humano filtrar la información y recordar sólo las cosas que son urgentes o importantes para nosotros de alguna manera. Por naturaleza, recibimos demasiada información diariamente y tenemos que ignorar u olvidar una gran parte de ella para poder funcionar correctamente. Sin embargo, además de este hecho, hay otro tipo de información que nosotros, como seres humanos, descuidamos o incluso oprimimos. Es la realidad en la que vivimos. Vivimos en una sociedad egocéntrica que se centra predominantemente en el yo, en mí y en mí. Incluso si hacemos cosas caritativas, es sobre todo para sentirnos mejor con nosotros mismos, porque queremos ver un cambio positivo en nuestro entorno inmediato. Por muy grandes e importantes que sean esas acciones caritativas, son sólo la punta del iceberg que nuestras mentes están tratando de marginar en la medida de lo posible.

En todo el mundo, cada día mueren 15.000 niños por causas tratables. Cada año, mil millones de niños —la mitad de los niños del mundo— experimentan violencia. En la actualidad, 1.800 millones de personas no tienen una vivienda adecuada o no tienen hogar, la mayoría de las cuales son mujeres, niños y pueblos indígenas. Dejemos que los hechos de los expertos resuenen por un momento. Esa es una noticia espeluznante para una gran parte de la humanidad e influye en ellos en este mismo momento, mientras escribo este artículo, mientras ustedes leen este artículo. Mientras me detenía en estos datos, me quedé abatido y casi deprimido ya que no parece haber una solución rápida y fácil. Esos fracasos y violaciones son el resultado de la explotación sistémica a lo largo de los siglos. Está arraigado en nuestro estilo de vida diario, lo queramos o no. No hay una solución rápida ni una sola acción que pueda detener esta miseria. La complejidad de la ONU se debe en parte a esta realidad. Hay miles de millones de personas con diferentes experiencias, necesidades y opiniones que merecen ser abordadas en una organización supranacional que trata de trabajar por el bien de todas las personas en todo el mundo. Quiero justificar su complejidad porque creo sinceramente que se puede reformar, simplificar y hacer más eficaz. Sin embargo, ahora que prácticamente estoy empezando a experimentar las reuniones de la ONU y a enfrentarme a problemas realmente apremiantes a diario, se me ha hecho crucial encontrarle sentido a la obra con la que Dios me ha bendecido.

Me parece una tontería el ignorar la realidad que miles de millones de personas están sufriendo cada día, tanto como lo es calificar únicamente a las Naciones Unidas y a las ONG de idealistas, pero complejas. Aunque las dos últimas descripciones contienen definitivamente algo de verdad, no cuentan toda la historia. Dada mi limitada experiencia y conocimientos, hay un aspecto que podría ser el más importante cuando se trata de implicaciones prácticas para usted y para mí en el trato con las Naciones Unidas. Es esto: La ONU comienza con usted. Por raro y platónico que parezca, contiene una profunda verdad. Las Naciones Unidas tratan de defender los derechos humanos, abogar y trabajar en favor del bien para todo el mundo. Tú y yo somos parte de esto. Su vida, su voz, sus acciones importan no sólo a escala local, sino también a escala global. Obviamente, esto es fácil de decir como parte de la sociedad civil. Pero lo más importante es que usted debe participar en la sociedad civil, porque, con todos sus dones, amigos e influencia, puede ser un impulsor del cambio, que tiene consecuencias mundiales. Tomemos el ejemplo de «Fridays for Future» [Viernes por el Futuro, movimiento que aboga por accionaes contra el cambio climático]. Algunas personas están describiendo como un enfoque idealista el tener un impacto menor en la sociedad hoy y en las generaciones futuras. Sin embargo, es mucho más que eso. Viernes por el Futuro es un gran ejemplo de personas de todo el mundo, en su mayoría jóvenes, que se dan cuenta de que su voz importa tanto a escala local como mundial.

A menudo, la humanidad está tentada a pensar únicamente a gran escala, lo que significa que sólo los grandes cambios son significativos. Necesitamos darnos cuenta de que los grandes cambios consisten en pequeños pasos en nuestra comunidad local. Como he aprendido en mi pasantía hasta ahora, tenemos los recursos para cambiar el status quo en un hogar sostenible para todos los seres humanos. Los problemas del mundo no tienen una solución facil, lo que hace que las organizaciones globales como la ONU parezcan tan abstractas porque tratan de trabajar en nombre de miles de millones de personas, especialmente aquellas que son fácilmente olvidadas. Sin embargo, para que la ONU sea más sencilla, para que ustedes y yo podamos ver grandes cambios y encontrar un sentido al trabajo diario que hacemos, tenemos que empezar con pequeños pasos en nuestra vida diaria. Por mucho que la globalización haya fomentado la brecha entre ricos y pobres, poderosos y marginados, permite una gran ventaja: cada acción, incluso en la comunidad más pequeña de la tierra, tiene un significado global. A veces puede que no lo veamos. Sin embargo, si algo he aprendido en mi internado en la Congregación de la Misión hasta ahora, es que los pequeños pasos son importantes y tienen un gran impacto. Hay innumerables historias de comunidades que han sido impactadas por pequeños pasos que ahora están ganando importancia global. Eventos como el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza o los informes de expertos en las reuniones de los comités de las Naciones Unidas, como la Directora Ejecutiva Adjunta de UNICEF, la Sra. Charlotte Petri Gornitzka, muestran claramente que, aunque queda mucho por hacer, cada acción es importante a escala mundial.

Estoy muy agradecido por haber experimentado este desafío de enfrentar la realidad hasta ahora a lo largo de mi pasantía. Hay muchos pequeños pasos que se están dando en este momento y les animo a que contribuyan con su parte, porque juntos podemos provocar un gran impacto. Por mucho que la política y la burocracia puedan impedir —en lugar de fomentar— el progreso sostenible, cada pequeño paso en una comunidad local puede culminar en un gran impacto que salva y mejora vidas en todo el mundo. No importa cuán limitada sea su perspicacia o experiencia, la pasantía aquí en las Naciones Unidas me demostró que usted y yo importamos mucho más que nuestra única vida. Estamos juntos en este mundo para bendecir a otros con cada acción que emprendemos.

Pin It on Pinterest

Share This