En enero de 2020, Roma acogerá el encuentro de Superiores Generales y Presidentes de la Familia Vicenciana. Continuamos con nuestra serie de entrevistas a los protagonistas, con la siguiente entrevista con el hermano Marco Albani, Superior General de los Hermanos de Nuestra Señora de la Misericordia.

¿Cómo y cuándo tuvo lugar su fundación?

Hay que hacer un viaje a través del tiempo y el espacio. Tenemos que ir hasta Bélgica, a principios del siglo XIX. Un sacerdote, Vittore Scheppers (1802-1877), perteneciente a la nobleza de Malines, fue ordenado sacerdote a la edad de 30 años; su primera tarea fue seguir el progreso de algunas escuelas parroquiales. Su encuentro con este mundo escolar le hizo comprender la urgencia de llevar la educación a muchos jóvenes que aún no la recibían. En ese momento, asistir a la escuela no era obligatorio. Comprendió la oportunidad de invitar a muchos jóvenes trabajadores a su casa, donde creó una escuela vespertina y dominical. Lo que le llevó a fundar la Congregación de los Hermanos de Nuestra Señora de la Misericordia fue el encuentro con el mundo de las prisiones, que tuvo lugar de forma casual o, mejor dicho, providencial. Fue invitado a una ceremonia en las prisiones de Vilvoord y, viendo las lamentables condiciones de los prisioneros, dijo: “aquí tenemos que hacer algo”. Y esto fue un nuevo impulso a su deseo de fundar una congregación. La decisión se tomó el 19 de julio de 1837, fiesta de san Vicente de Paúl: el P. Vittore había ido a orar a un santuario mariano en Bélgica y al final de esta oración, al darse cuenta también de que había sido inspirado por san Vicente, se dijo: “sí, es hora de fundar una congregación”. La Congregación nace el 25 de enero de 1839. El primer nombre de la Congregación es “Hermanos de la Caridad de San Vicente de Paúl”. Para darle más presencia a la Virgen María, se convirtió en el nombre actual. Tres son los objetivos de este nuevo Instituto: ayudar a los presos viviendo en las cárceles con ellos, ayudar a los enfermos y educar a los jóvenes.

¿Cómo refleja su Congregación el carisma vicenciano?

Creo que por la misericordia. Somos Hermanos de Nuestra Señora de la Misericordia y la misericordia está ciertamente muy ligada a san Vicente de Paúl, el santo de la caridad. Misericordia significa abrir el corazón a los que más lo necesitan; eso es lo que tratamos de hacer, eso es lo que nuestro fundador trató de hacer y eso es lo que hizo san Vicente de Paúl. Si ponemos la misericordia en el centro de nuestro ser, somos muy parecidos a san Vicente y su carisma. Nuestro fundador nos transmitió un lema muy significativo: honrar a Dios, para mí el trabajo y el fruto para los demás. También en esto la congregación es muy vicenciana: todo parte de este amor a Dios que se concreta en el prójimo. Todo esto significa arremangarse para poder llevar este amor de Dios al prójimo. Otras cosas que nos unen a la espiritualidad de san Vicente están ligadas al estilo de vivir la misericordia, la caridad. Vicente puso la humildad como su fundamento y también lo hace nuestro fundador, quien dice que la humildad debe ser el fundamento de la Congregación. Una caridad muy práctica y concreta y un apostolado con un estilo particular: en primer lugar, porque a partir de la oración podemos ver en el prójimo la figura de Jesús: tanto en los enfermos, como en los estudiantes y en los adictos, somos llevados a ver la figura de Jesús, y esto también lo hizo san Vicente.

Esperanzas y expectativas para el carisma vicenciano a medida que nos acercamos a la reunión de los líderes de la Familia Vicenciana, programada para enero de 2020, en Roma.

La pregunta más difícil… Casi no sé qué esperar, pero si lo pienso, puedo dar dos respuestas. Nuestra Congregación debe redescubrir el espíritu vicenciano que existía al principio y creo que este gran encuentro será una buena oportunidad para hacerlo. Como superior tendré la suerte de escuchar, de aprender, de comprender muchas cosas de este espíritu vicenciano y será mi preocupación comunicarlas a los hermanos. Mi primera expectativa es, por lo tanto, aprender mucho. Mi segunda expectativa es poder trabajar en grupo. Estoy convencido de que cada realidad que se hará presente en el encuentro ya la vivimos desde hace mucho, pero pensar juntos, planificar juntos con la esperanza de poder hacerlo juntos, creo que es algo maravilloso que da un mensaje aún más fuerte y hermoso de lo que cualquier Instituto por sí solo puede portar y lograr.


Tags:

Pin It on Pinterest

Share This