últimas noticias sobre el COVID-19

Un punto de vista vicenciano: Un Dios muy misericordioso

por | Oct 20, 2019 | Formación, Patrick J. Griffin, Reflexiones | 0 comentarios

Cuando leímos por primera vez el libro de Jonás, creo que la mayoría de nosotros comenzamos la historia con una interpretación errónea. Conocemos la historia; Dios quiere enviar a Jonás a predicar el arrepentimiento a los ninivitas. En lugar de obedecer al Señor, Jonás huye y finalmente la ballena se lo traga. La mayoría de nosotros podríamos suponer que Jonás huyó porque tenía miedo de este pueblo extranjero. Después de todo, eran el enemigo histórico de Israel y una nación muy poderosa. Ser enviado a Nínive sería cortejar la muerte para uno de los elegidos, y así entendemos el miedo y la huida de Jonás.

Si esto es lo que describe nuestro pensamiento al principio de la historia, estaríamos equivocados. Jonás no teme a Nínive de esa manera. Si él pensara que su predicación allí traería tristeza y destrucción a esta nación, habría hablado con gusto, incluso a costa de su vida. No, Jonás teme otra cosa. Escuche lo que tiene que decir al Señor después de su predicación, el arrepentimiento de los ninivitas, y la decisión del Señor de no destruirlos.

Y oró al SEÑOR, y dijo: ¡Ah SEÑOR! ¿No era esto lo que yo decía cuando aún estaba en mi tierra? Por eso me anticipé a huir a Tarsis , porque sabía yo que tú eres un Dios clemente y compasivo lento para la ira y rico en misericordia, y que te arrepientes del mal con que amenazas.

¡Entiende a Jonás! Se queja de que el Señor es demasiado misericordioso. Jonás temía que el Señor perdonara a los ninivitas por todas sus malas acciones al arrepentirse, y eso es lo que sucede. Qué frustrante puede ser tener razón cuando hubieras preferido estar equivocado.

¿Puedes imaginarte a ti mismo argumentando que Dios es demasiado misericordioso, insistiendo en que sería mejor si Dios fuera un poco más implacable, prefiriendo la ira de Dios a la ternura del amor divino? Sé que no puedo hacer eso si estoy pensando en la forma en que quiero ser tratado por Dios. En mi autoconciencia, quiero que Dios sea tan misericordioso, perdonador y amoroso como Dios puede ser. Cuando pienso en mi propia pecaminosidad, la justicia no capta la manera en que espero el tratamiento de Dios.

Sin embargo, cuando pienso en la manera en que Dios debe tratar con otras personas, hay otras soluciones posibles. ¿Encuentras que esto es cierto también para ti cuando vuelves la vista hacia otros? ¿Te preocupa la misericordia y el perdón universal de todos los hijos de Dios? ¿Qué dice eso de nosotros? ¿Qué nos enseña acerca de Dios?

La historia de Jonás nos lleva a pensar seriamente sobre qué clase de personas somos. Nos lleva a reconocer nuestros corazones divididos y nuestra interpretación prejuiciosa de la Regla de Oro. La conciencia, sin embargo, no es suficiente. La llamada es a cambiar.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This